miércoles 04 de agosto de 2021
ECONOMIA Deuda
10-06-2020 17:39

Economistas dudan que un cupón atado a exportaciones sea atractivo para bonistas

Creen que es “lógico” para el país “desde el punto de vista de la sustentabilidad” de la deuda porque la ata “a la generación genuina” de divisas.

10-06-2020 17:39

Economistas evaluaron a PERFIL que un cupón atado a la evolución de las exportaciones como eventual endulzante en la nueva oferta a los acreedores  es “lógico” para el país “desde el punto de vista de la sustentatibilidad” de la deuda porque la ata “a la generación genuina” de divisas, aunque la mayoría de ellos dudan que ese instrumento puede resultar más atractivo para los bonistas que un cupón vinculado al PBI. 

El ministerio de Economía trabaja en estas horas en ultimar los detalles de la nueva propuesta que se presentaría antes del fin de semana

Matías Rajnerman, de Ecolatina, expresó en cuenta de twitter, que “el problema del cupón PBI es que cuando crece la economía no necesariamente mejora su capacidad de repago de la deuda en dólares” y citó de ejemplo que “entre 2010 y 2017, el crecimiento estuvo impulsado por el atraso cambiario, que reduce nuestra competitividad y complica las exportaciones”.  

En cambio, fundamentó que  “las mayores exportaciones sí mejoran la capacidad de repago de la deuda” porque “más envíos externos implica, necesariamente, más ingreso de dólares genuinos” .

El FMI advierte sobre incumplimientos si no hay alivio de deuda

En ese marco, Rajnerman juzgó que “un cupón atado a las exportaciones parece un endulzante más deseable/estable que el cupón PBI”.

Por su parte, Federico Furiase, director de Eco Go, estimó a PERFIL que “un endulzante atado a la evolución de las exportaciones en vez de al PIB es más sostenible para el emisor de deuda dado que atas a tu capacidad genuina de generación de dólares pero al mismo tiempo probablemente sea menos atractivo para el mercado dado la mayor volatilidad de las exportaciones vis el PIB lo cual aumenta la tasa de descuento”. 

“Depende si se toma el valor o las cantidades de las exportaciones. Cuando miramos una serie larga de exportaciones a precios constantes, vemos que tiene más volatilidad que el PIB real, incluso en dólares corrientes, con lo cual probablemente el mercado lo descuenta a una tasa de descuento más alta que un endulzante atado al PIB Real”, razonó.

Además, alegó que “podes tener crecimiento con atraso cambiario motorizado por consumo y no por exportaciones, como pasó en muchos de los últimos años”.

Martín Guzmán: "El país no tenía forma de enfrentar la deuda todo el año sin dañar más la economía"

A su vez, Rodrigo Álvarez, de Analytica, consideró que “para los acreedores más atractivo es un cupón atado al PBI porque en el corto plazo Argentina tiene más posibilidades de crecer apuntando en la etapa apuntando al mercado interno que al mercado externo, ahí siempre tuvo más dificultades”. 

“Desde un punto de vista de sustentabilidad y teniendo en cuenta que en la Argentina las crisis siempre se producen por falta de dólares, es lógico que el gobierno plantee un cupón atado a la performance exportadora, para el país sería mucho más sustentable porque en la medida que genera divisas puede pagar más”, coincidió con sus colegas.

Para Guido Lorenzo, economista de LCG, dijo que en el caso de un cupón atado a las ventas externas “habría que pensar bien el diseño, las exportaciones se mueven por precio y por cantidad, y el significado puede diferir”.

“Cuando es por precio influye la política monetaria de los países centrales en forma más directa, es complejo diseñarlo y puede generar problemas de incentivos a futuro si son de magnitud importante. Un ejemplo, un gobierno que no quiere pagar en un año el cupón por exportaciones, no va a fomentar las exportaciones que son clave para generar divisas. Por lo tanto, me parece que generaría distorsiones. Atado al PBI tiene más sentido porque nadie querría no fomentar el crecimiento, sería más transparente”, analizó.

En sintonía, Diego Martínez Burzaco, economista de Inversor Global, argumentó que el cupón condicionado a exportaciones “tiene sentido desde la lógica de la sustentabilidad, de atar mayores pagos de deuda a la mayor generación de divisas, pero hay que ver efectivamente como funcionaría, bajo qué parámetros, cómo gatillaría, y algo no menor, quién auditaría esas exportaciones”. 

El ex secretario de Finanzas, Miguel Kiguel, opinó que “el cupón atado al PBI es más lógico porque mide la mejora en el conjunto de la economía” por lo cual para los acreedores “sería más razonable”.