miércoles 28 de septiembre de 2022

El dibujo nuestro de cada año

17-09-2022 02:18

Cada año, desde hace muchos se repite la misma postal: la Ley de Leyes es un dibujo de números sigilosamente calculados para que no se puedan cumplir.

Y, en todo caso, cada Presupuesto, debiera ser un sesudo, meticuloso, creativo, riguroso y exhaustivo cálculo de variables que se cumplan hasta la última coma para resolver el grave problema que arrastra Argentina: la inflación. Y que este año será de tres dígitos casi inexorablemente y ratificará su lugar en el podio de las cinco más elevadas de todo el mundo.

Lo que más duele del dibujo presupuestario es, justamente, lo que más duele en el bolsillo: no llegar a fin de mes o tener cada vez más dificultades para hacerlo, al menos en la mayoría notable de los hogares argentinos. Es decir, menos elegantemente y más directo: la inflación.

Una inflación dibujada fue la clave de muchos oficialismos, al menos, de los últimos cinco gobiernos. Este Presupuesto 2023 tendrá una particularidad especial.

Si, efectivamente no se avanza con la poda en los gastos necesarios para llevar adelante las PASO, la oposición lo apoyará en el Congreso. Es decir, validará levantando la mano el dibujo que en otros momentos  denunció siendo también oposición (pero aún no gobierno), y logró instalar como eje central en los debates de campaña.

Esta vez las desaveniencias internas de cada coalición del FdT, pero también la de JxC, los pone a todos en lugares diferentes para enfrentar este debate que debería tener otro compromiso de la dirigencia toda para resolverlo tajantamente. Esa fue, sin dudas, la única receta que aplicaron otros países que nunca tuvieron tres dígitos de inflación anual, pero sí elevados índices y lograron abandonar esa práctica cotidiana de la remarcación y la falta de rumbo.

Triste y penoso es, en cambio, el debate actual sobre las maniobras necesarias para juntar los porotos (de todos), y aprobar el dibujo de Dibujos y la suba de los precios desbocada de cada día.

En esta Nota