viernes 03 de febrero de 2023
ECONOMIA Entrevista Perfil.com

Mautone: "Si no jugara me sería muy difícil entender a mis clientes"

10-06-2011 20:06

Daniel Mautone accedió a hablar con Perfil.com. La entrevista fue vía mail, ya que los viajes del empresario hicieron imposible concretar un encuentro personal.

En la misma, Mautone cuenta acerca de sus contactos políticos, su amistad con Alberto Fernández, su relación con el juego y entre los casinos y el Estado. Admite que juega y cuenta porqué se tiene una imagen negativa de los empresarios de este rubro. Cómo es la competencia entre ellos, y la fuerte irrupción de Cristóbal López luego de que Néstor Kirchner llegara al poder.

- ¿Qué hacía su padre?


- Era hombre de campo, oriundo de Concordia, provincia de Entre Ríos, donde nací yo.

- ¿De qué manera lo ayudó Gualberto Beto Garamendy, hombre supuestamente ligado a Jorge Busti?

- Garamendy era sobrino político del hermano mayor de papá, un dirigente radical de Federación (Entre Rios), pero nunca tuve relación personal ni profesional con él.

-¿Aportó dinero para la campaña de Busti y de Uribarri?

- Esta es una pregunta capciosa y en ese sentido, cualquier respuesta que de va a ser cuestionada. Pero si me creen, nunca aporte dinero para la campaña de ninguno de ellos.

- Fuentes del sector mencionan que usted tenía una buena relación con el entonces gobernador de Buenos Aires, Eduardo Duhalde quien le acercó alguno de los negocios del juego.

- Al Dr. Eduardo Duhalde lo conocí personalmente en el año 2004 cuando ya había dejado la presidencia. Para corroborar esta afirmación, habría que preguntarle al Dr. Duhalde.

- Usted fue impulsor junto a Angelici de Gambling TV. ¿Continúa vinculado? ¿sigue Héctor Capaccioli en la empresa? ¿Y Sofovich?

- Gambling TV fue una idea mía que data de por lo menos diez años atrás. Siempre me dio vueltas en la cabeza la idea de crear un canal informativo que pueda contar todo lo referente a la industria del juego, con la intención de desmitificar lo que se piensa de nuestra industria. De esta manera, se podría facilitar información sobre cómo funcionan cada uno de los juegos, buscando transparentar todos los procedimientos que hacen a la formación de las salas, etc. Una idea que todavía mis propios colegas no terminan de entender pero considero que con el tiempo va a ser un engranaje necesario para mostrar una industria que mueve miles de puestos de trabajo y por consiguiente también mucho dinero.

Angelici nunca participó del canal. En cuanto a Héctor Capaccioli, comenzó a asesorarnos después de que dejó la función pública por ser un hombre de extracción de los medios. Cuando comenzaron sus procesos judiciales, jamás intenté hacerlo a un lado ya que eran acusaciones a comprobar. Cuando finalmente es procesado, él mismo me planteo desvincularse para no comprometer al canal. Con Gerardo Sofovich hicimos una sociedad estratégica que tampoco prosperó.

- ¿Cuál es su relación con Angelici?

- Somos amigos desde el año 90 y socios desde el 92.

- ¿Qué relación tiene con Alberto Fernández?

- Con Alberto Fernández nos conocemos desde hace aproximadamente 10 años y nos tenemos un mutuo aprecio. Personalmente, tengo por él un alto respeto intelectual.

- ¿Habla con funcionarios del kirchnerismo?

- En tantos años que llevo de peronismo con orgullo, he conocido y conoceré muchos compañeros que en algún momento pueden, o no, ser funcionarios. Eso sí, siempre peronistas.

- ¿Cómo es la relación de un empresario del juego con el Estado?

- La relación de un empresario del juego con el Estado es como la de cualquier otro rubro, cumplimos reglas y leyes como cualquier otro. Las empresas de juego de azar aportan de impuestos en forma directa aproximadamente un 40% de sus ingresos, lo cual representa la fuente de recursos económicos para el sostenimiento de políticas sociales activas tanto a nivel, nacional, provincial y municipal. A eso se suma una genuina generación de puestos de trabajo y un compromiso en cada una de las comunidades en las que estamos presentes. El juego mal que le pese a muchos es un agente de desarrollo económico que inyecta millones de pesos en apuestas.

- ¿Conoce a Cristóbal López? ¿Cómo tomó la irrupción de este empresario en el juego de Buenos Aires y del resto del país?

- Sí, lo conozco. Hoy es uno de los referentes más importantes de nuestra industria. Un hombre con mucho empuje que goza de mi respeto por ser un empresario netamente argentino. En cuanto a su participación en el juego en Buenos Aires, hasta donde yo sé, es socio del Bingo de Polvorines, que fue comprado a un amigo mío y por el que pagaron un buen precio. En el resto del país, no tengo ninguna referencia.

- ¿Cómo definiría el ambiente, la competencia, entre los empresarios del juego?

- La competencia en esta actividad, no difiere demasiado a la que se registra en otras actividades. Es más, estoy seguro que en nuestro rubro nos manejamos con más respeto que en muchos otros.

- ¿Usted juega?

- Sí, por supuesto, creo que si no jugara me sería muy difícil entender a mis clientes y por otro lado, me sentiría infiel a lo que hago.

- ¿Considera al juego como una adicción?

- Este en un tema del que mucho se habla, es por eso que desde el Estado y la industria del juego se llevan adelante permanente acciones de Juego Responsable. El objetivo es que aquellas personas que tienen problemas en controlar hasta donde llegar, puedan encontrar un espacio de contención y mesura para no perder de vista que el juego es una alternativa más de esparcimiento para divertirse y entretenerse y puede hacerse en forma sana y placentera. A esto se suma el trabajo que cada individuo debe hacer en forma personal para no sobrepasar la línea que separa la diversión de la adicción.

- ¿Cuántos cigarrillos fuma por día?

- Antes fumaba más, ahora logré llegar a 10 o 15 por día, espero seguir así.

- ¿Por qué cree que la industria del juego está tan mal vista en la opinión pública?

- Hoy, después de casi 30 años de una industria que creció dentro de la legalidad y después de quedar muy claro que se aportan en concepto de cánones e impuestos muchos millones por año a las arcas del Estado, esa concepción se va desvaneciendo. Yo nunca negué que me dedicaba al juego, como anécdota puedo contarte que cuando mis hijos eran chicos y en el colegio les preguntaban que hacía su padre, ellos decían “Binguero”. Te podrás imaginar los comentarios que se generaban... Entonces yo me propuse, -porque entendía que mi actividad era tan lícita como la de cualquiera de los otros padres- empezar a trabajar para que todos entiendan de que se trataba esto. De ahí Gambling, la Cámara de Bingos, etc y el orgullo que yo siento por ser el responsable de más de 4.000 empleados desde el lugar que me tocó.

(*) De la redacción de Perfil.com.

En esta Nota