Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
miércoles 23 de octubre de 2019 | Suscribite
EDUCACIóN /
domingo 21 abril, 2019

¿Por qué leemos a Lev Semenovich Vygotski?

En los últimos 20 años, ha aumentado la circulación y las traducciones de los textos de él, que han tenido un profundo impacto en los campos de la Educación, la Lingüística y la Pedagogía.

Ignacio Vecino

Vigotski y su hija Gita. Foto: CEDOC.
domingo 21 abril, 2019

Lev Semenovich Vygotski nació en Rusia en el año 1896. Sus ideales eran netamente marxistas, pero propugnaba el pensamiento revisionista. En el campo de la preparación intelectual, cursó las materias de Psicología, Filosofía y Literatura. Obtuvo el título en Leyes en la Universidad de Moscú en el año 1917.

Uno de sus postulados centrales es que sólo los seres humanos poseen la capacidad de transformar el medio para sus propios fines. Esta capacidad los distingue de otras formas inferiores de vida.

Investigó sobre la mediación social en el aprendizaje y la función de la conciencia. Lo poco que Vygotski escribió fue publicado durante su breve existencia en los años que siguieron después de su muerte. Por desgracia, un clima político negativo reinaba en la entonces URSS y sus escritos eran contrarios a las opiniones de Stalin, por esa causa no fueron publicados.

Vygotski pretendía explicar el pensamiento humano en formas nuevas. Rechazaba la doctrina de la introspección y formuló muchas de las mismas objeciones de los conductistas. Quería abandonar la explicación de los estados de la conciencia y referirse al concepto de conciencia. Rechazaba las explicaciones conductistas de los actos en términos de las acciones anteriores. Antes que descartar la conciencia -como hicieron los conductistas- o la función del ambiente -como los introspectistas-, buscaba una región intermedia que diera cuenta de la influencia del entorno por sus efectos en la conciencia.

Vygotski entendía al medio social como crucial para el aprendizaje, pensaba que lo produce la integración de los factores social y personal. El fenómeno de la actividad social ayuda a explicar los cambios en la conciencia y fundamenta una teoría psicológica que unifica el comportamiento y la mente. El entorno social influye en la cognición por medio de sus “instrumentos”, es decir, sus objetos culturales (autos, máquinas) y su lenguaje e instituciones sociales (iglesias, escuelas). El cambio cognoscitivo es el resultado de utilizar los instrumentos culturales en las interrelaciones sociales y de internalizarlas y transformarlas mentalmente. Su postura es un ejemplo del constructivismo dialéctico, porque recalca la interacción de los individuos y su entorno.

Por esto se destacan sus aportes y teorías muy claras en la educación: Zona Proximal de Desarrollo, es decir, la distancia entre el nivel real de desarrollo y el nivel de desarrollo posible, precisado mediante la solución de problemas con la dirección de un adulto o colaboración de otros compañeros más diestros, y los aportes y las aplicaciones a la educación.

Una aplicación fundamental atañe al concepto de andamiaje educativo. Se trata de una analogía con los andamios empleados en la construcción. El andamiaje educativo tiene cinco funciones esenciales: brindar apoyo, servir como herramienta, ampliar el alcance del sujeto que, de otro modo, sería imposible, y usarse selectivamente cuando sea necesario.

Otro aporte y aplicación es la enseñanza recíproca, que consiste en el diálogo del maestro y un pequeño grupo de alumnos. Al principio el maestro modela las actividades, después él y los estudiantes se turnan el puesto de profesor. Así, estos aprenden a formular preguntas en clase de comprensión de la lectura, la secuencia educativa podría consistir en el modelamiento del maestro de una estrategia para plantear preguntas que incluya verificar el nivel personal de comprensión. De esta forma, se construye la actividad colectiva. La investigación muestra que los grupo cooperativos son más eficaces cuando cada estudiante tiene asignadas sus responsabilidades y todos deben hacerse competentes antes de que cualquiera pueda avanzar.

En 1934, Vygotski fallece de tuberculosis. No obstante, en los últimos 20 años, ha aumentado la circulación y las traducciones de los textos de él, que han tenido un profundo impacto en los campos de la Educación, la Lingüística y la Pedagogía.

 

*Profesor de EGB 1 y EGB 2, diplomado en Gestión y Asesoramiento Educativo.


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4791

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.