ELOBSERVADOR
América Latina

El desafío de la ola iliberal en 2023

La democracia de la región se expone a riesgos por la influencia de los muchos regímenes autoritarios, sean de izquierda o de derecha.

2023_02_018_bukele_cedoc_g
Bukele. Un ejemplo de la deriva autoritaria de la derecha. Pero también existen las opciones de izquierda. | cedoc

La guerra en Ucrania desestabilizó a Europa y trajo desafíos adicionales a América Latina en medio de una tensa relación con Estados Unidos. La renovación de la marea rosa reavivó las esperanzas de la izquierda de que una nueva ola progresista era la respuesta al malestar social que la región ha estado experimentando durante los últimos años.

La pandemia de COVID-19 solo empeoró el grave conflicto social que la mayoría de los países de la región ya estaban viviendo, en parte, debido a los problemas económicos por la creciente deuda y al aumento de las desigualdades como resultado de la desaceleración de sus economías después del auge de la comercialización de materias primas.

Estos desafíos solo han hecho que las profundas debilidades de la mayoría de los sistemas políticos en el hemisferio sean más prominentes, sobre todo con respecto al estado de sus democracias e instituciones y al fracaso para abordar la causa raíz de la agitación social y las dificultades económicas mediante políticas públicas rigurosas. Las deficiencias están lejos de ser un debate ideológico, lo que hace que las circunstancias de este ascenso de gobiernos de izquierda sean muy diferentes a la marea rosa original.

Las crisis económicas han sido recurrentes en la historia de Argentina durante décadas, al igual que las consecuencias políticas. Sin embargo, como advirtió la politóloga Yanina Welp, se han necesitado más que las deficiencias actuales que enfrenta el gobierno de Alberto Fernández para encender el malestar social en el pasado. Los procedimientos judiciales contra la actual vicepresidenta Cristina Fernández han profundizado las divisiones en un país sumamente polarizado. Mientras tanto, las luchas internas en el gobierno han llevado a una sucesión de ministros de Economía a cargo de lidiar con una crisis de deuda, déficit fiscal, inflación disparada, recesión continua y aumento de la pobreza, sin un esfuerzo riguroso de formulación de políticas que aborde las causas fundamentales de la crisis estructural que dividen al país.

Luiz Inácio Lula da Silva asumió el cargo en Brasil, mientras que el mandatario saliente, Jair Bolsonaro, dejó a un presidente interino para evadir la toma de posesión. Aunque la transición fue inevitable, entre los partidarios del expresidente había esperanza de que este fuera restaurado en el poder con una intervención militar. Esta es probablemente la mejor manera de describir los desafíos del nuevo gobierno.

Al igual que en Chile y Perú, Lula se enfrentará a un Congreso controlado por la oposición que le dificultará lograr su agenda política. El denominador común en esta versión de la marea rosa es la reprimenda del titular y con la oposición controlando el Poder Legislativo como un freno. En un país polarizado donde el expresidente no concedió formalmente, la promesa de unificar una sociedad con la oposición negándose a reconocer la legitimidad del nuevo mandatario es una señal de la batalla que le espera a Lula da Silva y su coalición. El ataque simultáneo contra el Congreso, la Corte Suprema y el Palacio de Planalto significa que Bolsonaro podría estar fuera del poder formal, pero continuará ejerciendo influencia desde el extranjero.

En Chile, por su parte, se esperaba que las desigualdades históricas que llevaron a la agitación social en 2019 se superaran con una nueva Constitución. En cambio, el proceso se convirtió en una fuente adicional de división, en la que una mayoría en la Convención Constitucional desperdició la oportunidad de redactar una Constitución que reflejara una declaración política de justicia social, al intentar redefinir el marco institucional del país.

Si bien inicialmente el apoyo a una nueva Constitución era amplio (78%), en el referendo de salida la propuesta quedó lejos de ser aprobada. El producto fue más allá de lo esperado y, en lugar de cerrar la brecha, aumentó las disparidades sociales. Después de reconocer el intento fallido, el presidente Gabriel Boric se ha comprometido a trabajar para apoyar otro esfuerzo más inclusivo que refleje las aspiraciones del país. Será un reto, pero al igual que en otros países de la región, el éxito de la agenda progresista dependerá de la capacidad de un compromiso con una plataforma política amplia, en lugar de perseguir objetivos progresistas sin consenso.

Gustavo Petro, a su vez, se convirtió en el primer presidente izquierdista de Colombia, y con ello se está escribiendo un nuevo capítulo de la historia del país. Su ambiciosa agenda política se ocupa de las desigualdades sociales que causaron las protestas en 2021. Sin embargo, también existe la urgencia de redefinir políticas, a fin de combatir el narcotráfico y abordar el cambio climático, aspectos que están conectados con Estados Unidos. Siendo un aliado clave en la región, el papel de Colombia es extenso, considerando no solo la implementación de políticas de drogas, sino también la conexión de Petro con su vecino, Nicolás Maduro. El gobierno de Joe Biden ha señalado su apertura para comprometerse con Petro y ha dejado en claro que ambos países tienen más intereses comunes que diferencias.

Por otro lado, la destitución de Pedro Castillo en Perú se materializó después de que este anunciara la disolución del Congreso, justo antes de que los congresistas votaran en un tercer intento de destitución por una serie de acusaciones que comprendían corrupción, entre otros escándalos. El fallido golpe le ha costado el cargo y ahora se encuentra bajo arresto mientras se lleva a cabo el juicio. La destitución de otro presidente es una señal de la inestabilidad de la Presidencia, pero también una acusación que pesa sobre los partidos políticos.

El patrón que hemos descrito en Chile o Colombia también está presente en Perú: desigualdad, exclusión y corrupción política. El apoyo a figuras externas a las élites políticas como reacción a los políticos tradicionales sigue prevaleciendo entre el electorado latinoamericano y favoreciendo con frecuencia a los políticos inexpertos que carecen de las habilidades para garantizar una gobernanza mínima. El caso de Castillo es el más reciente, pero en la tradición peruana ha sido una característica recurrente del sistema político. El futuro de la democracia en la región parece preocupante, especialmente en Perú, donde las alternativas son limitadas.

Y en Venezuela, la remoción del Gobierno interino llega en un momento en el que se avecina la discusión sobre la consolidación de Maduro y la necesidad de definir las opciones políticas para las elecciones presidenciales de 2024. Después de entregar la representación de los intereses de la oposición al gobierno de Donald Trump, el “gobierno interino” de Juan Guaidó perdió impulso. Luego de haber confiado en que las sanciones serían suficientes para debilitar a Maduro y su alianza, la oposición pareció superada por el régimen, dado que este encontró más incentivos para permanecer unido que razones para cambiar el statu quo.

El auge iliberal de regímenes autoritarios abiertos como el de Cuba, Nicaragua o Venezuela y, en menor medida, el de El Salvador, son la verdadera amenaza que enfrentan las democracias, sean de izquierda o de derecha. La ola iliberal es el verdadero reto de América Latina en 2023.

*Profesora visitante de Ciencia Política en el Valencia College (Florida). Secretaria  de la Sección de Estudios Venezolanos de Latin American Studies Association (LASA). 

www.latinoamerica21.com, medio plural comprometido con la divulgación de opinión crítica e información veraz.