domingo 13 de junio de 2021
FOTOGALERíA Reportaje fotográfico
04-12-2020 18:34

FOTOS | El Ojo de Perfil: "Cartón Pintado", la obra artística de Mariano Altamirano

Para sus obras usa cartón corrugado o placas de cartón prensado, recogido de las calles. El fotoperiodista Néstor Grassi repasó su vida y obra.

04-12-2020 18:34

Mariano Altamirano nació y vive aún en la Villa 31. Único hijo varón de madre boliviana y con cinco hermanas. Vagos recuerdos de Oruro, de alguna estancia obligada a raíz de un violento hecho de bullying sobre una de sus hermanas, que obligó a toda la familia a trasladarse. Luego, el deseo de quedarse acá.

Desde entonces, la vida en la Villa. Los mejores momentos. Y los peores, claro. Mariano se presenta como un artista multimedial: canta, baila, pinta, hace videos, un poco de todo. Pero se destaca como artista plástico.

De su amistad con La Piba Berreta, cantante, poetisa, performer, feminista militante, surge el contacto con Nina Kovensky y Lucía Reissig, ambas artistas plásticas, feministas también, curadoras y fundadoras de varios proyectos, que vieron su obra y quedaron enamoradas. Con Mariano crearon Caterine Full Love, un proyecto que provee de catering y muestras de arte en distintos formatos, desde cenas a puerta cerrada hasta ollas populares. Ellas le presentaron a Marcia Schvarz, que también valoró su obra y con quien hizo taller. A partir de esas relaciones, Mariano -con el apodo de Cartón Pintado- comenzó a mostrar lo que hacía.  A animarse y a crear cada vez más.

Mariano Altamirano, artista.
Mariano Altamirano. (Foto: Néstor Grassi)

Pasó de pintar en un cuarto de su casa a ocupar un espacio en Munar, una especie de residencia para jóvenes artistas a la orilla del Riachuelo, en La Boca, el barrio de uno de sus principales referentes: el gran Quinquela Martín. Allí, por primera vez, siente que tiene un taller en donde puede hacer su trabajo.

El apodo viene a propósito del material que usa como soporte: cartón corrugado o placas de cartón prensado, recogido de las calles. Es allí, sobre esos cartones, que Mariano desarrolla su arte. Y no es sólo por economía. Detesta esa sacralidad de lo artístico, esa perdurabilidad del lienzo trabajado. Para él, si una obra tiene que degradarse, que así sea.

Mariano Altamirano, artista.
Mariano Altamirano. (Foto: Néstor Grassi)

Su pintura es, de este modo, como un gesto veloz y subrepticio. Algo que no está hecho para durar, sino para impactar. Y las figuras de gesto feroz y colores saturados impactan, y mucho. Es así como ya expuso en la Galería Quimera y participó de muestras colectivas en el Centro Cultural Haroldo Conti y en Alpha Centauri.

Mirá la fotogalería haciendo click aquí o en la foto principal.

NG / EA