miércoles 22 de septiembre de 2021
INTERNACIONAL Crisis en Bolivia
14-04-2020 00:41
14-04-2020 00:41

Evo Morales es un tuitero molesto para Bolivia y Argentina sufre las consecuencias

El gobierno interino envió a Felipe Solá una queja "categórica" y "respetuosa" sobre el estatus del expresidente, refugiado en Buenos Aires desde diciembre.

14-04-2020 00:41

El gobierno interino de Bolivia envió una nota de protesta al canciller argentino, Felipe Solá, por las persistentes declaraciones del expresidente boliviano Evo Morales, refugiado en Buenos Aires, sobre la situación política interna y el manejo de la pandemia de COVID-19 por parte del gobierno de Jeanine Áñez.

"Hoy se ha enviado una nota al Gobierno argentino, a la Cancillería argentina, haciendo una representación muy clara, categórica pero también muy respetuosa, de la sorpresa que tiene el Gobierno de Bolivia" ante las declaraciones de Morales, dijo la canciller boliviana, Karen Longaric.

La canciller hizo el anuncio ante una consulta sobre las declaraciones diarias de Morales, mediante Twitter, en las que critica abiertamente las decisiones del Gobierno de Áñez o hace sugerencias sobre el manejo de la pandemia. 

Entre otras cosas, en los últimos días Morales -sobre quien pesa una orden de detención, denunciado por los delitos de sedición y terrorismo.- criticó el trato que el gobierno interino concedió a los connacionales en el extranjero y denunció especialmente la negativa de La Paz a facilitar el ingreso por tierra de bolivianos que pretenden retornar de Chile. Siempre mediante Twitter, Morales también sugirió al gobierno interino tomar varias medidas, incluidas la venta de aviones y helicópteros, la transformación de la sede presidencial en un centro de aislamiento de enfermos de COVID-19.

"La derecha demagógica decía que quería convertir la Casa del Pueblo en un hospital, si tienen un mínimo de coherencia deberían utilizar ese edificio para las personas que necesitan hacer cuarentena y están en Colchane (Chile)" esperando volver a Bolivia, dijo Morales. "La derecha también decía que iban a vender los aviones y helicópteros; éste es el momento para hacerlo. Véndanlos para ayudar a los pobres y paliar la crisis alimentaria", agregó.

En nombre del gobierno, que restó importancia a todas las sugerencias del exmandatario, la canciller Longaric afirmó que Morales se había manifestado "sobre temas de carácter político y también temas que comprometen a la seguridad del país". La canciller recordó que el Gobierno boliviano no tiene información oficial del estatus legal de Morales en Argentina, es decir si es asilado o refugiado. Morales "no está en la mejor posición de dar consejos a nadie", dijo.

Las reiteradas declaraciones del exmandatario -refugiado en Argentina desde el 12 de diciembre de 2019- generaron fricciones entre La Paz y Buenos Aires. En enero, dijo desde Buenos Aires que si volviera a su país impulsaría la formación de "milicias armadas", aunque luego se retractó. El gobierno de Áñez envió en marzo a Argentina una nota de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) que aseguraba que los refugiados políticos no podían desarrollar actividades contra su país de origen y pidió, sin éxito, que frene las actividades del exgobernante.

En una entrevista publicada la semana pasada por la agencia Sputnik, ​Morales lamentó que el gobierno interino no profundice la presencia del Estado para ofrecer ayuda a quienes se ven más afectados por la pandemia, personas que, después de semanas de cuarentena, han perdido sus fuentes de trabajo y de ingreso o el pequeño capital con el que subsistían, principalmente en zonas urbanas pobres: "A la crisis sanitaria y económica no se puede sumar una crisis alimenticia. El Gobierno no deja entrar productos agropecuarios a la ciudad, pierden el consumidor y el productor porque en todas las ciudades suben los precios. Deben entregar créditos con 0 % de interés. La pandemia atenta contra la vida pero el programa económico del Gobierno de facto también, generando hambruna".

DS