sábado 03 de diciembre de 2022
INTERNACIONAL Crisis profunda

Las "colas del hambre" se multiplican en España por la inflación y la crisis

El país europeo se ve sacudido por el crecimiento del desempleo, la hambruna, la acentuación de la pobreza y la desigualdad. En 2021 el 30% de la población (alrededor de 13 millones de personas) se encontraba en riesgo de pobreza.

21-10-2022 10:10

Las consecuencias de la guerra en Europa y la pandemia del Covid-19 aceleraron los problemas alimentarios de los españoles y los inmigrantes latinoamericanos. Las "colas del hambre" se disparan en el país gobernado por Pedro Sánchez y se abre una triste paradoja: pagar las cuentas o comer

Desde que el coronavirus tomó escala global el panorama económico mundial se ha visto sacudido por el crecimiento del desempleo, la hambruna, la acentuación de la pobreza y la desigualdad.

En Argentina los comedores que recibían niños con problemas alimenticios debieron multiplicar los esfuerzos para recibir a sus padres. La crisis, incluso, le dio paso a un nuevo sujeto social: el asalariado formal que no llega a cubrir los gastos mensuales. 

Sin embargo, la crisis no es sólo nacional y en Europa los problemas de este tipo se replican, aunque con sus particularidades. En España cada vez más ciudadanos hacen cola para poder alimentarse en un contexto de inflación constante y escasez energética. 

Se viralizó un video de Susan Sarandon que muestra la pobreza extrema en Estados Unidos

Testimonios de la crisis en España

Desde mi embarazo me quedé sin empleo, ya que me corrieron prácticamente del trabajo. Solo mi pareja está trabajando y tenemos dos menores en casa, mi bebé de 2 meses y él que tiene un menor de 10 años. Lamentablemente ahorita estamos debiendo dos meses de recibos de la luz y el gas que nos están saliendo súper altos. Los vamos pagando como podemos, un mes sí y un mes no. Estuvimos un mes que prácticamente no podíamos comprar nada; gracias a la fundación es que estamos teniendo alguna ayuda”, le dijo al medio RFI la hondureña Keila.

“Yo ahora no trabajo. Tenemos dos hijos, una niña de 6 años y un niño de10. Además, mi marido no tiene un buen trabajo. Con la subida de precios todo está muy caro y es muy difícil no solo comprar los alimentos, sino pagar la habitación, la luz, el gas y lo que necesitan los niños. Por eso estoy aquí”, sostuvo Cristina, una ucraniana que escapó de la invasión de Rusia en su país. 

20221021 Las

Laura, que vive en España pero nació en Colombia, se refirió al aumento de los precios y de los servicios que "están por las nubes". "En casa el único que trabaja es mi esposo y no nos llega. Tenemos un bebé pequeño, pero tampoco podemos costear la guardería por lo que no puedo trabajar en comportamiento animal que es a lo que me dedico. Si no fuera por estas ayudas, como pañales y otras cosas que necesita el bebé, estaríamos mucho peor”, relató. 

El dilema entre pagar las cuentas o comer

Uno de los sitios que se encarga de ayudar a las víctimas de la crisis mundial es Fundación Madrina, un sitio que ya tiene 22 años e integra parte del circuito de ayuda social de Madrid.

"Muchas familias que salieron de las colas del hambre para poder trabajar y pudieron sobrevivir un poco, nos llaman ahora para pedir de nuevo volver porque no pueden pagar el precio de los alimentos. Esta es una ciudad muy desfavorecida para la población más vulnerable, sobre todo si tienes niños”, contó Conrado Giménez Agrela, fundador y presidente de la fundación.

20221021 Las

El escenario plantea un horizonte todavía más oscuro por la llegada del invierno. “Estamos padeciendo un desabastecimiento de alimentos severo, no estamos dando lo suficiente para la alimentación materno infantil que es sobre todo a lo que nos dedicamos y que son productos especialmente caros, por lo que una familia vulnerable no puede cubrirlos. Hay cada vez más familias que no pueden aguantar ni soportar el aumento del precio de la energía, de los alimentos y de los alquileres”, agrega Giménez Agrela. 

Para apuntalar esta realidad también existen los datos: en 2021 el 30% de la población de España (alrededor de 13 millones de personas) se encontraba en riesgo de pobreza. Con un 2022 de descenso social marcado por la pandemia y la guerra que estalló en febrero, no hay dudas de que estas estadísticas empeoraron. 

De acuerdo al informe del Congreso por La Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social, a fines del 2022 podría haber 380 mil nuevas personas con problemas económicos. 

 

GI/ff

En esta Nota