miércoles 28 de septiembre de 2022
MODO FONTEVECCHIA ÍCONO DEL ESPECTÁCULO

La increíble historia íntima de Marley: su infancia, paternidad y el éxito de La Voz Argentina

A corazón abierto, el exitoso conductor habla sobre la historia de sus padres, primeras entrevistas en TV, la crianza de Mirko y los planes de tener una nueva hija. "La Voz es el formato perfecto, era el programa que quería hacer". Mirá la nota completa.

09-08-2022 11:14

Alejandro "Marley" Wiebe, el consagrado conductor de televisión dialogó vía zoom en Modo Fontevecchia, por Net TV y Radio Perfil (FM 101.9) y aseguró que " trabajaba mucho para que nada me sacara de la televisión". Además se refirió a la crianza de su hijo Mirko: "es un aprendizaje muy lindo".

¿Qué hace que una persona sea Marley, Tinelli o Lanata y no otras personas con atributos técnicos del mismo nivel pero que no logran generar en el público el mismo tipo de impresión?

Siempre fui fanático de la TV y siempre le pedía a mi mamá que me llevara, sabía que era mi destino, yo jugaba con mi vecina como si estuviéramos en programas o noticieros, estaba en mi ADN, armaba programaciones a los 8 años, cómo si mezclara todos los canales.

Cuando tuve la oportunidad en 1991, gracias a Nicolás Repetto, con el programa Fax, cumplí mi sueño, y después se fue dando algo con el público, que está buenísimo: soy de equivocarme al aire, y a veces el público se puede enojar con vos por eso pero, en mi caso, a la gente la causó gracia. Entonces, a partir de ahí, se inició esta carrera que lleva más de tres décadas.

¿Creés en la suerte? 

Estuve en el lugar y el momento indicado, no sé si tanto la suerte porque muchas veces aparecieron piedras en el camino, pero yo trabajaba mucho para que nada me sacara de la TV, no dormía , armaba y editaba las notas para Fax, armaba mi camino frente a cámara y detrás también como para estar cubierto y seguir teniendo esa oportunidad.

Tuve la suerte de la educación gracias a mis papás que insistieron en que aprenda idiomas, y esos idiomas fueron el puente para entrevistar a figuras como Michael Jackson o Madonna, por ejemplo, y eso me armó la carrera. 

¿Qué hacían tus padres? 

Mi papá vino de Alemania cuando era chico, expulsado del país, en la Segunda Guerra Mundial, su papá había muerto en la Guerra, escaparon de allá con su mamá y llegaron a Paraguay. Ahí murió ella y, como pudo, crió a todos sus hermanos menores. Y acá, con 15 años, hizo todo lo que tiene que ver con la instalación de aires acondicionados en empresas y mi mamá ama de casa, que hoy veo que el gran trabajo lo tenía ella.

Hoy me doy cuenta que no es nada fácil criar hijos. En ese momento no alcanzaba la plata para pagarnos la escuela a la que íbamos. Hacían un esfuerzo enorme, estaban obsesionados con que teníamos que tener una buena educación e idiomas y estoy eternamente agradecido a ellos. Cuando tuve las primeras ganancias con la carrera les pude devolver un poco lo que me habían dado en la infancia.

La palabra vocación viene de "voz", es una voz que nos llama. ¿Por qué te llama a vos?

No lo sé, pero cuando me preguntan sé que tengo una vocación que me llamó, sabía que era la TV y no conocía a nadie ahí, no sabía cómo entrar a ese mundo pero invertí toda mi vida ahí. Lo comparo con chicos que trabajaron conmigo, años más tarde, y enseguida te das cuenta quién tiene vocación y quien cumple un horario.

Disfrutaba mucho, cuando hablo con mi hijo le cuento del placer de trabajar de algo que a uno le gusta, cuando llego al canal es como que me llevaron a un parque de diversiones, ya sea con La Voz o Por el Mundo, ahora justamente vienen a los shows en vivo y cuando es en directo lo disfruto mucho. Y que encima me paguen, aún más.

La Voz Argentina lidera el rating en TV y redes sociales

¿Sentís que seguís siendo aquel niño que sigue jugando? 

Si, sigo sintiendo nervios antes de salir al aire, esas cosquillas en el estómago, y me divierto mucho, siento que estoy en mi casa cuando estoy en la TV, no siento la presión ni el miedo, lo disfruto en todo momento. No hay mayor bendición que vivir de lo que te gusta.

¿Te psicoanalizaste alguna vez?

Lo hice un ratito una vez, pero no le encontré la vuelta, prefiero hablar con amigos, no me cautivó mucho el psicoanálisis.

Juani Fernández Juvé (JFJ): La Voz Argentina está, por lejos, como lo más visto en el prime time, ¿qué lectura hacés del formato del programa?

La Voz es un formato perfecto, de los mejores del mundo. Cuando lo vi, dije "quiero hacer este programa".  Es perfecto el modo en cómo ellos están escuchando, pero no viendo, a la persona que está cantando, cómo se arman los equipos. Es una revolución en redes sociales, yo me ocupo mucho de grabar y subir contenidos al mismo tiempo que sucede en el programa.

La televisión tiene eso de la interacción con toda una generación, y es increíble cómo se manejan, incluso Telefe tiene Twitch y se sabe lo que la gente está comentando. En el mientras tanto, es un placer que un programa pueda llegar a tantas plataformas de distintas maneras..

Marcelo Tinelli pierde el trono, a dos días del debut

¿Se viene la Triple M: Marley, Mirko y Milenka?

Se adelantaron las tapas de revistas, todavía falta el embarazo, en septiembre vamos a ver si hay embarazo y no hay forma de acelerar el proceso y hay que tener la misma paciencia que tiene que tener cualquier pareja con deseos de un hijo, si se da o no se da. Estoy ansioso.

¿Qué significa ser padre frente a la experiencia que te dejó la paternidad de tus padres?

Es una responsabilidad enorme, todos los días me lo planteo, uno no sabe si toma las decisiones correctas, pero es un aprendizaje muy lindo, tengo unas conversaciones divinas con mi hijo, y espero poder hacer lo que hicieron ellos, esos sacrificios para darnos una educación.

Mi hijo está yendo a una escuela trilingüe, en una escuela alemana. Es muy buena escuela y aprende un montón, fuimos a Alemania y hablaba con los chicos en la plaza con las frases que aprendió, avanza muy rápido, creo que en su caso, está muy estimulado porque viajamos con Por el Mundo, y eso ayudó a que su aprendizaje fuera acelerado. 

AO PAR