sábado 03 de diciembre de 2022
MODO FONTEVECCHIA REVOLUCIÓN TECNOLÓGICA

Un adolescente inventó un dron para detectar minas terrestres

En medio de los bombardeos rusos, el ucraniano Igor Klymenko creó un artefacto que podría salvar miles de vidas. La idea recibió un premio de Bill Clinton.

Cuando Rusia invadió Ucrania en febrero, la familia de Igor Klymenko se vio forzada a abandonar su casa de Kiev para refugiarse en un sótano en el campo. Mientras los ruidos de explosiones, cohetes y aviones no paraban de resaltar el drama, el adolescente de 17 años decidió reflotar un proyecto que lo había mantenido ocupado: el prototipo de un dron que detectara minas terrestres sin explotar, enviara sus coordenadas al usuario y ayudara así a salvar miles de vidas.

La idea se le había ocurrido ocho años atrás, durante otra invasión rusa, esta vez a Crimea. Antes y ahora, el contexto lo ameritaba. Sólo en 2020, las minas y otros artefactos instalados en zonas de guerra mataron o hirieron a 7.073 personas, el 80% de ellas civiles. Se estima que aún hay 110 millones enterradas en todo el mundo. El gobierno ucraniano, de hecho, teme que un tercio de su territorio sea campo minado. Recorrerlo y desmontar las trampas es una tarea tan delicada, que muchas veces también implica muertes y heridos.

“Mi gente está defiendo a Ucrania, a mí y a mi familia, y yo también debería ayudar”, justificó Klymenko ante la revista Smithsonian. Mientras terminaba el Secundario, el joven trabajó con científicos y programadores para crear dos prototipos de drones, ya funcionales y patentados. Los modelos llevan un detector de metales en su parte inferior. Cuando encuentran una mina, mandan una señal al tablero del usuario, que tras una serie de cálculos de tiempo, distancia y velocidad determina las coordenadas exactas del lugar crítico.

Ucrania acusó a Uruguay de apoyar los referéndums de Rusia y habló de "crimen colectivo"

Occidente actuó en consecuencia. La fundación Clinton Global Initiative, del ex presidente estadounidense, acaba de premiar a Klymenko con 100 USD mil por “el impacto de un estudiante sobre la sociedad, el aprendizaje y la vida de sus pares”. El inventor, que hoy estudia Ciencias de la Computación y Matemática en Canadá, espera que sus drones puedan usarse tanto en zonas militares activas como en áreas civiles una vez que termine la guerra. Su objetivo final es incorporar una función de detonación que directamente elimine los sitios peligrosos. “Realmente puede cambiar el mundo”, se enorgullece.

JL PAR