viernes 07 de mayo de 2021
OPINIóN Comprar por comprar
16-04-2021 10:32

El consumismo a través de los niños

El marketing buscó a través de los niños una sociedad de consumidores pequeños, especialmente sobre la vida cotidiana adquiriendo fuerte presencia y sutileza para para abordar a esos pequeños e irrumpir en la constitución familiar.

16-04-2021 10:32

Hoy me convoca repensar en la niñez consumidora. ¿Cuál es la infancia que necesita el mercado?

Si hablamos de “categorías de infancias”, debemos decir que son múltiples y que están realizadas y desrealizadas según condiciones culturales, contextuales, económicas y educacionales entre otras.

La infancia es un espacio simbólico desde donde el adulto idealiza al hombre que devendrá en el futuro y allí se crean representaciones políticas, sociales y económicas. El marketing buscó a través de los niños una sociedad de consumidores pequeños, especialmente sobre la vida cotidiana adquiriendo fuerte presencia y sutileza para para abordar a esos pequeños e irrumpir en la constitución familiar a través de las pantallas.

 

El consumismo a través de los niños 20210416

 

Juguetes sin género: la clave para una educación temprana libre de estereotipos

Este alcance es proporcional a la rentabilidad del mundo en el consumo infantil, como es el de los juguetes o los alimentos con etiquetas frontales que muestran sus dibujos llamativos con tigres, osos, superhéroes, heroínas, princesas y más. Es así como vemos escenas en jugueterías o supermercados donde la elección de los productos que se consumen los seleccionan los pequeños.

Los niños siempre deben ser escuchados y atendidos a sus intereses, claro que sí; pero debe estar presente el adulto que sepa dar respuesta a esas iniciativas compulsivas de comprar. Un adulto frente a una góndola de supermercado no puede aceptar la seleccionar de un alimento por el dibujo que el niño solicita sin leer las proteínas, los azúcares y las grasas saturadas que estos tienen. La alimentación saludable la regulamos los adultos y no los pequeños.

Día del Niño: ¿Y si les regalamos libros?

En su puesta inteligente los niños reaccionan con escenas, hay niños que saben de ante mano que sus adultos no van a cuestionar lo que ellos seleccionen para el carrito del supermercado o de la juguetería, hay otros que sí saben que no van a lograrlo fácilmente y somos testigos de innumerables situaciones de “llanto y berrinches “hasta que logran su objetivo -porque nunca debemos subestimar la inteligencia de los niños- pues entonces saben que ese recurso es viable para lograr su objetivo. Un juguete de guerra, un arma, una batidora, una caja de cereales, un lácteo saturado de azúcares, todo está permitido para salir de ese espacio de consumo donde el niño lleva lo que el mercado le ofreció.  

 

El consumismo a través de los niños 20210416

 

Las propuestas tienden a segmentarse cada vez más. La ropa, la literatura, los juegos, las obras de teatro, los softwares, los productos de higiene, los alimentos. Entre tantos también se infantilizan y segmentan los espacios comunes como los restaurantes que ofrecen espacios de juegos; entonces los adultos los seleccionan para que los niños jueguen y no manifiesten aburrirse esperando que el pedido llegue a la mesa.

Juguetes con impuesto rosa: los 'de nena' pueden costar hasta el doble

Este espacio les atribuye a los niños el deseo por comprar, por jugar y no lo que necesitan consumir.

Los adultos somos responsables en gran medida de estas conductas y obramos en consecuencia dado que damos incidencia en la elección de la compra de un producto o la elección de un lugar determinado para comer. Según un estudio Kiddo´s el 84% de los niños pertenecientes a sectores medios acompaña a sus padres a hacer compras y seleccionan el 50% del consumo. Esta estrategia comunicacional de las empresas nos está invisibilizando cuestiones tales como:

→ La alimentación de nuestros hijos depende de nuestra responsabilidad, darles un permitido es válido, sólo eso.

→ La elección de los juegos y juguetes siempre debe estar guiada.

→ Los juegos de software siempre deben ser didácticos.

→  A los restaurantes vamos para comer “todos juntos”, las rutinas enseñan, hay que esperar sentados en la mesa, conversar, reírnos...habrá seguramente un tiempo para llevarlos a jugar al aire libre o a una plaza como estímulo a ese aprendizaje.

En esta Nota