miércoles 29 de junio de 2022
OPINIóN Desafío en economía

Cómo construir confianza

03-10-2020 01:36

Argentina está viviendo un escenario único: logró la reestructuración de deuda más exitosa de la historia económica mundial con un 99% de aceptación y el Gobierno no logra generar confianza. Ocurre que la confianza (en la vida, en las instituciones o en los gobiernos) se construye sobre cuatro pilares básicos: competencia, sinceridad, involucramiento y confiabilidad. Aquí está la clave; mientras no demuestren “competencia” en la gestión de los temas fundamentales del país, “sinceridad” en la comunicación, “involucramiento” con los reales intereses de los ciudadanos y “confiabilidad” en aquellos que toman las decisiones fundamentales, no es de esperar una pronta recuperación de la confianza. Cuando esto pasa sobran rumores.

Todo es posible cuando el Banco Central no tiene reservas para que todos los agentes económicos puedan hacer sus negocios habituales. Ante la duda, los ciudadanos no quieren tener sus dólares en los bancos. No temen tanto por la solvencia de los bancos (hoy por cada US$ 100 de depósitos privados en moneda extranjera, los bancos tienen cash US$ 88,10), simplemente no tienen confianza en el sistema y los bancos lejos de facilitar las cosas a sus clientes las complican, especialmente a los inversores donde más evidente resulta percibir en nuestro país la obsolescencia de sus estructuras. El contexto nos obliga a tener prudencia, más aún cuando seguimos sin plan económico y cuando el mercado exige un dólar más alto y el Gobierno no se lo quiere dar. Faltan medidas convincentes y en esa ausencia la efervescencia del dólar con su correlato en las reservas no termina fácilmente. Veamos, el dólar de la hiperinflación 1989 es de $ 194, mientras que el de la crisis del 2002 es de $ 124. Sin embargo, el blue puede subir, pero puede ser más por el producto de la informalidad de la economía y la dificultad de atesorar divisas. Es momento de consumir lo mínimo, ahorrar e invertir eficazmente. Esto último es posible, siempre teniendo en cuenta nuestro perfil, nuestros objetivos y nuestros horizontes temporales.  

 *Director de la Diplomatura en Asesoramiento Financiero (UBP).