OPINIóN
Elecciones en San Juan

Hacia una resignificación de la política

Política no es una mala palabra si la hacen hombres y mujeres de bien. Si no se trabaja por el bien común, no es política, es egolatría o defraudación.

La celebración oficial por los 39 años de democracia en la Argentina.
La celebración oficial por los 39 años de democracia en la Argentina. | Télam

El próximo 14 de mayo en la provincia de San Juan hay elecciones. Todos los sanjuaninos tendrán la posibilidad de involucrarse, de evaluar este modelo que nos enorgullece, revisar las formas, analizar cada propuesta desde la certeza de que cada voto tiene un valor indispensable para la democracia.

Quienes tenemos la vocación de trabajar para garantizar el bien común advertimos que la palabra política ha sido vapuleada, producto de actores que en nombre de la política sólo la dañan y poco o nada les interesa administrar los asuntos que afectan a la sociedad.

Las mejores frases de CFK: "Esos que andan diciendo la casta tiene miedo, de dónde les tenemos miedo, caraduras"

Claro que hay "pseudopolíticos", pero no todo es lo mismo.

Elecciones y resignificación de la política

Me honra estar en la otra vereda. Me enorgullece ver la cantidad de jóvenes que, como contrapartida, se involucran en política.
Porque política no es una mala palabra. Tenemos que volver a reivindicar su significado. Tenemos que poder demostrar que la verdadera política, la hacemos hombres y mujeres de bien desde el convencimiento de que así podemos aportar a la construcción de una sociedad superadora para las generaciones venideras.

José "Pepe" Mujica: "La sociedad argentina se autodestruye por esta locura del cambio"

El desafío por delante es que todos sepan que el buen político tiene la capacidad de mirar al otro desde el compromiso inclaudicable de servirlo y la misión de ofrecerle una sociedad mas justa y soberana. No admitamos otras acepciones. Si no se trabaja por el bien común, no es política, es egolatría o defraudación. La política es altruista per se.

El 14 de mayo será un día de celebración. Primero, porque votar es el acto más importante de la democracia y, segundo, porque tenemos la certeza de que cada voto vale exactamente lo mismo.  

Poder elegir nos vuelve libres e iguales y reasegura la legitimidad de los representantes del pueblo; más aún cuando se cumplen 40 años ininterrumpidos de democracia. Esto sí que vale doble.


* Diputada nacional por Frente de Todos y ex ministra de Gobierno de San Juan