viernes 21 de enero de 2022
OPINIóN
13-01-2022 08:00
13-01-2022 08:00

Lenguaje y comunicación en la infancia: una oportunidad para cambiar el mundo

Si desde pequeños les brindamos tiempo para aprender, espacio para expresar y crear, ojos y/u oídos para observar y escuchar habremos cambiado la realidad.

13-01-2022 08:00

Pueden llamarme idealista pero creo en la posibilidad de transformar la realidad que tantas veces cuestionamos. Creo en la posibilidad de cambiar el futuro que le estaremos dejando a nuestros hijos, siempre que haya ganas, y acción.

Para mí los cambios de raíz se producen cuando la base es sólida y esa base es la infancia. Esa primera etapa de la vida en la que aprendemos sin esfuerzo, en la que estamos hambrientos por descubrir y fijar todo lo que absorbemos de nuestro alrededor. ¿Y qué podemos hacer como madres, padres, cuidadores en este período con recursos cotidianos? Trabajar sobre esas bases esenciales, como lo son el lenguaje y la comunicación.

Cómo conforman su personalidad los niños y niñas

¿Qué precisa una persona al nacer, y durante los primeros años de vida? Ninguna solución externa, ni exagerada, necesita a su entorno más íntimo que brinda respuesta física y emocional. En el núcleo familiar recibe los mayores estímulos para conocer el mundo que la rodea, para hacer procesos esenciales que irán construyendo su personalidad. Muchas veces los adultos no somos conscientes de semejante responsabilidad y esperamos al momento en que los hijos vayan a la universidad y se conviertan (de pronto) en seres adultos y responsables. En la actualidad, cada vez hay más luz sobre la importancia de prestar una atención amorosa y respetuosa en edad temprana. Sin embargo, hay generaciones que estamos en un proceso de transición, incorporando conceptos y al mismo tiempo manejando un modelo de una crianza antigua que aflora cada tanto, o aún está arraigada en nuestra esencia.

Si decidimos tomar conciencia y acción en la crianza de personas auténticas y felices recordemos que no necesitamos títulos ni horas extras, pero sí empatía y respeto por el ritmo de los más chiquitos. Ellos aprenden a través de todas las maneras que tenemos para comunicarnos: nuestras palabras, nuestros gestos y miradas, nuestra disponibilidad. Si compartimos espacios o momentos poniéndonos en su lugar vamos a estar inculcando valores y aprendizajes que servirán para toda la vida.

 

Día de la infancia: la importancia de los juguetes sin género

 

No es mi intención ejercer presión, cada uno tiene suficiente con los desafíos laborales, sociales, familiares y personales. Solo intento resaltar la posibilidad de generar un impacto positivo en el futuro con una herramienta cotidiana y vital como la comunicación.

Podemos presentar el mundo y los valores que queremos germinar al compartir momentos que invitan a la conexión, la confianza y la libertad de expresión. Podemos escoger recursos simples como la lectura de un libro para favorecer aprendizajes significativos y trabajar la intención comunicativa que permitirá a niños y bebés comprender la realidad, lo que sienten y piensan, y expresarse forjando su autoestima. Podemos entrenar una presencia activa a través de la lectura comunicativa apelando al contacto visual, a la presentación de escenas que cautivan su interés, ejercitando la escucha y el diálogo, para acompañar conscientemente.

 

Los efectos negativos en la infancia

 

Si desde pequeños les brindamos tiempo para aprender, espacio para expresar y crear, ojos y/u oídos para observar y escuchar habremos cambiado la realidad. Habremos criado niños que progresan en un ambiente que valora su individualidad, que brinda apoyo y oportunidades para crecer creativamente, emocionalmente y socialmente.

Pueden llamarme idealista pero creo que la comunicación en la infancia es más que una oportunidad de sembrar conocimiento y valores, es una oportunidad para cambiar el mundo.

 

 

* Jimena Montaña. Comunicadora social, autora infantil. @jime.montana / www.monwaki.com

En esta Nota