27 sep 2020
OPINIóN |Futuro del planeta
viernes 7 agosto, 2020

Sostenibilidad energética y cambio climático, una relación con futuro

La transición energética representa la oportunidad para empezar a transitar el camino de la descarbonización de la economíavy lograr una energía moderna, sostenible y accesible.

Ramiro Calafell Carranza*

Tips imperdibles para ahorra energía eléctrica. Foto: Cedoc
viernes 7 agosto, 2020

La energía es un aspecto fundamental para el desarrollo individual, productivo y social. El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) calcula que “entre 2000 y 2016, la cantidad de personas con acceso a energía eléctrica aumentó de 78 a 87%, y el número de personas sin energía bajó a poco menos de mil millones”. Pero la población del planeta aumenta, de 2.500 millones de habitantes en el año 1950 a 7.700 millones en el 2020 y con ello la demanda energética. Se espera que para el año 2050 lleguemos a ser 9.700 millones de personas viviendo en la Tierra.

En el año 2015 el PNUD propuso los Objetivos del Desarrollo Sostenible (o Agenda 2030) para lograr un mundo más amigable con el ambiente y avanzar en la resolución de problemas estructurales como el déficit de infraestructura, el hambre, la pobreza y otros aspectos sociales, ecológicos y económicos que hacen al desarrollo a nivel local, regional y global. Entre los 17 Objetivos propuestos, el Objetivo 7 que aborda la “Energía Asequible y Sostenible” propone metas que se relacionan directamente con resolver entre otras cosas: las falencias de suministro eléctrico al que no acceden 1 de cada 7 habitantes del planeta, el impacto ambiental que produce sector energético que es el causante de alrededor del 60% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, la falta de eficiencia en el consumo y la escasa participación de energías renovables en la matriz de generación de energía.

El impacto ambiental que produce sector energético que es el causante de alrededor del 60% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero

En este sentido, la transición energética representa la oportunidad de poner a la humanidad en el camino de la descarbonización de la economía, logrando así un doble objetivo, por un lado reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles y por otro reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEIs), causantes del Cambio Climático Global. A modo de ejemplo, la Unión Europea ha dado un paso importante en ese sentido estableciendo metas concretas de cumplimiento individual por parte de los países y a la vez del total del bloque. Los objetivos son reducir la emisión de GEIs, aumentar la participación de energías renovables en la matriz eléctrica y mejorar la eficiencia energética. Las metas para 2020 son un 20% para cada objetivo, pero para 2030 se espera que una reducción de, al menos, un 40 % de las emisiones de GEIs con respecto a los niveles de 1990; un incremento del 32 % de la cuota de las energías renovables en el consumo de energía; una mejora de la eficiencia energética de un 32,5 % y se incorpora la interconexión de al menos el 15 % de los sistemas eléctricos de la Unión (con el objeto de mejorar la seguridad del suministro y reducir costos). En este sentido, se espera superar el 80% de reducción de emisiones para el 2050, logrando así la neutralidad de Carbono. Este objetivo está alineado con lo establecido en el Acuerdo de París, firmado por un gran número de naciones, y que se propuso limitar el aumento de la temperatura global a 1,5º C para el año 2100.

Cambio climático: cambiando de tema

A escala local, de acuerdo con el último inventario de GEIs de la Argentina, el 51 % de las emisiones del país están vinculadas al sector energético, en gran medida debido a que el 65% de la electricidad que se produce para el sistema interconectado nacional es de origen termoeléctrico. Sin embargo, el país ha logrado avanzar en la incorporación de energías renovables, motorizada por el plan Renovar y el Mercado a Término (MATER), de esta forma la energía eléctrica generada por fuentes renovables en 2019 superó el 7% del total producido (a diciembre de  2019). Aunque el país todavía sigue lejos de cumplir con el objetivo establecido por la Ley 27.191 del 8% para fin de 2018 y del 20% para fines de 2025.

El futuro del planeta y nuestra subsistencia se definen no sólo por cuánto consumimos, sino por cómo lo hacemos. La eficiencia, la generación distribuida y la electrificación del transporte se presentan como las principales tendencias en la gestión de una energía moderna, sostenible y accesible.

*Ingeniero. Colaborador Académico del Instituto de Medio Ambiente y Ecología, Universidad del Salvador.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5131

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.