sábado 25 de septiembre de 2021
OPINIóN opinion
16-08-2020 00:37
16-08-2020 00:37

Sobre cupos y méritos

16-08-2020 00:37

La resolución 34/2020 de la IGJ respecto a la paridad en directorios de las empresas, trajo con fuerza la discusión sobre las cuotas y los méritos. Creo que esta conversación merece un análisis de diversas capas que se superponen.

Los beneficios sociales y económicos de la diversidad han sido probados una y otra vez por múltiples informes e investigaciones de organismos internacionales, fundaciones, universidades, gobiernos, e investigadores de distintos países y culturas.

Los sesgos inconscientes existen. E impactan, impactan negativamente en el acceso de las mujeres a distintos cargos. Solo como ejemplo, cuando las grandes orquestas americanas colocaron una cortina en las audiciones para impidir ver a los músicos aspirantes a integrarlas, la participación de las mujeres se multiplicó por siete. Los sesgos inconscientes, tienen un enorme costo de oportunidad para la sociedad, y especialmente para las mujeres relegadas en cada evaluación supuestamente objetiva, donde sus méritos no son reconocidos. Como público, como civilización, los sesgos nos privan del mejor talento disponible.

Miremos de cerca algunos números de Argentina: un estudio de Revista Mercado y KPMG del 2018 analizó la participación de mujeres en las 500 empresas de mayores ventas en el país. El 74% de los directorios de esas empresas tenía 100% de directores titulares varones, y solo el 2.4% de ellas tenía a una mujer ejerciendo la presidencia. ¿Podemos pensar que estas enormes brechas reflejan una diferencia real de méritos entre hombres y mujeres en el país?

Algunas personas piensan que los cupos eliminarían al mérito como determinante en el acceso a aquellos cargos. Creo que los números demuestran lo contrario: los cupos permiten que las mujeres con mérito accedan a ellos. Lo harían de todas maneras, pero con el transcurso del tiempo, el World Economic Forum calcula más de 200 años hasta lograr la igualdad. Los cupos aceleran ese período.

También se argumenta acerca de los cuestionamientos que podría generarles a algunas mujeres al ser seleccionadas como directoras tras esta normativa, podrían dudar si lo fueron nombradas por ser mujeres o por su trayectoria. Supongo que podrá suceder en algún caso, mi experiencia en el trabajo con mujeres de enorme trayectoria y mérito me indica que estarán plenamente satisfechas con el reconocimiento a su talento, tantas veces invisibilizado.

Si estamos de acuerdo con que la diversidad nos beneficia social y económicamente a todos, que los tiempos normales para lograr la equidad son demasiado largos para obtener esos beneficios, que los sesgos impiden el acceso de las mujeres a determinados cargos, solo nos cabe festejar y estimular a las medidas como las cuotas, que aceleran los tiempos de los cambios evolutivos positivos para nuestra civilización.

 

*Consultora estratégica. Ex directora del Cedem.