sábado 28 de mayo de 2022
OPINIóN Escuelas Bilingües
27-02-2022 05:41

The cat is under the table

27-02-2022 05:41

En los inicios de los ciclos lectivos, se esperan los anuncios sobre las principales políticas públicas a implementar durante el año. En estos días, el Gobierno de la Ciudad comunicó “el fin de las horas libres” en la escuela secundaria y “la creación” de las primeras seis escuelas bilingües.

Estamos habituados a anuncios en clave fundacional, es decir: todo empieza de cero y, por lo tanto, todo es nuevo. Enunciados generales, con escasas precisiones, que cumplen con los requisitos para ocupar un lugar importante en los medios. Competencia ampliamente desarrollada por esta gestión.

Ya sabemos que empezar de cero en educación supone desconocer los saberes construidos en los sistemas escolares y no tomarlos en cuenta a la hora de analizar y discutir la elaboración de otras líneas de trabajo. Implica no escuchar ni registrar la experiencia acumulada de docentes, directivos y equipos técnicos.

Este es el caso del proyecto denominado Escuelas Bilingües. Pareciera que se trata de una novedad absoluta cuando la Ciudad tiene una larga tradición en cuanto a la enseñanza de lenguas extranjeras. En 2001 se crearon las primeras escuelas de modalidad plurilingüe y desde 2009, el mismo partido político gobernante implementó la enseñanza de una lengua extranjera desde primer grado.

Este anuncio solo logra confundir. Por un lado, pareciera que el “modelo de escuela bilingüe estatal” se acercaría al de la escuela privada. Es decir, la enseñanza de las disciplinas se llevaría a cabo tanto en la lengua materna como en la extranjera. Es ese el modelo deseado y sería este gobierno el que brindaría esa oportunidad a todas las familias porteñas que anhelan enviar sus hijos/as a una escuela de esas características. Lejos de reeditar una falsa rivalidad entre lo estatal y lo privado, interesa remarcar la valorización per se de ese tipo de “escuela privada” por sobre la estatal al proponer un esquema similar, aunque se sabe que no será así.

Por otra parte, la Ciudad cuenta con una diversidad de propuestas en las escuelas primarias de doble jornada, una de ellas es la de las escuelas de reformulación, proyecto histórico que ha sido estudiado y modificado en diversas etapas. Es en este tipo de escuelas donde se instalaría la promesa de bilingüismo a pesar de que se desconocen estudios y/o evaluaciones que fundamenten las razones de los cambios de este formato.

Por último, la experiencia indica que no es lo mismo “saber inglés” que enseñarlo. Un problema de la Ciudad aún sin resolver es la dificultad de contar con profesores de lenguas extranjeras frente a alumnos. Este fue uno de los primeros requisitos para implementar las escuelas plurilingües en la Ciudad de Buenos Aires: se necesitaron docentes titulados. Ahora bien: ¿quiénes se harán cargo de la enseñanza en estas nuevas escuelas? Si determinadas disciplinas se enseñarían en inglés, ¿quiénes se encargarían de esta tarea, que implica saberes didácticos referidos a la enseñanza de la lengua extranjera y del área seleccionada, sea Ciencias Naturales, Ciencias Sociales o Arte? Con ese propósito, la propuesta contempla la capacitación durante un año de los y las docentes de Inglés. ¿Los capacitarán para la enseñanza de las áreas?, ¿es ese el tiempo requerido para que se adquieran los contenidos de estas áreas? Cabe recordar que, en los profesorados de enseñanza primaria, los y las estudiantes deben cursar tres cuatrimestres de cada una de las áreas de enseñanza (Prácticas del Lenguaje, Matemática, Ciencias Sociales y Ciencias Naturales) con sus correspondientes evaluaciones para acceder al título de profesor/a de Enseñanza Primaria y poder ejercer en las escuelas de la Ciudad.

Ampliar la enseñanza hacia otras lenguas puede constituirse en una oportunidad para entender otras culturas, además de la propia, pero hacer “un como si” o salir pour la gallerie va en sentido contrario.

*Pedagoga. Ex secretaria de Educación de la Ciudad  de Buenos Aires (2003-2006).

En esta Nota