miércoles 08 de febrero de 2023
PERIODISMO PURO Entrevista - video

Serge Haroche: “Hay que ponerse en cuestión uno mismo para descubrir cosas nuevas todo el tiempo”

El físico francés ganador del Premio Nobel en 2012, por crear métodos experimentales que permiten medir y manipular sistemas cuánticos individuales, defiende la importancia de la investigación básica en el desarrollo científico y advierte los riesgos de poner a la ciencia en cuestión en tiempos de posverdad.

09-12-2022 23:55

—La Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) convocó junto al Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, a la Semana Internacional de Ciencia y Tecnología, que se celebró en octubre pasado y de la que usted participó. ¿Pudo conocer cuál es la situación de la ciencia y de los investigadores en América Latina?

—Sí. De hecho, he estado muchas veces en América del Sur. He visitado, además de Argentina, muchas veces Brasil, también Colombia y Chile. Entonces tengo algunas ideas sobre lo que está pasando y sobre los problemas que enfrentan la ciencia y la educación en América del Sur. Por eso creo que me invitaron a esta reunión en octubre.

—¿Y cuál es la situación actual de la ciencia en América Latina?

—Ha habido varios períodos enfocados. En Argentina y en Brasil ha habido un tiempo, a principios del año 2000 hasta 2010, en el que hubo una mejora en la financiación de la ciencia. Luego, por la crisis económica y también por la situación política, especialmente en Brasil, el presupuesto para ciencia se ha reducido. Mis colegas en estos países tienen problemas con esto de la ciencia básica. Este es también el caso de Colombia. Me habían invitado a Colombia a participar en un comité llamado Weizmann, que se supone debe asesorar al gobierno colombiano sobre una forma de mejorar la financiación de la ciencia, y también atraer a más jóvenes brillantes a la ciencia en estos países. Uno de los problemas que enfrentan los países de América del Sur es la fuga de cerebros. Muchos científicos brillantes se van al extranjero porque encuentran mejores condiciones para continuar con su investigación. Es una lástima para los países que necesitan científicos para afrontar los desafíos que enfrentan las sociedades hoy, y que solo la ciencia puede resolver.

Serge Haroche 20221209
LA CIENCIA EN AMÉRICA LATINA. “En Argentina y en Brasil ha habido un tiempo, a principios del año 2000 hasta 2010, en el que hubo una mejora en la financiación de la ciencia”. (FOTO NÉSTOR GRASSI)

—Vivimos en un mundo clásico en el que el comportamiento cuántico está validado por la decoherencia, ¿podría explicar de forma sencilla el concepto de decoherencia y la superposición de estados?

—Primero deberíamos hablar de la superposición de estados. De hecho, en la física cuántica, sistemas que están hechos de unas pocas partículas, unos pocos átomos, unos pocos granos de luz, que se llaman fotones, pueden existir en diferentes estados a la vez. Por ejemplo, un átomo puede estar en diferentes lugares en una superposición, estar en diferentes lugares a la vez. Y la posición se actualiza cuando se realiza la medición. Si iluminas un átomo, por ejemplo, lo localizarás en un lugar donde verás la presencia del átomo apareciendo en su punto brillante. Pero antes de eso, en la oscuridad, el átomo está en una superposición, o posibles posiciones. Esta es la principal característica de la física cuántica. Ahora bien, como estas superposiciones son muy frágiles, cuando están rodeadas por un entorno de otros átomos y otras partículas, estos entornos hacen el papel de un dispositivo de medición que obliga al sistema a elegir una posición u otra. Este fenómeno se llama decoherencia. Entonces, para resumir, mientras no mires el sistema, mientras el sistema esté aislado, completamente separado de las fuerzas de perturbación, obedece a estas extrañas reglas de estar deslocalizado en diferentes lugares, en diferentes estados. Pero tan pronto como tratas de medirlo, tan pronto como interactúas con un entorno, tiene que elegir, tiene que volverse clásico para aparecer en un lugar o en otro. Esta es una paradoja de los sistemas cuánticos y la superposición, mientras no los mires, y cuando los miras, se ven obligados a elegir una posición y así se vuelven clásicos, ese es el tema de la decoherencia. Este fenómeno de decoherencia ocurre cada vez más rápido cuando aumentas el tamaño del sistema. Esta es la razón por la que el sistema macroscópico compuesto por una gran cantidad de átomos o partículas parece tener una posición bien definida, y nunca los verás deslocalizados en diferentes posiciones. Entonces, en pocas palabras, esta es la forma en que puedo tratar de explicar de qué se trata la superposición cuántica y qué es la decoherencia. Es un fenómeno que obliga al sistema cuántico a volverse clásico debido a las perturbaciones.

“Los universos paralelos no es una teoría, es la interpretación de la física cuántica, que no hay forma de probar mediante experimentos”

—El entrelazamiento, según Schrödinger, es el verdadero rasgo característico de la mecánica cuántica, pero también es un fenómeno general, ¿cómo teje la estructura misma de la realidad el entrelazamiento?

—El entrelazamiento es el siguiente fenómeno, si el sistema cuántico ha interactuado en algún punto y luego se separan en el espacio, entonces, incluso si están ubicados en posiciones muy diferentes en el espacio, haces algún tipo de medición en una parte del sistema y tiene un efecto inmediato en el resultado de la medición de la otra parte. Entonces es una especie de correlación a grandes distancias, que no puede ser explicada por la física clásica. Eso significa que un sistema hecho de varias partes está en un estado de superposición tal que la medición en una parte influye en la otra. De esto se trata el entrelazamiento, y es una consecuencia directa del principio de superposición. Es muy extraño porque la física cuántica tiene un elemento de aleatoriedad. Cuando uno hace mediciones en el sistema, solo puede predecir la probabilidad del resultado. Incluso si este fenómeno es aleatorio, esta aleatoriedad en dos puntos diferentes, en diferentes lugares que pueden estar separados por largas distancias, esta aleatoriedad se hará eco más tarde. Es como si estuvieras tirando dados en dos regiones diferentes y los dados cayeran siempre en la misma cara, a pesar de que están separados por una distancia larga. Entonces, el entrelazamiento también está relacionado con lo que se llama no localidad, el hecho de que la física del sistema cuántico es un fenómeno no local, que no se puede describir localmente sin tener en cuenta lo que sucede en otros lugares del universo, donde se localiza la otra parte del sistema.

—¿Hay una manera de evitar la multiplicación infinita de mundos y de copias de nosotros mismos, según afirma la teoría de los universos paralelos?

—Los universos paralelos no son una teoría, es la interpretación de la física cuántica, que no hay forma de probar mediante experimentos. De hecho, este método admite supuestos de interpretación. Considere que, de hecho, cuando realiza una medición en física cuántica y encuentra un resultado aleatorio, allí hay universos paralelos, esos son resultados que se obtienen y todos estos resultados progresan en el universo, no tienen ninguna conexión entre sí. Pero este es un modelo que no se puede probar porque no hay acceso a los otros universos. Estas son interpretaciones que no requieren esta interpretación de multiuniversos. Pienso que la versión del multiuniverso es algo que atrae la atención del público en general porque abre una especie de perspectivas de ciencia ficción, pero no hay manera de demostrarlo.  A muchos físicos, muchos científicos, yo mismo, no nos gusta esta interpretación porque no hay forma de probarla y verificarla. Así que no es una teoría científica, es solo una interpretación de hechos que pueden explicarse de otras maneras.

“Usando luz láser, puedes atrapar átomos, puedes enfriar átomos y puedes hacer que los átomos descansen y observarlos con su luz”

—Profesor, ¿qué es la comunicación cuántica?

—Es una comunicación que se realiza utilizando partículas cuánticas como portadoras de información, por ejemplo, fotones o átomos. Hablamos de comunicación cuántica en el contexto de la criptografía, el intercambio de claves de codificación de bits de información que no se pueden espiar, que un espía no puede observar sin dejar un rastro, el cual podría permitir evitar cualquier interferencia en el sistema de comunicación. La idea es que si quieres comunicarte en secreto entre dos partes, una forma de hacerlo es escribir el texto de forma digital mediante una sucesión de ceros y unos y luego codificar este texto agregando al cero de uno de los mensajes, una llave aleatoria, una sucesión aleatoria de bits de ceros y unos. Esto se hace en todas las formas clásicas de codificar y decodificar mensajes. Esto funciona si las dos partes tienen una copia de este mensaje aleatorio. Entonces, si una de las partes está usando una clave aleatoria para hacer que el mensaje sea completamente codificado, y que alguien que no tiene la clave no lo entienda, luego envía el mensaje en el enlace de comunicación pública, que cualquiera puede detectar pero solo la parte que tiene la clave aleatoria, y solo la parte que tiene la clave del otro lado del intercambio, podrá usarla para sustraer la sucesión aleatoria de números y encontrar el mensaje nuevamente. Así es como funciona la comunicación clásica. Ahora, la belleza de la física cuántica es que hay una manera de compartir esta clave aleatoria y asegurarse de que nadie pueda leerla. Y esta forma de hacerlo es precisamente el entrelazamiento. Si envías partículas entrelazadas, darán resultados aleatorios cuando las midas, y esta aleatoriedad sería la misma para ambos lados, para las dos partes. Entonces, compartirían una clave aleatoria y nadie podría interceptar el mensaje, porque si alguien estuviera tratando de interceptar el mensaje mientras los sistemas cuánticos viajan de un punto a otro, destruirá el entrelazamiento y esa destrucción podría ser detectada por las partes, y simplemente dejarán de intercambiar su mensaje. Entonces, la comunicación cuántica usa este principio de superposición y entrelazamiento para asegurar los intercambios de códigos entre dos partes, y asegurarse de que nadie pueda leer el mensaje que envía uno al otro. Esto ahora se pone en práctica enviando fotones en fibras ópticas y enlaces entre diferentes lugares, donde puedes intercambiar información de esta manera y asegurarte de que nadie pueda interceptar el mensaje, incluso si tenía un acceso a la fibra. Si simplemente intentara interceptar los mensajes, digamos, cortando la fibra o tratando de volver a conectar la fibra después de haber tomado información de ella, entonces destruiría la comunicación cuántica. El espía producirá decoherencia, y esta decoherencia será una señal de que ha habido una intercepción y la comunicación podría detenerse en este punto.

—¿Su trabajo de investigación posibilitó qué cosas, qué nuevos mundos?

—De hecho, lo que estamos haciendo ahora son experimentos con los que soñaron los padres fundadores de la física cuántica hace aproximadamente un siglo. Pero en ese momento, esa tecnología hizo imposible manipular átomos individuales, manipular granos individuales de luz llamados fotones y observarlos. Esto se ha hecho posible gracias al desarrollo de la tecnología, especialmente durante los últimos veinte o treinta años. Y un instrumento, una herramienta que hizo esto posible, fue el láser. De hecho, usando luz láser, puedes atrapar átomos, puedes enfriar átomos, y puedes hacer que los átomos descansen y observarlos con su luz, la luz se dispersa cuando están iluminados por un láser. Y también puedes usar un láser para hacer cambiar el estado en el que están los átomos, para hacerlos saltar de un nivel a otro. Entonces puedes usar estos átomos como portadores de bits de información y leerlos después de eso, nuevamente, usando luz láser. Así que hay muchos experimentos que el láser ha hecho posible en los últimos veinte o treinta años, y ese es un gran elemento que ha hecho posible nuestros experimentos.

Serge Haroche 20221209
REVOLUCIÓN CUÁNTICA. “Todos estos campos en los que manipulas el sistema cuántico con una precisión y sensibilidad cada vez mayor son parte de lo que se llama la Segunda Revolución Cuántica”.

—Anuncios de empresas como Google o IBM afirman haber logrado la “supremacía cuántica”, ¿qué quieren decir estos anuncios?, ¿es real?

—El objetivo es que no solo Google o IBM persigan construir lo que se llama una computadora cuántica. Una computadora que usaría superposiciones cuánticas y entrelazamiento para hacer cálculos, de tal forma en que podrán lograr hacer cálculos mucho más rápido de lo que sería capaz de hacer una máquina clásica. Para eso, deberíamos poder preparar sistemas en bits cuánticos, es decir, bits de información en superposición de estados sin ser perturbados por la decoherencia. Y es muy difícil, imposible de lograr por ahora, tan pronto como tengas más de unas pocas decenas de partículas, solo unas pocas decenas de bits de información para hacer una máquina útil, necesitarías tener millones de bits y tendría que corregir el efecto de la decoherencia. Tendría que corregir los errores que está cometiendo la computadora porque los bits están perturbados por el entorno. Entonces Google e IBM, y muchos investigadores en la institución académica, en las universidades, están jugando ahora con un conjunto muy pequeño de partículas, que yo llamo computadoras de juguete. Por supuesto, intentan comunicar su resultado. Creo que hay mucha publicidad en este campo, hay mucha sobreventa. Anuncian resultados que son interesantes pero que no prueban que la computadora pueda hacer cosas mejores que las que pueden hacer las máquinas clásicas. Creo que la supremacía mundial, la supremacía cuántica, es algo útil para las relaciones públicas, para la comunicación. Es algo más del campo de la publicidad que del campo de la ciencia, y no me gusta este bombo y esta forma de exagerar los resultados de la investigación. Nadie sabe cuándo una computadora cuántica podría realmente ser superior a una máquina clásica para realizar tareas prácticas. Ahora, en la forma de lograr esto, se ha avanzado mucho en muchos laboratorios, incluso de empresas privadas como Google, se llaman simuladores cuánticos. Pueden usar algunas decenas o cientos de partículas para simular lo que sucede en materiales reales donde hay miles y miles de millones de átomos muy cerca unos de otros, y estos simuladores pueden lograr comprender lo que podría suceder en un mundo, tal vez nos pueda llevar a sintetizar nuevos materiales. Pero esto no es una computadora cuántica. Es otra cosa que es útil para la investigación, pero que no es lo que la gente sueña ahora. Y nadie sabe si una computadora cuántica real capaz de reemplazar a la computadora clásica funcionará algún día o no. La investigación es impredecible, y es muy difícil leer el futuro y comprender qué realizar, e imaginar cuál sería la tecnología dentro de veinte, treinta o cuarenta años. Es ese tipo de escala de tiempo lo que se requeriría y que estas personas que están trabajando en esta máquina afirman que tendrán una computadora cuántica en diez años, veinte o treinta años a partir de ahora. Pero, de hecho, en realidad, nadie lo sabe, porque hay mucha ciencia básica que se necesita hacer para resolver los problemas que enfrenta la computadora cuántica.

“La versión de los multiuniversos atrae la atención del público porque abre una especie de perspectivas de ciencia ficción”

—Se habla desde hace un tiempo de la segunda revolución cuántica, ¿está más claro ya cuál será su alcance?

—Es parte del mismo vocabulario. La segunda revolución cuántica significa que estamos tratando de construir máquinas que utilicen una lógica cuántica. El hecho de que el sistema cuántico pueda estar en diferentes estados a la vez, de que haya superposición, lo usa para lograr tareas prácticas. Un problema, un campo en el que esto se está estudiando ahora, es, por supuesto, la computadora cuántica. Pero hay otras direcciones, hay un campo llamado metrología cuántica, que es un dominio en el que se intenta usar la fragilidad del sistema cuántico para convertirlo en una sonda muy sensible para medir de mejor manera que antes el campo magnético eléctrico o para medir campos gravitatorios, para construir los gravitómetros o giroscopios, que miden rotaciones muy pequeñas, usando los conceptos cuánticos, usando la superposición cuántica. Y en metrología cuántica hay logros muy grandes que se han realizado recientemente. Ha habido un gran progreso en los relojes atómicos. Ahora se están desarrollando relojes que miden el tiempo con una precisión fantástica utilizando los conceptos de metrología cuántica, y esto podría conducir a una aplicación interesante. También está el dominio de la comunicación cuántica del que hemos estado hablando. Si compartes sistemas cuánticos entre diferentes socios, puedes intercambiar claves criptográficas, que te permitirían comunicarte sin ser espiado. Como simulación cuántica, el hecho de que puedas construir sistemas artificiales en los que los átomos hablen entre sí y que imiten lo que sucede en los materiales reales, en las moléculas reales, y tratar de entender de esta manera cómo sintetizarías nuevos materiales con interesantes propiedades. Entonces, todos estos campos en los que manipulas el sistema cuántico con una precisión y sensibilidad cada vez mayor, es parte de lo que se llama la Segunda Revolución Cuántica. De hecho, la primera revolución cuántica fue la que se desarrolló durante el siglo pasado, utilizando las reglas de la física cuántica aplicada a grandes sistemas. En los materiales como en una pieza de metal o en una pieza de un semiconductor, necesitas entender la física cuántica si quieres entender cómo fluye la corriente. Esto ha llevado a los transistores, a las computadoras clásicas, al láser y a todos los dispositivos que usamos en nuestra vida cotidiana ahora y que no se conocían antes de la era cuántica. Lo que hemos llamado la primera revolución cuántica ya ha cambiado nuestra vida. Los láseres, los relojes atómicos, las imágenes por resonancia magnética, el GPS, etc. Y ahora tenemos la idea de que podríamos ir un paso más allá, y usar la física cuántica a escala elemental mediante la manipulación de objetos cuánticos individuales para lograr un nuevo impulso. Y la computación cuántica es una de estas tareas, pero no es la más asombrosa. Hay otras cosas que vamos a lograr antes de que una computadora cuántica se realice alguna vez, y es un campo muy interesante en el que muchos científicos están trabajando en lo público, en el mundo académico, y también en empresas privadas. Hay mucha simulación, mucha competencia, que creo que es muy saludable. La competencia es saludable, pero exagerar, fingir y afirmar que lograrán un resultado antes de lograrlo, creo que no es saludable porque podría provocar una reacción violenta de que las personas en algún momento pueden perder la confianza en la ciencia. Si hay demasiado bombo y exageración sobre la física, la física es lo suficientemente interesante como para no necesitar exagerar sobre ella.

“Nadie sabe cuándo una computadora cuántica podría realmente ser superior a una máquina clásica para realizar tareas prácticas”

—Dice usted en su libro “La luz revelada” que “nuestra sociedad tiene más necesidad que nunca de ciencia, ¿por qué hoy más que nunca?

—Porque nos enfrentamos a grandes retos que solo atañen a la ciencia. Todo el mundo sabe ahora sobre el cambio climático, sobre la necesidad de no depender de las emisiones de dióxido de carbono que emiten las fuentes de energía, que se necesita tener energía limpia, energía renovable. Y para que eso suceda, es necesario investigar mucho, investigar las células fotovoltaicas, investigar las baterías para almacenar energía. Investigación sobre el hidrógeno para reemplazar la debilidad del combustible que ahora se usa para el transporte. Necesitamos tener una energía nuclear más limpia. Todo esto requiere mucha ciencia, mucha investigación. Y esto es solo para resolver este tipo de problema. También tenemos problemas que hemos visto con la crisis de covid que debemos poder enfrentar en el futuro, nuevas pandemias, para poder desarrollar nuevas vacunas muy rápido. Esto también es ciencia, y también necesitamos ciencia en la agricultura para producir más alimentos para una población en aumento, tenemos muchos desafíos en muchos dominios que requieren mucha ciencia.

—La física cuántica es una teoría que cuestiona la propia noción de realidad, de saber, de conocer, que se puede comparar con la definición de realidad que Platón en “El sofista” llega a poner en boca de uno de los personajes esta famosa definición completamente relacional de la realidad: “Digo, pues, que solo existe realmente lo que por naturaleza puede actuar sobre otra cosa o sufrir la más mínima acción por parte del otro, por insignificante que sea e incluso si solo sucede una vez. Propongo, por tanto, esta definición de ser: no es más que la capacidad de actuar”. ¿Comparten la filosofía y la mecánica cuántica la idea de que las relaciones y las interacciones tejen el mundo, más que los objetos?

—No soy filósofo y creo que tu pregunta se relaciona con lo que defines como la realidad. La única forma en que puedo pensar sobre la realidad está relacionada con la observación. Observas fenómenos, y lo que llaman realidad es el hecho de que diferentes observadores estén de acuerdo sobre lo que ven. La realidad es el hecho de que puedes tener un consenso entre diferentes personas que observarán algo o estarán de acuerdo sobre lo que han observado y definirán formas de reproducir lo que han observado. Esto es lo que llamamos, en física, experimentación. Va más allá de la observación. Primero, observas las cosas. Por ejemplo, observas el movimiento de las estrellas en el cielo, el movimiento de los planetas. Y esta es la realidad porque mucha gente, muchos astrónomos, muchos legos que miran al cielo ven lo mismo en cierto grado. Pero lo que están viendo ahora es un segundo nivel de realidad. Es el hecho de que puedes, en un laboratorio o en un espacio bien definido, reproducir un experimento. Cuando Galileo encontró las reglas de la mecánica y las reglas de los objetos cayendo en el campo gravitatorio de la Tierra, hizo un experimento. Hizo bolas para que rodaran en un plano inclinado, cualquiera puede rehacer su experimento, puede verificar lo que dijo y estar de acuerdo. Si la gente está de acuerdo sobre algo, eso es la realidad, es el hecho de que puedes reproducir cosas y cuando las reproduces, tienes que construir la teoría. Tienes que encontrar un marco matemático que explique lo que has observado y tal vez una regla para generalizar esto a otras cosas. Por ejemplo, cuando Newton observó que la caída de una manzana obedecía a las mismas reglas que el movimiento de la luna alrededor de la tierra, hizo una conexión entre dos fenómenos que parecían muy diferentes, pero que tenían una causa común que podía explicarse mediante las mismas ecuaciones matemáticas. Esta es la realidad porque las leyes que han surgido de eso nos han permitido construir nuevas máquinas útiles que se construyeron durante el siglo XVII, las máquinas mecánicas. Luego, los motores, la máquina de vapor, que se inventó en el siglo XVIII, y las máquinas eléctricas que se construyeron en el siglo XIX, fueron útiles para la humanidad, en orden de muchas cosas, para viajar de un punto a otro mucho más rápido que con caballos o carruajes. Y ahora, la revolución cuántica ha llevado a la construcción de dispositivos como el láser o como teléfonos celulares que usamos todos los días para comunicarnos entre nosotros. Esto es real porque sucede y es útil. La realidad es el hecho de que puedes hacer cosas y tienes una forma de actuar en el mundo, que es en lo que todos pueden estar de acuerdo. Y entonces creo que la filosofía está bien, puede hacer especulaciones demasiado interesantes, pero creo que al final para los científicos, la verdad está relacionada con este vínculo entre las teorías de observación y poder con ellas construir dispositivos, máquinas que sean útiles para el dominio de la biología para encontrar medicinas, ayudar y mejorar la salud, extender la vida de las personas. Estas son cosas reales porque podemos observar y estar de acuerdo con ellas. Lo que encuentro muy preocupante es el hecho de que el valor de la ciencia, la realidad del mundo científico, esté siendo cuestionada por personas que no utilizan el pensamiento racional. Por ejemplo, la gente estaba en contra de la vacunación durante la crisis del covid. La gente negaba cosas que son obvias y racionales, en las que todos deberían poder estar de acuerdo. Eso es lo que quería transmitir en este libro, el hecho de que al estudiar la historia de la ciencia de la luz a lo largo de los siglos, obtienes una muy buena ilustración del valor de la ciencia, de la forma en que la ciencia funciona, o la forma en que la ciencia se basa en la observación de fenómenos reales, y la forma en que estas cosas se vuelven muy útiles y muy fructíferas para ayudarnos a comprender el mundo que nos rodea, y para ayudarnos a construir un entorno con inventos, dispositivos que nos ayuden a sobrevivir, a liderar mejor y comunicarnos mejor entre nosotros. Para que toda esta especie de red de cosas que hemos construido, que la civilización ha podido construir a lo largo de los siglos, es parte de lo que es la realidad. Y la física cuántica no tiene nada muy diferente. La física cuántica no es más que un conjunto de leyes que nos hemos visto obligados a aceptar al observar fenómenos a escala microscópica. Pero no creo que la física cuántica te lleve a un significado más profundo de la vida, o de lo que es la realidad. Es solo una nueva forma de realidad que tienes que aceptar a un nivel microscópico.

Serge Haroche 20221209
LOS VALORES UNIVERSALES DE LA CIENCIA. “Lo que encuentro muy preocupante es el hecho de que el valor de la ciencia, la realidad del mundo científico, esté siendo cuestionado por personas que no utilizan el pensamiento racional”. (FOTO NÉSTOR GRASSI)
Serge Haroche 20221209
LA AMENAZA NUCLEAR. “Hay suficientes armas nucleares para destruir muchas veces el mundo”. (FOTO NÉSTOR GRASSI)

—¿A qué llama “ciencia inútil” y por qué es importante defenderla y sostenerla?

—Tomé prestada esta expresión de Abraham Flexner, quien fue el primer presidente del Instituto de Estudios Avanzados de Princeton. Propuso, de manera provocadora, usar menos ciencia para ciencia útil, porque muy a menudo, los políticos que tienen que dar dinero para las academias y para la cienci, dan preferencia a las ciencias aplicadas, porque ven que la ciencia aplicada está construyendo nuevos dispositivos. La ciencia aplicada es útil porque responde a necesidades sociales. Necesitamos nuevos medicamentos, nuevas vacunas, esto es ciencia aplicada. Los políticos piensan que deben dar dinero a la ciencia aplicada y no a la ciencia básica, la cual es inútil porque solo la mueve la curiosidad sin ninguna aplicación directa. Lo que pensamos los científicos, y lo explicó Flexner en los artículos que escribió, es que la ciencia inútil es de hecho útil porque no puedes tener aplicaciones si no tienes la base, el trasfondo, la ciencia fundamental que te da las leyes, lo que te permitirá construir nuevas máquinas, toda la revolución cuántica se trata de eso. Nadie inventó el teléfono celular, por ejemplo. Nadie dijo que necesitamos comunicarnos instantáneamente a través del mundo, o el zoom que estamos usando aquí, no se ha inventado porque alguna persona ha dicho que algún día necesitaríamos un zoom. De hecho, ha sucedido porque mucha ciencia básica, inútil, impulsada por la curiosidad lo hizo antes, porque inventó el láser, se inventaron fibras ópticas que pueden transportar la luz láser bajo el agua de un continente a otro, porque se construyeron computadoras, porque se inventó el transistor. Todos estos inventos fueron hechos por científicos que no sabían qué pasaría después de ellos, solo descubrieron esto porque fueron impulsados por la curiosidad, querían entender cómo funciona el mundo, y eso es inútil en un nivel, porque la aplicación llegará mucho más tarde y de una forma que no es predecible. Eso es lo que todos los científicos llamamos, en una forma provocativa, ciencia inútil. De hecho, es ciencia básica y las aplicaciones recién surgen de investigaciones aparentemente útiles, y es imposible predecir qué será útil. Pero lo que está claro es que a partir de esta ciencia básica surgirá alguna aplicación en el futuro, y muy a menudo de una forma que no se puede predecir. Las imágenes por resonancia magnética se produjeron unos cuarenta años después de que los científicos inventaran la resonancia magnética nuclear, que se basaba en un fenómeno científico básico. Su utilidad se descubrió muchas décadas después de que se hiciera el descubrimiento fundamental, este es solo un ejemplo. Por supuesto, la importancia de la resonancia magnética, ahora tenemos una manera de entender lo que sucede en nuestro cerebro, se pueden hacer diagnósticos médicos y así sucesivamente. Pero esto se basa en cosas de ciencia inútil, que al principio se consideraba inútil.

“No creo que la física cuántica te lleve a un significado más profundo de la vida, o a un significado más profundo de lo que es la realidad”

—¿Por qué considera que la ciencia está bajo ataque ahora mismo?

—Eso está claro, lo hemos visto durante la pandemia, mucha gente pensaba que los científicos estaban conspirando contra su libertad porque les decían que deberían vacunarse. Mucha gente que no creía en el cambio climático dijo que los científicos, de hecho, estaban inventando porque quieren controlar a la sociedad. Por ejemplo, los transgénicos u organismos genéticamente modificados que se usan en la agricultura para hacer que las plantas sean más resistentes a los parásitos también se consideraron como un tipo de proto por biólogos para envenenar nuestras culturas. Es, por supuesto, un ataque contra la ciencia porque utilizan la duda, el hecho de que podemos dudar de las cosas de una manera perversa. De hecho, la buena ciencia está llena de dudas, cuando haces un experimento te da información que te dice si la teoría en la que se basa el experimento es verdadera o no. Pero esta es la duda que es inherente a la ciencia, es la duda racional. Hay que ponerse en cuestión uno mismo para descubrir cosas nuevas todo el tiempo. Por otro lado, las personas que niegan la ciencia dicen que podemos dudar de todo, una teoría científica es tan buena como cualquier opinión que puedan tener, todo está al mismo nivel. Este tipo de duda es muy perversa y va en contra de la ciencia. Eso es lo que pienso, que la ciencia está bajo ataque. Hay otra razón por la que algunas personas pueden sentirse amenazadas por la ciencia, porque ha habido una mala aplicación. La ciencia se ha utilizado para construir la bomba nuclear. La ciencia le ha dado a la humanidad la manera de destruirse a sí misma. La ciencia ha estado en la base también de la civilización que produjo los gases de efecto invernadero contra los que tenemos que luchar ahora. Entonces, las personas que dudan de la ciencia porque piensan que es algo malo, están equivocadas, porque la ciencia nos da conocimiento. Ahora la forma en que usamos este conocimiento va más allá de la ciencia. La sociedad tiene que decidir qué dirección le damos a ese conocimiento que nos da la ciencia, cómo tiene que ser aplicado. Esto va más allá de los científicos, los científicos no dicen cuál es la realidad, cuáles son las posibilidades. Entonces usar esta posibilidad o no usarla es responsabilidad de los líderes de los países, de los políticos, del ciudadano que vota. Pero tienen que votar sabiendo cuáles son los problemas. Tienen que votar sabiendo lo que la ciencia les está diciendo.

—El cambio climático y cómo contrarrestar sus efectos son temas tanto políticos como científicos, ¿hay diálogo entre los científicos y los políticos y cuál es el rol de los políticos para promover el desarrollo científico?

—Espero que haya un diálogo, y por supuesto que lo hay porque vemos estas reuniones anuales, que se dan en diferentes lugares, en las que están discutiendo los políticos los informes que les dan los científicos, para que los científicos jueguen un doble papel. Los científicos primero tienen que observar el cambio climático para describirlo haciendo mediciones en todo el mundo, y también tienen que proponer soluciones. Ellos hacen escenarios que se basan en la observación, y nos dicen que si seguimos haciendo lo que estamos haciendo hoy, la temperatura subiría tantos grados. E intentan encontrar las consecuencias de este aumento, ¿qué pasará si esta temperatura aumenta de esta manera? También tienen que hacer propuestas sobre lo que se debe hacer para mitigar este cambio climático, y posibilitar la sustitución de los residuos por energías renovables. Presentan escenarios de lo que sucederá si no hacemos nada y lo que podría suceder si somos capaces de hacer lo correcto. Después de eso, los políticos tienen que tomar decisiones. Los políticos, por supuesto, tienen otros temas que considerar, como los económicos. Hay que tener en cuenta que la población reaccionará a lo que se supone que deben hacer. Y esta es la dificultad de la situación. Creo que una de las principales dificultades es el hecho de que, al menos en los países democráticos, los políticos tienen un horizonte muy cercano. Los políticos tienen que tener en cuenta lo que sucederá dentro de dos, tres o cuatro años, estarán sujetos a la reelección. Y así, el tipo de decisiones que toman, ya no están en el horizonte a corto plazo, y toman la decisión por eso. Por ejemplo, serían reacios a tomar una gran decisión sobre la disminución del consumo de combustibles, o el aumento del precio de los combustibles, para hacer que las energías renovables sean más competitivas. Porque tienen miedo de que si hacen eso habrá una reacción fuerte por parte del ciudadano, de la población, y no es fácil para ellos pensar en lo que pasará en diez, veinte o cuarenta años, cuando ya no estarán en el poder. Entonces, se necesita algo de habilidad por parte de los políticos para que entiendan que el mundo que vamos a dejar a nuestros hijos o nietos se verá fuertemente afectado por el tipo de decisiones que tomemos hoy. Y porque la ciencia, contrariamente al político, tiene una agenda a largo plazo. La ciencia se basa en descubrimientos y cambios que no pueden ocurrir en uno, dos o tres años. Pasarán décadas antes de que el efecto de lo que estamos haciendo hoy tenga una reacción en el clima. Y este es el desafío más importante, el más difícil, poder adaptar el corto plazo de la política, al largo plazo que sería necesario para tener un efecto en los problemas que enfrentamos hoy.

“La física cuántica no es más que un conjunto de leyes que nos hemos visto obligados a aceptar al observar fenómenos a escala microscópica”

—¿Cambió algo en la ciencia pos-covid-19?

—Por supuesto. El covid-19, de hecho, ilustra algunos de los problemas que hemos estado discutiendo. Por ejemplo, lo que llama la atención es que las vacunas se han obtenido después de un período de tiempo muy corto, ha pasado alrededor de un año desde el comienzo de la pandemia hasta la aparición de las primeras vacunas de ARN. Vemos que este es un logro muy útil, por supuesto. Pero esta área de las vacunas ha sido posible porque antes de eso, durante veinte años, los científicos en biología y en medicina han estado trabajando en un ARN o investigando. Esto es nuevamente, lo que llamamos “ciencia inútil”. Esta investigación se hizo en el año 2000, mucho antes de que comenzaran esta investigación, no la hicieron para que sea útil para una vacuna en 2019. Fue una especie de suelo fértil sobre el que ha podido surgir la vacuna. Espero que esto haga que las personas, la sociedad, tome conciencia del hecho de que necesitamos hacer ciencia básica para resolver problemas que pueden ocurrir de una manera muy inesperada. En este sentido, la crisis del covid ha cambiado de otra manera, al menos en algunas partes del mundo, ha propiciado la cooperación entre países de Europa. La vacuna ha sido comprada por todos los países de Europa juntos, y han decidido desarrollar la vacunación de una manera que ha hecho posible compartir, la política de vacunación entre países. Antes de la crisis del covid, los temas de salud se trataban por separado, país por país. Espero que esta crisis le haya mostrado al mundo que es mejor cooperar, compartir las vacunas, entre países ricos y en desarrollo, por ejemplo, y compartir la tecnología de las vacunas a través de las fronteras. Esto es cierto para la vacuna, pero también es cierto para el cambio climático, el problema es global y la solución vendrá mucho mejor si tenemos una cooperación entre los países, la buena relación entre científicos de diferentes países, y con los políticos de los diferentes países también.

—Profesor, usted mencionó la bomba atómica. ¿Qué piensa de las amenazas de un posible ataque nuclear?, ¿cree que pueda suceder y cómo afectaría a la ciencia?, ¿podría tener un impacto negativo en el uso civil de esta tecnología?

—Desafortunadamente, puede suceder. Hay stock en diferentes países ahora, especialmente en China, Rusia y Estados Unidos. Tienes suficientes armas nucleares para destruir muchas veces el mundo. Y en esta situación geopolítica que estamos viviendo ahora, este es un peligro que no podemos negar, está claro que hay un peligro para el mundo. Es el peligro más inmediato porque si esto sucede, entonces todos los demás problemas se volverían bastante irrelevantes. Creo que estas armas nucleares se desarrollaron históricamente. Se desarrolló en Estados Unidos, en el Proyecto Manhattan, porque había un gran peligro de que los alemanes, de que Hitler consiguiera la bomba. Y los científicos que colaboraron para construir la primera bomba atómica en los Estados Unidos, estaban motivados por este gran peligro de que alguien como Hitler siga siendo el único en tener la bomba, sería el fin de la civilización. Esto ha llevado a la bomba nuclear, al uso de una nueva bomba nuclear por parte de los estadounidenses, y luego al desarrollo de la carrera nuclear entre Rusia y los Estados Unidos. Por supuesto, esto fue un mal desarrollo, fue un efecto negativo de la ciencia. Pero históricamente, también puedes entender que en el momento en que se decidió la bomba, era un problema, era muy difícil porque había peligro de que algo muy malo pudiera pasar si la bomba no se desarrollaba por los americanos. Entonces, de nuevo, es el hecho de que la ciencia te da la posibilidad de explicar lo que se puede hacer. Luego la decisión la toman los políticos, la sociedad en general, esa es la forma en que ha estado funcionando, y no hay forma de evitarlo.

 

Producción: Melody Acosta Rizza y Sol Bacigalupo.