Parcialmente nublado
Temperatura:
24º
Ciudad:
Buenos Aires
jueves 24 de enero de 2019 | Suscribite
PERIODISMOPURO / Video | Reportaje
jueves 4 octubre, 2018

Slavoj Zizek: "Twitter es como uno de esos talk shows horribles donde no se puede hablar más de treinta segundos"

El filósofo esloveno, una de las mentes brillantes de este tiempo, habla de las redes sociales como nuevas formas de comunicación.

por Jorge Fontevecchia

EXITO CHINO. “China es una lección triste. Porque lograron un gran éxito que demuestra que el desarrollo explosivo del capitalismo funciona muy bien con un Estado autoritario”. Foto: Marcelo Aballay.

 

Slavoj Zizek, el filósofo esloveno, una de las mentes brillantes de este tiempo, habla en una entrevista exclusiva con Jorge Fontevecchia, acerca  las nuevas formas de comunicación, y la simplificación del discurso en las Redes Sociales.

Me parece que hoy la figura del joven tiene más poder que hace cincuenta años. ¿Comparte esta idea?

—Primero, me gustaría ver dónde y cómo analizamos el poder: en los medios...

—Por ejemplo, usted dice los medios. Esa asociación me parece muy buena porque por ejemplo, la mayoría de los que trabajan en empresas como Google y Facebook son millennials. La idea de que los millennials entienden, que son nativos de internet y que la revolución que produjo internet creó perturbaciones y todos los viejos quedaron afuera del nuevo orden.

Quizás en este punto sea un viejo conservador. Le cuento mi sueño estalinista, en el que soy dictador personal de un país. Lo primero que haría sería prohibir Facebook y Twitter y que al que atrapen pasando más de un cuarto de hora al día en Twitter lo movilicen y deba limpiar inodoros (risas). Me parece una pérdida de tiempo aterradora.

Acá lo que me interesa es lo siguiente. Para mí Twitter es el modelo de este tipo de comunicaciones. Twitter es como uno de esos talk shows horribles o la CNN, donde no se puede hablar más de treinta segundos y se pierden todas las argumentaciones, solo quedan esos comentarios breves y ocurrentes. Trato de ver no solo el lado malo, pero... Por ejemplo, la copiar películas de, no sé, Pirate Bay o YouTube. ¿Sabe lo que decidí al respecto? Me pregunto si usted tiene la misma experiencia. El resultado es que veo menos películas que nunca. Quiero ver una película y digo “Uy, no tengo tiempo para esto, la voy a copiar y después, cuando tenga tiempo, voy a mirar lo que quiera”. O sea, nunca la voy a ver, porque siempre me digo que puedo hacerlo cuando quiera, sabe.

"Entre los filósofos, se escriben cada vez menos libros sustanciales"

Ahí está el patrón: como puedo hacer algo cuando quiera, no lo hago. Incluso lo noté en otras cosas además de películas. Estoy cansado, comienzo, digo “ahora no, después lo hago”. Esto fragmenta radicalmente nuestra experiencia. Por eso tampoco me gusta leer libros en Kindle y etc. Algo cambia radicalmente en el modo de la experiencia. Es por eso que, incluso entre los filósofos, se escriben cada vez menos libros sustanciales. Si uno escribe un libro voluminoso, debe ser una popularización, una introducción y etc. En este punto sigo siendo un viejo conservador, creo que hoy, más que nunca, para citar a Lenin, hay que “learn, learn, learn”, dar un paso atrás y reflexionar sobre lo que está pasando. En esto me mantengo fiel a la vieja generación.

Por otro lado, no estoy listo para descartar así como así a los nuevos medios. Por ejemplo, incluso acontecimientos como la Primavera Árabe, como sabemos, Syriza; Podemos, que en sus comienzos en España fue un fenómeno mediático.

—Bueno, se puede decir que al principio, Trump también provino de la televisión, porque hizo un programa de televisión, pero...

—Es interesante ver cómo el propio internet se desarrolló. ¿Conoce cómo explotó internet? El Ejército de EE.UU. pensó qué pasaría si hubiera una guerra atómica y se destruyeran los centros de poder, y cómo conectar lateralmente a los sobrevivientes. En este sentido, es la mismísima idea de internet, más lateral, democrática, descentralizada. La gran dificultad hoy es cómo controlarla.

Lo que detesto especialmente es cómo este control no solo funciona de una forma poco transparente, sino también que para alcanzar ciertos objetivos políticos se presenta como puro moralismo. Por ejemplo, ¿recuerda que hace un par de años la famosa foto de la “chica napalm” desapareció de Facebook por unos días? La justificación fue que podía ser pornografía infantil. ¡Tonterías! Les daba vergüenza porque era una imagen icónica. Y ahora pasó lo mismo en Rusia, ¿lo vio? En algún lugar en el medio de Rusia, una maestra jardinera grabó una escena horrible en un campamento de verano, cómo unos maestros literalmente torturaban a un niño pequeño, y lo publicó en internet. No solo la censuraron, sino también que la mandaron a prisión. La idea fue que estaba difundiendo pornografía infantil violenta en los medios, cuando en realidad la mujer estaba desesperada porque les había mostrado el video a las autoridades y estas lo ignoraron.

¿Qué tienen en común estos dos casos? La forma en que a la censura política se le pone la máscara de una moralidad cuidadosa. Me pasó lo mismo cuando en una conferencia estaba contando una historia horrible sobre una violación con tortura en Canadá. Por contar la historia me acusaron de reproducir el crimen. ¿Ve? Para mí ese es otro peligro de la corrección política, este miedo de hacerle daño a otro. ¡Pero yo quiero hacer daño en cierta forma! Quiero generar shock. Es la única forma de mover a la gente. No me gusta mucho George Orwell, muchas veces peca de simplista, pero dijo algo maravilloso al respecto en su prólogo a Rebelión en la granja: “La verdadera libertad es la libertad de decirles a los demás lo que no quieren oír”. La libertad no consiste solo en dar buenas noticias. Es terrible cómo se combinan los intereses de las autoridades y de los fanáticos políticamente correctos para prohibir lastimar, traumatizar. ¿Conoce una estrategia terrible que se practica hoy en EE.UU.? Los llamados trigger warnings.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4519

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard