POLITICA
EL PEOR REGISTRO del centro de investigación desde 2006

Casi el 62% de los niños y adolescentes son pobres, según el Observatorio de la UCA

La proyección de la Universidad Católica muestra que el índice de pobreza en la Argentina alcanza al 38,9% de la población. Si bien es un poco inferior al que arrojó la última medición del Indec -que fue del 39,2% para el segundo semestre de 2022- la cifra es la más elevada desde 2006 según los registros de la UCA. En el caso de los menores de hasta 17 años la pobreza llega a un alarmante 61,6%. El impacto de la inflación en los alimentos básicos.

20230902_pobreza_infantil_indigencia_na_g
Alimentos. Hacer las cuatro comidas diarias es cada vez más dificil para las familias aun con trabajo. | NA

Según un estudio de la Universidad Católica (UCA), cuatro de cada diez argentinos son pobres, y la cifra escalaría a cinco de cada diez sin la Asignación Universal por Hijo y los planes sociales. Los índices serían los más altos en 17 años.

En tanto, los niveles de indigencia, que alcanzaban el 8,1% de la población a fines de 2022 según los datos oficiales, crecerían al 19,6% si no se contemplara la asistencia a través de estos programas. De 9.908.229 hogares pertenecientes a 31 aglomerados urbanos, 2.928.152 hogares se encuentran por debajo de la línea de la pobreza, los cuales incluyen a 11.465.599 personas.

De ese total, 614.043 hogares se encuentran bajo la línea de la indigencia, que corresponde a 2.356.435 personas indigentes.

“La AUH, el IFE y la Tarjeta Alimentar lograron que la indigencia no se dispare y se muestre estable en los últimos años”, aseguró a PERFIL Ianina Tuñón, investigadora responsable del Barómetro de la Deuda Social Argentina de la UCA.

Más allá de alcanzar el nivel más alto de pobreza en general desde 2006, los niños, niñas y adolescentes son los más afectados por esta situación: en este caso la tasa alcanza al 61,6% hasta los 17 años.

Si bien la cobertura de los programas de asistencia social “van llegando a nuevos sectores”, continuó Tuñón, y a argentinos “de clase media que habitualmente no eran beneficiarios de este tipo de transferencias y que hoy fueron incorporados como parte de sus estrategias de sobrevivencia”, la realidad es que tuvieron un impacto positivo, pero limitado. “Existe evidencia cuantitativa y cualitativa sobre su insuficiencia para garantizar un consumo adecuado de nutrientes esenciales en la infancia”, como lácteos, carnes, frutas y verduras, explicó la especialista a este medio.

Además, y en los últimos diez años, el estudio señala que la tasa de pobreza fue en crecimiento a la par del aumento del gasto social del Gobierno en relación al PBI.

Por lo tanto, a pesar del incremento del dinero público destinado a atender las necesidades de las personas, cada vez más quedaron afuera del acceso a servicios y bienes básicos.

En 2013 un 25,3% de la población se encontraba debajo del umbral de pobreza en la Argentina y el gasto social representaba el 12,5% del PBI.

Una década después, con un gasto social que aumentó al 17% del PBI, la pobreza impacta en casi el 40% de la población.

El Observatorio de la Deuda Social Argentina define la pobreza como “privaciones económicas injustas que afectan el desarrollo de las capacidades humanas en diferentes dimensiones de la vida social”, y aclara que identificar la complejidad de sus causas es fundamental para “superar las barreras estructurales que limitan el desarrollo humano integral en nuestra sociedad”.

Los datos oficiales sobre pobreza serán anunciados por el Indec el 27 de septiembre. La inflación y la reciente devaluación de peso podrían complicar el panorama para el segundo semestre del año.

Según el último informe, la pobreza fue del 39,2%, mientras que la indigencia alcanzó al 8,1% de los argentinos. De este modo, el cálculo de la UCA le daría una baja respecto de esa medición aunque en ningún caso, hasta ahora, existen estimaciones que registren el momento actual en el que los valores de la canasta alimenticia  escalan estrepitosamente y varias consultoras como Ecolatina, Focis Markey y Libertad y Progreso anticipan que la inflación de agosto será superior al 10% especialmente arrastrado por el valor de los alimentos.

Tuñón enfatizó: “Tenemos una deuda importante con la infancia”.

Las condiciones desfavorables, de alguna manera, también se heredan. “La cronicidad de la pobreza, el ser pobre de manera permanente, hace muy difícil que los niños puedan aprovechar las estructuras de oportunidades que tiene Argentina en términos de salud pública y educación”.