POLITICA
EN MONTEVIDEO

El Parlasur define desde mañana la expulsión de “Pepín” Rodríguez Simón

El organismo regional se reúne mañana a las 11 con miras a analizar el desplazamiento definitivo del llamado “operador judicial’’ del macrismo. Dudas e incertidumbres de cómo esto puede afectar su situación migratoria en Uruguay. Cuáles son las causas que tiene pendientes, que no se verán afectadas por ninguna resolución del Parlamento del Mercosur. El ex funcionario dice que “no está prófugo” de la Justicia.

 20220605_pepin_rodriguez_simon_cedoc_g
Operador. El ex funcionario mantuvo un fuerte vínculo con Macri. | cedoc

El horizonte de Fabián Rodríguez Simón es incierto; su permanencia en Uruguay depende del aval de la Justicia a través de un trámite para que pueda permanecer en calidad de refugiado.

Desde hace un tiempo vive en una suerte de limbo jurídico en razón del plazo que corre para que se defina su situación.

Mañana lunes, el Parlamento del Mercosur llevará adelante una sesión donde uno de los puntos de debate es su expulsión de ese cuerpo. Para el tratamiento, se requiere quórum particular del cuerpo: 76 de los 186 miembros del organismo.

La revisión de “Pepín” como parlamentario constará de dos partes: la primera, a través de un informe por el apartamiento y otro por la pérdida de su poder de mandato que es minoría.

Su última presencia en un plenario del Parlasur hace dos meses generó repudio y fue abucheado por la mayoría de sus pares, quienes votaron por su destitución. La expectativa se centra en si mañana se llegará al aforo necesario para el debate.

Sobre el ex asesor de Cambiemos pesa un pedido de captura internacional emitido por la jueza María Romilda Servini en el marco del expediente donde se lo investiga por aprietes a Cristóbal López y Fabián De Sousa.

Fue declarado en rebeldía por la magistrada federal en mayo del 2021, tras sus propias declaraciones donde aseguró encontrarse en el vecino país y negarse rotundamente a brindar indagatoria en Comodoro Py por ese expediente, cosa que ratificaron sus abogados. Para ese momento, Pepín ya tenía poco más de cinco meses en Montevideo.

En recientes declaraciones, el ex funcionario aclaró: “No soy prófugo”. También remarcó que solo analizará el regreso a la Argentina cuando cese la “persecución política” sobre su persona, lo cual por ahora, no está sucediendo de acuerdo a su mirada.

La situación judicial. Pero no es la única causa que lo tiene en la mira, la jueza Federal María Eugenia Capuchetti ordenó investigar las comunicaciones telefónicas de Rodríguez Simón como parte de la investigación que busca determinar si ejerció presiones durante el gobierno de Mauricio Macri sobre la ex procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó para coaccionarla y que finalmente dimitiera de su cargo.

Lo anterior surge a raíz de la declaración testimonial del ex fiscal Gabriel De Vedia, quien fue recibido en Casa de Gobierno por el propio “Pepín”  en octubre de 2017.

El motivo del encuentro fue reclamar por los aprietes a quien en su momento era la Jefa de los Fiscales.

Según el relato de De Vedia ante la Justicia, la respuesta de Rodríguez Simón a la pregunta de “cuándo terminaría la “persecución” a Gils Carbó fue que eso solo ocurriría con su renuncia.

La situación migratoria del también ex Director de YPF es compleja, sobre él ya pesa una negativa en primera instancia para su trámite como refugiado en la República Oriental del Uruguay. Hace unas semanas la jueza en lo Penal Especializada de Crimen Organizado, Adriana Chamsarian, no hizo lugar a la solicitud planteada por Rodrigo Rey, su abogado en ese trámite.

No obstante Rodríguez Simón, apeló a esta decisión, esta vez con nueva asesoría legal. Es representado por Jorge Díaz, ex funcionario del Ministerio Publico Fiscal del Uruguay ante la Corte y ex Procurador General de la Nación de ese país, durante el mandato de Tabaré Vázquez.

Ahora, el expediente está en revisión por el Tribunal de Apelaciones en lo Penal de 1º Turno, que deberá determinar si avala o rechaza el dictamen de primera instancia. Hasta que no haya sentencia firme, no podrá activarse el pedido de captura ni la extradición con lo cual, la situación de “Pepín” está en suspenso.

Con respecto al Parlasur, situación de la cual se espera sea resuelto mañana, no mejora ni empeora la situación judicial de “Pepín”; lo que sí es certero, es que depende de la Justicia uruguaya y del Poder Ejecutivo quien tendrá la última palabra en el caso que la apelación no proceda.