miércoles 07 de diciembre de 2022

Elaskar declaró con Fariña, volvió a desmentirse y se fue en su BMW

Los financistas auto-involucrados en la "ruta del dinero K" se presentaron en la Justicia.

10-06-2013 19:40

Leonardo Fariña y Federico Elaskar, los dos jóvenes financistas que se auto-incriminaron en la "ruta del dinero K" y después se desmintieron, declararon hoy ante la Justicia. Llegaron por separado y, cuando terminaron, Elaskar, exdueño de la firma SGI, se retiró por la puerta trasera de los tribunales de Comodoro Py en su auto BMW.

Los supuestos "valijeros" del empresario kirchnerista Lázaro Báez respondieron durante varias horas preguntas al juez federal de Sebastián Casanello, al declarar como imputados de presunto blanqueo de capitales. Después también contestaron los interrogantes del fiscal Guillermo Marijuán.

Poco después de las 9, Fariña llegó a los tribunales vestido con campera de cuero color verde, vaqueros, y zapatillas blancas, mientras que Elaskar lo hizo a bordo de su exclusivo coche de alta gama marca BMW.

El abogado de Elaskar le contó hoy a los medios que toda la declaración del financista se basó en demostrar que el contenido emitido en Periodismo Para Todos "fue una operación de Lanata para golpear al gobierno de la Nación"

En ese programa, Elaskar había relatado maniobras ilegales de lavado de dinero por 55 millones de euros provenientes de la obra pública adjudicada al empresario K Lázaro Báez. Para desmentir lo que le dijo a Lanata en esa emisión, argumentó que "quería recuperar lo que le debían de la venta de la financiera SGI", añadió.

Según había contado el mismo Elaskar, el contador de Báez, Daniel Pérez Gadín, le compró su financiera bajo la amenaza de que "vas a terminar como (el asesinado en el triple crimen de General Rodriguez, Sebastían) Forza". Hoy, ante la justicia Elaskar lo negó. "Me rectifiqué. No existieron las amenazas", le dijo al juez Casanello.

En el mismo sentido, Fariña había confesado en PPT que movió millones de euros y dólares, que él atribuyo a Báez, a quien señaló como socio del fallecido presidente Néstor Kirchner, aunque luego se desdijo y aseguró que todo era "ficción".

Y Elaskar dijo a aquel espacio que en la entonces su financiera SGI había recibido a Fariña y lo había ayudado a fugar del país unos 55 millones de euros, por ejemplo mediante la sociedad offshore "Teegan Inc", a nombre de Martín Báez, hijo de Lázaro, con sede en Panamá y por la que depositó 1.500.000 dólares en un banco de Suiza. Luego, en una entrevista concedida a Rolando Graña, se desdijo. Hoy volvió a desmentirse a sí mismo ante la Justicia.

Fariña y Elaskar están imputados de lavado de dinero, un delito castigado con hasta 10 años de prisión por el Código Penal.

El fiscal federal Ramiro González había solicitado al inicio de la causa la indagatoria de Fariña y Elaskar por operaciones sospechosas de ambos por 20 millones de pesos que no podían justificar. 

En este expediente Casanello ordenó allanamientos en SGI, la casa de Elaskar -ambas en el edificio Madero Center-, una vivienda de Fariña en La Plata y otras oficinas en Puerto Madero. Además, la semana pasada concretó operativos en las casas de Báez en Río Gallegos, cinco bancos privados y una financiera en busca de documentación de operaciones que haya realizado SGI.

En esta Nota