jueves 23 de septiembre de 2021
POLITICA fiesta en cuarentena
15-08-2021 02:45
15-08-2021 02:45

La oposición no disculpa al presidente Alberto Fernández e insiste con su ofensiva política

Aunque los pedidos de juicio político no tienen chances de prosperar, una parte de JxC se mantiene en esa línea. En su lugar, desde la Coalición Cívica piden una comisión investigadora.

15-08-2021 02:45

En plena campaña electoral, el escándalo por la foto en Olivos en el epicentro de la cuarentena está lejos de llegar a su fin, aún después de las explicaciones que esbozó el presidente Alberto Fernández, primero el viernes en Olavarría y luego ayer en Misiones, donde compartió una actividad con Fabiola Yáñez. Es que la oposición no quedó conforme con una argumentación de nivel básico y se mostró decidida a avanzar con dos pedidos de juicio político en el Congreso, con cero chances de prosperar.

“Mi querida Fabiola convocó a un brindis que no debió haberse hecho”, fue la primera argumentación del mandatario, que causó rechazo no solo por su liviandad sino por la intención de culpar a la Primera Dama de citar a un festejo sin el conocimiento de su marido.

En ese contexto, las revelaciones sobre lo que sucedió en la residencia presidencial en medio de las restricciones sirvieron a la oposición para dejar en segundo plano las disputas por la integración de las listas y concentrarse en el real adversario electoral, el oficialismo.

Hasta el momento ingresaron a la Cámara de Diputados dos proyectos de resolución para promover el juicio político de Alberto Fernández por presunto “mal desempeño y eventuales delitos en el ejercicio de sus funciones”. Uno de los pedidos fue formulado por el ala dura del PRO, encabezada por el diputado Waldo Wolff y el otro por los referentes orgánicos del interbloque de Juntos por el Cambio Mario Negri y Cristian Ritondo.

“La situación desenmascara la hipocresía del Presidente. Para entonces, regía una estricta cuarentena que prohibía reuniones sociales y limitaba la circulación de los esenciales. Él, quien ordena cumplir lo que él no cumple ni hace cumplir a su círculo estrecho en el lugar donde vive, muestra una desigualdad ante la ley que agravia a un país republicano”, señala en sus fundamentos el segundo pedido, que cuenta con unas quince firmas.

Pero ninguna de las dos iniciativas fue firmada por los referentes de la Coalición Cívica, que integran el espacio, pero que optaron por respaldar una tercera opción que fue el proyecto para crear una comisión investigadora de nueve integrantes para intentar dilucidar qué sucedió ese 14 de julio en Olivos y saber si hubo otros eventos similares.

La justificación sobre la negativa a avalar un pedido de juicio político vino de parte de la propia Elisa Carrió, que aclaró: “No hago juicio político en campaña”. De acuerdo a su mirada, no corresponde generar mecanismos de desgaste institucional en esta instancia, pero en rigor su postura tiene que ver con evitar cualquier alternativa que pueda dotar de mayor poder a Cristina Kirchner.

Carrió se negó además a volcar la culpa directamente sobre Fabiola “en nombre de los derechos de la mujer” y también hizo mención a las diferencias internas sobre cómo encarar el asunto: “Yo me hago cargo de Cambiemos, pero que ellos se hagan cargo de los muertos”.

"La situación desenmascara la hipocresía del Presidente", señalan desde JxC

En línea con la postura de Lilita, el radical Martín Tetaz, compañero de fórmula en la Ciudad de Buenos Aires de María Eugenia Vidal, lo puso en palabras y disparó contra referentes de su propio espacio. “Me sorprende que tanta gente no se dé cuenta que el juicio político es una herramienta justamente política, que debe ser administrada con lógica política y que hoy no conviene, porque Cristina sería presidente”.

La alternativa que proponen apunta al trabajo de la Justicia, que ya realizó algunos pedidos de documentación para verificar las entradas y salidas de la residencia presidencial desde marzo de 2020.

El camino parlamentario. Los pedidos de juicio político surgieron como una manera de dar respuesta a las inquietudes opositoras que vislumbraron un caso de gravedad que no alcanzaba con el repudio mediático. Lo cierto es que en la práctica no tienen chances de prosperar porque, en primer lugar, el oficialismo tiene el control sobre la Comisión de Juicio Político de la Cámara Baja y no está dispuesto a ninguna convocatoria para tratar los textos. Aún en el caso de que sí lo estuviera, la oposición necesitaría luego obtener dictamen favorable y lograr que vaya al recinto, donde el reglamento indica que se necesitan los votos de los dos tercios de los presentes para iniciar el proceso político, una cifra inimaginable para una oposición en minoría.

Por lo bajo, la diputada del PRO Silvia Lospennato le restó mérito por no tener posibilidades matemáticas, mientras que el ex intendente radical y precandidato a senador por Santa Fe José Corral también consideró que no es momento de generar mayor “angustia”.