POLITICA
Cuervo que vuela

Larroque le hace sombra a Máximo, bombardea a Alberto y construye con el aval de Cristina Fernández

Tiene el aval de la Vice para disparar todos los días contra el Presidente y reunió organizaciones que no quieren estar dentro de La Cámpora.

Andrés Larroque 20221123
Andrés Larroque | Instagram @andreslarroqueok

Andrés "El Cuervo" Larroque empezó a perder poder de influencia sobre Máximo Kirchner de manera lenta pero progresiva. Para entender el armado que el ministro de Desarrollo de la Comunidad de Buenos Aires tejió por su cuenta con "La Patria es el Otro", ser jefe y alejarse de la centralidad del hijo de la Vicepresidenta Cristina Kirchner hay que entender un proceso que involucró a José Ottavis, a Jorge "Loco" Romero hasta llegar a Facundo Tignanelli, matancero y hombre que volvió a ganar poder en el círculo K.

Larroque no era un dirigente que militaba en la provincia de Buenos Aires, sino en Capital Federal. El armado del conurbano, por ese entonces, estaba a cargo -entre otros- de Ottavis, dirigente que cayó en desgracia por desmanejos políticos y personales. A partir de ahì, Máximo le encomendó a Larroque a que "arme" unidades básicas y organice a la agrupación en donde el exnovio de Vicky Xipolitakis ya no era bienvenido. El poder de Larroque era tal que era prácticamente el único nexo para llegar a Máximo. Y ya contaba con línea directa para hablar con Cristina.

Larroque busca más poder y armó "orga" por fuera de La Cámpora

Máximo empoderado

Sin embargo el hijo de la Vicepresidente comenzó a tender puentes de manera directa con los referentes de cada distrito, sin la necesidad de la ayuda del "Cuervo". Y ya con Mauricio Macri en la presidencia, Larroque sintió el impacto por las denuncias de abuso sexual por parte de militantes de La Cámpora contra un íntimo suyo: Jorge "Loco" Romero. Para el actual ministro bonaerense -como pasa con estas denuncias en la política- no se trató de una cuestión estrictamente judicial sino que "hubo una factura interna". Lo concreto es que las denuncias por abusos se reprodujeron al punto tal que Romero debió renunciar a su cargo como senador en 2018 (aunque no dejó de estar en política y hoy conduce "La 13 de abril", que está con Larroque). La posición del Cuervo volvió a perder lugar.

La historia marca que por ese entonces un matancero con aceitados vínculos en el PJ, Facundo Tignanelli, pasó a ser la mano derecha de Máximo, dejando de lado a otros históricos camporistas. Diputado provincial desde 2017, era parte de la agrupación ya por 2008 y quedó al frente del bloque K Quienes trataron a Tignanelli aseguran que su forma de hacer política nunca fue ordenada y las cosas se complicaron hasta que este también fue corrido lentamente pero volvió a levantar el perfil por su cargo como apoderado del PJ. Kirchner tampoco está en un momento que pueda prescindir de nadie ya que vive una importante crisis dentro de La Cámpora por cuestionamientos que recibe de dirigentes -como nunca antes- que están en el territorio y no están de acuerdo con su labor.

"Nunca te olvides que La Cámpora construye para La Cámpora. Si eso no lo entendemos estamos listos". La frase se la dijo un funcionario bonaerense, que trata con Larroque, a PERFIL para explicar la forma de armado que tiene la agrupación K. Para este dirigente "El Cuervo se cansó. Tiene casi 50 años, no es un pibe. Es lógico que quiera hacer algo propio. Ya sin el peso de la orga ni la obligación de responder a alguien se cortó solo a decir lo que piensa cuando quiere. Solo se ordenaría de nuevo por la orden de Cristina. Y eso no sucede".

Caja propia

El destino puso a Larroque en un cargo clave dentro de la gestión bonaerense. Al frente de Desarrollo de la Comunidad tiene una caja propia que muchos envidian. Y pasó a ser el jefe. Con el visto bueno de la vicepresidenta lanzó la nueva organización junto a agrupaciones como Kolina, Frente Grande, La Martín Fierro, FETRAE y Peronismo Militante. Pasó de ser un dirigente importante dentro de una organización a tener el liderazgo absoluto. Con recursos y militantes dispuestos a acercarse a su figura, comenzó a armar unidades básicas en el territorio.

¿El resultado? Una interna más en el Justicialismo. En paralelo a todo esto Larroque levantó el perfil en los medios de comunicación. Larroque sostuvo esto durante años y ya tiene voz propia. Al punto tal que es el principal organizador del acto en Avellaneda el próximo 11 de marzo donde habrá un operativo clamor por Cristina. Es el ministro que repite ante todos "Cristina o nada" y que el martes lanzó una campaña de redes para denunciar que "Clarín es mafia". Horas antes, en Expoagro, el ministro del Interior y camporista Eduardo "Wado" De Pedro, almorzaba con los hombres más poderosos del Multimedio detrás de Héctor Magnetto: José Aranda y Jorge Rendo.

"El eslogan comenzó cuando había algo similar, que era 'Unidos y Organizados' allá por 2013. Larroque era diputado. Ahí ya se mencionaba esto de 'La patria es el otro'. Lo que hizo el Cuervo es darle volumen propio en un territorio clave que es el conurbano bonaerense. Licuó el poder de Máximo. Generó un quilombo interesante", sentenció un dirigente peronista que lo conoce hace décadas por haber militado con él en la Ciudad de Buenos Aires. Larroque ya no es "el camporista". Ahora tiene su propia organización. 

MI/fl