miércoles 20 de octubre de 2021
POLITICA visita de Lacunza y reperfilamiento
31-08-2019 00:32
31-08-2019 00:32

Tras dos meses de parate, el Congreso vuelve con el debate sobre la deuda

Con la actual composición en el Senado, Cambiemos requiere de la venia de la oposición para aprobar el proyecto oficial. El miércoles, el ministro de Hacienda en la Bicameral.

31-08-2019 00:32

Forzado por la crítica situación económica, el Congreso retomará protagonismo luego de dos meses de inactividad. El lunes llegará al Senado el proyecto que prometió el Ejecutivo para habilitar cambios en los plazos de pago de la deuda de corto plazo contraída con instituciones.

Según se anticipa, la discusión correrá por dos vías. Por un lado, la atención mediática estará puesta en la visita que hará el miércoles el ministro de Hacienda y Energía de la Nación, Hernán Lacunza, a la Comisión bicameral para explicar el alcance de las medidas. Por el otro, estarán las negociaciones subterráneas para lograr el “consenso” que pretende el oficialismo para ganar oxígeno.

Con la actual composición de la Cámara alta, Cambiemos no puede aspirar a aprobar ningún tema sin el visto bueno de la oposición, aunque en campaña los acuerdos de emergencia suelen tener otro precio. “Con la inestabilidad que hay en el país, no tienen mucho margen como para no negociar o avanzar con algo”, razonó un referente parlamentario en diálogo con PERFIL.

"Reperfilamiento": la palabra de Lacunza que generó críticas y memes

Con ese argumento pretenden tirar la responsabilidad para el lado de la oposición, que ya expresó bastantes reparos sobre la real necesidad de avanzar en un proyecto parlamentario cuando la Ley de Administración Financiera faculta al Poder Ejecutivo para realizar renegociaciones de deuda siempre que se mejoren las condiciones con las que fue contraída.

El flamante funcionario nacional se sentará en la misma silla que lo hizo Luis “Toto” Caputo hace un año y medio para dar detalles sobre el programa de endeudamiento que estaba iniciando el gobierno de Mauricio Macri, aunque su exposición quedó distorsionada por las preguntas sobre la existencia de cuentas offshore y por el escándalo del “papelito” que involucró a la diputada K Gabriela Cerruti.

A Lacunza lo estarán esperando el presidente de la Comisión, el formoseño José Mayans –peleado con Miguel Pichetto tras su pase al oficialismo–, el ex ministro y postulante a la gobernación bonaerense Axel Kicillof y el jefe del bloque de senadores justicialistas, Carlos Caserio, que se reunió con el candidato presidencial Alberto Fernández el último jueves. En la oposición, la actitud es expectante: quieren ver el detalle del texto que llegará al Congreso y ambos bloques del PJ se reunirán el martes, por separado, para cerrar la estrategia y diagramar las preguntas que harán a Lacunza.


El Financial Times mira con pesimismo las nuevas medidas del Gobierno y augura un nuevo default

La visita del ministro se gestó por un pedido que llegó desde la oposición y que fue impulsado a nivel interno por Federico Pinedo y Emilio Monzó, en coordinación con el jefe de Gabinete, Marcos Peña. Según entienden en Cambiemos, la intervención del Congreso puede dar mayor sostén a la maniobra de un oficialismo en crisis que busca legitimar sus decisiones y además apuntan a un rápido tratamiento.

Para ello, el texto sería girado solo a dos comisiones, Economía Nacional e Inversión y Presupuesto. Ambas son presididas por senadores del oficialismo: la tucumana Silvia Elías de Pérez y Esteban Bullrich, que intentarán darle una carta extra al Ejecutivo, en su anhelo de esquivar el default.

Contención para diputados

A los diputados del interbloque Cambiemos les espera en Olivos un operativo “contención” el próximo miércoles, similar al que ya tuvieron los senadores, de manos de la cúpula del Gobierno. El encuentro, pactado originalmente para el martes, se postergó para el miércoles a la mañana e incluirá una primera charla con Rogelio Frigerio y Marcos Peña a la que luego se unirá el presidente Mauricio Macri. El mensaje apuntará a que “no se den por vencidos, que no abandonen la campaña”, porque, aunque ven difícil la remontada a nivel nacional y en territorio bonaerense, es vital no perder votos para mantener la representación parlamentaria a partir del 10 de diciembre. De paso, se volverán a sacar la foto todos juntos para reforzar la idea de unidad entre radicales, macristas y lilitos, que también fue puesta en duda en los pasillos parlamentarios después de las primarias.