sábado 13 de agosto de 2022
PROTAGONISTAS el desafío de hacer una ficción basada en hechos reales

Daniela Coggi dirige la primera serie de un crimen sucedido en un country en Argentina

De los tres femicidios más famosos sucedidos en dos countries de zona norte, el de María Marta García Belsunce tiene características que lo desmarcan de los otros dos. En principio, a veinte años de sucedido no se encontró ni al responsable ni a quien lo movió a cometerlo. También la cobertura mediática le dio categoría de “espectáculo” y a días de que la serie se estrene, un nuevo juicio sobre el caso comenzó el miércoles 13 de julio. Daniela Coggi dirigió dos películas y ahora esta “ficción basada en hechos reales” donde, menos uno, todos los personajes principales aparecen con sus nombres verdaderos.

16-07-2022 04:03

A meses de cumplirse veinte años del asesinato de María Marta García Belsunce, el caso vuelve a escena en dos planos. Uno judicial y otro en formato televisivo; uno para intentar arribar a un cierre del caso; el otro, con una mirada ficcional “basada en hechos reales”. 

Y quien se puso detrás de la cámara para narrar esto último es Daniela Coggi, directora de dos películas que tuvieron de protagonistas a quien si duda es hoy una de las actrices que más títulos genera en los medios, Eugenia “China” Suárez. Con ella filmó Abzurdah –con Esteban Lamothe como protagonista masculino–, y luego El hilo rojo, donde casualmente pasaron de la ficción a ser pareja en la vida, la mencionada actriz y Benjamín Vicuña. 

Esta vez en la serie María Marta: El crimen del country, no participan ninguno de los tres actores de las películas señaladas, sino un elenco encabezado por Laura Novoa y Jorge Marrale, secundados por actores importantes que se amalgaman a lo largo de los ocho capítulos teniendo todos momentos destacados.

García Belsunce, el juicio: la estrategia del fiscal para acusar a Pachelo, el hombre que "odiaba a María Marta"
 

Por eso mismo, en la presentación que se realizó esta semana, todo ese elenco se ubicaron en primera fila del microcine del Museo Fortabat para ver por primera vez en pantalla gigante el capítulo que inicio a la serie. Allí estuvieron además de Novoa y Marrale, Muriel Santana, Nicolás Francella, Ana Celentano, Carlos Belloso, Valeria Lois, Carlos Belloso, Guillermo Arengo, Esteban Bigliardi, el guionista Martín Mendez, y por supuesto Daniela Coggi.

Ficción y realidad. En la historia contemporánea argentina, hubieron tres hechos violentos de este tipo sucedidos en countries de la zona norte y todas las víctima fueron mujeres. Pero el de María Marta García Belsunce es el único que todavía no se logró llegar a el o los culpables, ni a la motivación que pudo haber provocado ese asesinato. Los otros dos casos –ambos sucedidos el country Martindale–, fueron los maridos de las dos mujeres asesinadas los responsables directos de esos femicidios.

El de María Marta  suma otra “peculiaridad”, el tratamiento mediático –cabe aclarar que no existían redes sociales ni celulares que filmaran cualquier cosa– que tuvo por el tenor del caso propiamente dicho,  y por las particularidades de una familia ensamblada con cierta prosapia descolorida. Y ahora es el primero que es llevado a formato de serie. Una en la que todos los personajes centrales aparecen con sus nombres verdaderos, menos Nicolás Pachelo –uno de los tres protagonista del juicio que en los tribunales de San Isidro comenzó el miércoles 13 de julio– que en la piel de Nicolás Francella se llama Matías Centeno. 

Si bien el juicio (a Pachelo) trae a tiempo real el caso de nuevo, para Daniela Coggi no influye en nada la mirada que los espectadores tendrán de la serie. “El juicio actual no la desactualiza a la serie, tampoco la sentencia que vaya a darse en ese proceso”, dijo la directora de María Marta: El crimen...“Eso nos hace pensar que la serie funciona autónomamente porque ya esas personas (las que encarnan los actores) fueron llamadas a juicio. Ese cambio de información (se refiere a la sentencia) no va variar sobre la serie y está bueno que la realidad concluya algo que en la serie todavía no la tenía. De hecho, esperemos que el caso tenga un fin.”

A dos puntas. La historia esta contada de manera no lineal y, según explicó Daniela Coggi, “el responsable de los saltos temporales es el guionista (Martín Méndez, en colaboración con Germán Loza).Yo acompañé y discutí apasionadamente sobre esos saltos temporales y de qué forma hacerlo. La estructura narrativa era super interesante, hubo un acto de depuraciónen las idas y vueltas temporales y esto era en un atractivo porque había que ser muy preciso en cómo ir y volver en el tiempo. Si lo hacíamos de manera caprichosa, y esos actos no aportaban una novedad en el relato, no hubiera quedado bueno. Y estaba el otro desafío que es el que implica que sea  ‘basado en hechos reales’ y esto fue posible  porque tuvo un tiempo de investigación que si Martín no la hubiera hecho, era imposible llevar a buen puerto esta ficción.” También Coggi destaca que la idea inicial es mostrar qué sucede en una familia al darse este hecho trágico y no juzgarlo con  la mirada de todo lo que originó luego por el devenir mediático. Un desafío que también tomará o no el espectador.  

Por su parte Martín Mendez dice: “Tomamos los personajes de las blogueras (N. de la R: dos mujeres que en la vida real, estudiaron con minuciosidad el crimen) y construimos un relato. Tomamos 2011 como línea del presente para volver sobre 2002 (año en que ocurre el crimen), y son ellas quienes nos permiten llevar al espectador por donde quisiéramos, visitar la intimidad de esos vínculos , el drama familiar y la tragedia judicial. Con Daniela (Coggi) discutimos, peleamos durante la filmación, fueron momentos riquísimos sobre todo cuando había que dosificar ese relato.”