viernes 18 de junio de 2021
REPERFILAR Opinión

Tenembaum: "Que el kirchnerismo encubra a Boudou es malo para la democracia"

El fallo de la Corte sobre el ex vicepresidente y la causa Ciccone fue categórico. Pero desde el arco político y la militancia las respuestas que se ven, hasta ahora, no son nada buenas ni para la democracia ni para el kirchnerismo. 

09-12-2020 21:30

Esta semana quedó expuesta de manera bastante evidente, un fenómeno muy raro que es la reacción tortuosa entre kirchnerismo y corrupción. Lo que ocurrió fue que la Corte Suprema de Justicia por unanimidad, cinco a cero, decidió convalidar lo que todos los fiscales y jueces de tribunales inferiores habían dictaminado respecto de la conducta de Amado Boudou, el ex vicepresidente de Cristina Kirchner en el caso Ciccone.

Todos ellos, que son como 20, deciden lo mismo. Decidieron que Boudou era culpable de un hecho de corrupción. Todos ellos fueron designados a lo largo de todo el período democrático, mayoritariamente por gobiernos peronistas. Ninguno de ellos fue recusado, ninguno tiene un juicio político en un estado avanzado de resolución. O sea que según las instituciones la democracia lo de Boudou es cosa juzgada. Boudou cometió hechos de corrupción.

Lo que sería lógico por parte de la fuerza democrática, compuesta, insisto, mayoritariamente por gente honesta, es que dijeran algo por lo menos moderado. Es decir que salieran a decir: “Reconocemos la autoridad de la Corte, aunque no estamos de acuerdo con el fallo, por ejemplo. Pero si es un problema individual del compañero Boudou y en todo caso, lo que queremos decir es que nuestra fuerza de ahora en más, lo que va a hacer es tratar de imponer y educar a nuestros militantes y dirigentes en conductas honestas. Y esperemos que los demás hagan lo mismo”.

La foto que desató la ira de Cristina con Lorenzetti y por qué atacó a la Corte

Sin embargo, no es eso lo que pasa. Aparecen un montón de dirigentes como Axel Kicillof, actores, actrices,  intendentes, La Cámpora, periodistas, Zaffaroni, etcétera, a abrazarse Boudou y decirle: “Fuerza Amado, estamos con vos”. “La democracia no existe en Argentina porque hoy lawfare”, o sea hay persecución.

No sé por qué ocurre esto. Podría especular, sería extenso para esta columna, pero está claro que no le hace bien a nadie. Primero al kirchnerismo, que podría con esto empezar a saldar ese tema, que es un tema urticante y puertas adentro, porque hubo hechos de corrupción y cada vez que se habla del tema aparece la reacción defensiva. “Nos persiguen, lawfare”. En lugar de reconocer qué es lo que pasó y hacer la autocrítica y excluir a los corruptos.

En segundo lugar, es malo para la democracia, porque aquí seguimos una fuerza política muy importante de la democracia y que no se despegue, que quede sucia, no es bueno para el sistema. Es malo para la democracia. Además, porque muchas personas independientes tienen derecho a decir: "Otra vez son políticos encubriendo políticos". Pero cuando la justicia funciona de manera más o menos correcta, qué es lo que pasó en este caso. ensuciarla y decir: "Esto no es democracia, es persecución". Ensucia finalmente a la democracia, porque muchas personas que siguen al kirchnerismo pueden creer eso. O sea, es un gesto que no le hace bien a nadie y le hace mal a todo el mundo.

Lo de Boudou es cosa juzgada. Lo que el kirchnerismo puede hacer con este tipo de situaciones, es una pregunta abierta. Pero las respuestas que se ven, hasta ahora, no son nada buenas ni para la democracia ni para el kirchnerismo.