Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
miércoles 11 de diciembre de 2019 | Suscribite
SALUD / Tecnología y bienestar
miércoles 19 junio, 2019

Cómo la forma en la que usás tu celular modifica tu cuerpo

La aparición del "cuello de Whatsapp" encendió el alerta. Médicos explican por qué afecta a los más jóvenes y cómo se puede prevenir.

por Bàrbara Defoix

Las personas pasan entre dos y cuatro horas por día con la cabeza inclinada hacia el celular. Foto: Pixabay
miércoles 19 junio, 2019

No es ninguna novedad que la tecnología afecta nuestra salud, tanto a nivel mental como en el plano físico. El “cuello de whatsapp”, el pulgar atascado, tendinitis, trastornos circulatorios en las piernas, alteraciones del sueño u ojo seco son algunas de las patologías cada vez más frecuentes entre la población.

Las conclusiones de un estudio de la Universidad de la Costa del Sol en Australia, difundidas en los últimos días, volvieron a poner la atención en cómo el uso de las nuevas tecnologías perjudica al cuerpo. Según los trabajos del doctor David Shahar y su equipo, estar demasiado tiempo encorvado, producto de mirar el celular hacia abajo de forma constante, afecta a los huesos, tanto que genera la aparición de bultos óseos. La investigación sostiene que cada vez más personas de entre 18 y 30 años presentan una modificación en el cráneo, que la denominan como protuberancia occipital externa agrandada

Consultado por los resultados de este estudio, el especialista y presidente de Asociación Latinoamericana de Medicina Músculo-esquelética (LAOM Argentina), Gonzalo Yamauchi Quintian, (MN: 116375) explicó a PERFIL que ya se había descubierto que el abuso de la tecnología afecta al cuerpo, aunque se trata de la primera vez que se pudo corroborar a través de un estudio: “Los investigadores lo demostraron gracias a radiografías. Es interesante porque confirma que los vicios posturales no solo implican dolores y malas posiciones sino que estos traen deformidades en el hueso”, sostuvo. 

Tecnoferencia: el abuso del celular quita horas de sueño y afecta la productividad

Los expertos interpretan que hay más degeneración del hueso occipital en la zona en la que este intersecciona con el trapecio, el músculo que se extiende hacia los hombros y la columna y que es el que ayuda a tener erguida la cabeza.

“Si uno tiene habitualmente el cuello para abajo, como vemos de forma frecuente en la actualidad por celulares, computadoras o la lectura, el trapecio se esfuerza continuamente de forma excesiva lo que hace que tire de los tendones sobre la inserción. Esto genera vicios posturales tanto en el cuello, como en los músculos y también causa la deformidad del hueso, con la creación de esa protuberancia”, indicó a este medio el especialista en medicina músculo-esquelética. 

Los vicios posturales no solo implican dolores y malas posiciones sino que estos traen deformidades en el hueso

Yamauchi Quintian puntualizó que no es una afección que se ve de forma frecuente en ninguna franja de edad, pero que empieza a ser habitual entre la población más joven. 

“Las personas con casi 30 años usaron la mayor parte de su vida computadoras y otros aparatos electrónicos que las llevaron a una mala postura. Quizá no se nota entre quienes tienen 45-50 años porque no existía la tecnología actual, pero ahora se ve todo el tiempo. Cómo nos sentamos, no paramos o descansamos el cuerpo hoy hace que todo el tiempo estemos con el cuello para adelante y esto provoca que se desgaste”, expuso el especialista.

Es por eso que los especialistas creen que las generaciones de jóvenes actuales van a ser posturalmente diferentes a los adultos de hoy, en el mal sentido, si la tecnología actual no se modifica.

Los jóvenes actuales llevan toda su vida en contacto con la tecnología.
Los jóvenes actuales llevan toda su vida en contacto con la tecnología.

"Las personas pasan entre dos y cuatro horas por día con la cabeza inclinada hacia el celular, lo que genera el llamado cuello de WhatsApp, que ocasiona dolor debajo de la nuca, en la cervical y desórdenes musculoarticulares leves", explicó el kinesiólogo Diego Castagnaro (MN: 3241) a la agencia Télam.

El uso excesivo de celulares también aumentó los casos de pulgar atascado, una dolencia que ocurre cuando las articulaciones de ese dedo permanecen mucho tiempo hacia la cara interna de la mano.

Otra patología frecuente es el ojo seco, que afecta a uno de cada tres argentinos. El 80 por ciento de los casos se debe a una modificación en la calidad de la lágrima, consecuencia de una mayor penetración de toda clase de pantallas (celulares, tablets, PCs y otros), según consignó el médico oftalmólogo y especialista en córnea y superficie ocular, Rogelio Ribes Escudero (MN: 116304).

Muestran que el smartphone afecta el diálogo cara a cara

¿Cómo se pueden evitar estas malas posturas y abuso de las pantallas?

  • Limitar el tiempo de uso de dispositivos electrónicos en los más chicos a una hora para que no conserven la misma posición durante un rato prolongado, que es lo que causa tensiones en tendones y ligamentos.
  • Ubicar las pantallas a la altura de los ojos para mantener el cuello erguido con la vista apuntando al horizonte y no muy cerca. 
  • Estimular la realización de actividades de bajo impacto, especialmente la natación.
  • Incorporar como hábito el uso de almohadillas de descanso cuando se trabaja con mouse y elongar.

Los pasos a seguir para cuidar la postura es fomentar el ejercicio desde chicos y mantener el hábito en la adultez, Si a pesar de ello se empiezan a notar los efectos de una posición inadecuada, se recomienda la reeducación postural global (RPG) y osteopatía, técnicas manuales realizadas por expertos y kinesiólogos para corregir la posición. Cuando eso ya no alcanza, resta implementar tratamientos específicos.

BDN/FF


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4840

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.