26 nov 2020
SALUD |hallazgos del CDC
miércoles 18 noviembre, 2020

Advierten que un virus en Bolivia puede transmitirse entre humanos

Se trata del Chapare mammarenavirus, cuyos síntomas son parecidos al dengue por lo que pasó desapercibido por muchos años.

Se registraron dos brotes del virus en Bolivia, uno en 2004 y otro en 2019. Foto: Pixabay

El brote de Covid-19 fue tan sorpresivo y tuvo consecuencias tan fatales que el mundo no quiere volver a estar desprevenido. Es así como antes cualquier enfermedad nueva o poco conocida o una alerta epidemiológica saltan las alarmas de los medios y la comunidad. La última de ellas que se volvió viral es el Chapare mammarenavirus.

Se trata de un arenavirus que se registró dos veces en la historia de Bolivia. La primera en la provincia de Chapare en 2004, cuando murió una persona, y la segunda en 2019 en La Paz, que causó cinco enfermos y tres fallecidos, dos de estos últimos personal de salud que atendió a los pacientes iniciales.

Los primeros síntomas son fiebre, cefalea, malestar físico, dolor detrás de los ojos y estómago e irritabilidad. A medida que avanza la enfermedad aparecen vómitos, diarrea, sangrado en encías y nariz y erupciones en la piel. En algunos casos, derivó en la muerte.

Alerta científica ante nuevos virus: aparecieron en China y en la ciudad italiana de Arezzo

Al presentar fiebre hemorrágica se compara con el ébola, pero tiene mucha sintomatología similar al dengue hemorrágico. Este último dato es el que los científicos creen que podría haber hecho que la enfermedad haya logrado evitar el radar de las autoridades sanitarias durante años.

Esta semana, un equipo del Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) expuso los resultados de un trabajo sobre el virus en la reunión anual de la Sociedad Estadounidense de Medicina Tropical e Higiene (ASTMH).

Los hallazgos del CDC

El equipo del CDC descubrió que el virus puede transmitirse entre humanos, incluso en entornos de atención médico, lo que genera preocupaciones potenciales de brotes adicionales en el futuro. La investigación también proporciona evidencia preliminar sobre la especie de roedor que sería ser vector del virus y puede transmitirlo a las personas u otros animales que pueden infectar a los humanos.

"Nuestro trabajo confirmó que un joven médico residente, un médico de ambulancia y un gastroenterólogo contrajeron el virus después de encontrarse con pacientes infectados, y dos de estos trabajadores de la salud murieron más tarde (...) Ahora creemos que muchos fluidos corporales pueden potencialmente portar el virus", consignó Caitlin Cossaboom, epidemióloga de la División de Patógenos y Patología de Alta Consecuencia del CDC. 

Creemos que muchos fluidos corporales pueden potencialmente portar el virus, dijo Cossaboom

La confirmación del contagio entre humanos alerta al personal de salud y a cualquier otra persona que se ocupe de casos sospechosos para que tomen los recaudos necesarios para evitar el contacto con elementos que puedan estar contaminados como sangre, orina, saliva o semen. Asimismo, los expertos no descartan que haya otras posibles formas de transmisión, que podrían identificarse en futuras investigaciones.

La principal preocupación es que no existe un tratamiento específico, por lo que los pacientes se tratan principalmente con líquidos por vía intravenosa y otros cuidados de apoyo.

Más incógnitas por resolver

El trabajo del CDC es importante porque resolvió algunas de las dudas en torno al virus de Chapare pero aún quedan muchas otras incógnitas como su origen, cómo infecta a los humanos y la probabilidad de brotes más grandes en Bolivia y en otras partes de Latinoamérica.

Cossaboom presentó nueva evidencia del ARN viral del Chapare detectado en roedores extraídos de los alrededores de la casa del primer paciente identificado en el brote de 2019, un trabajador agrícola que también murió. Las pruebas no llegan a demostrar que los animales fueron la fuente de su infección aunque ofrece una pista importante.

Las especies de roedores que dieron positivo al ARN viral son conocidas como rata de arroz pigmeo y rata de arroz pigmeo de orejas pequeñas, que se encuentran en Bolivia y varios países limítrofes. Se van a llevar a cabo más pruebas para corroborar si finalmente fueron los animales el foco de infección.

Otra de las participantes en el trabajo, la doctora Maria Morales-Betoulle, explicó que la disponibilidad de nuevas herramientas de secuenciación permitió a los expertos del CDC desarrollar rápidamente una prueba de RT-PCR para detectar el Chapare, el mismo tipo de test que se usa para diagnosticar el Covid-19. De este modo, se va a poder tener más detalles del alcance real de la enfermedad, que pudo pasar desapercibida por años.

 

B.D.N.FF


Temas

Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5191

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.