Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
martes 10 de diciembre de 2019 | Suscribite
SOCIEDAD / mito porteño
martes 8 octubre, 2019

"El mirador del ahorcado", la terrorífica leyenda urbana del barrio de San Cristóbal

Dos familias, tres muertes y un caserón en plena avenida Entre Ríos que ofrece una historia de amor, celos, y la presunta aparición de una tenebrosa imagen los días de lluvia.

Galería de imágenes

por Florencia de Sousa


Fotogalería
La llamada Casa Anda fue construida en 1913 por el arquitecto Virginio Colombo. Su estado actual es de un deterioro notorio. Foto: Florencia de Sousa
martes 8 octubre, 2019

Avenida Entre Ríos al 1081, pleno barrio porteño de San Cristóbal, tiene en esa cuadra un enorme caserón de tres plantas, erigido a principios del siglo XX por obra del prestigioso arquitecto de época Virginio Colombo. De lo que supo ser una construcción esplendorosa, hoy solo quedan vestigios: ventanas abiertas y rotas y mampostería que cae a la vereda un notorio deterioro, son la postal con la que se encuentran aquellos que, aún sin saber la historia del lugar, alzan la mirada en plena calle y se topan con el llamado también "mirador del ahorcado".

La casa puede ser desconocida para muchos, pero es bien familiar para los vecinos de San Cristóbal que, en las noches de tormenta, recuerdan una leyenda urbana que tiene mucho de real. "En el barrio la conocemos por Casa Anda, porque ese era el apellido del zapatero que la mandó a construir en 1913 y se la encomienda al arquitecto reconocido Virginio Colombo, que también hizo la llamada casa de los Pavos Reales, (Rivadavia al 3200, Balvanera) y la Casa Calise (Suipacha 245), entre otras construcciones", manifestó a PERFIL Adrián Dubinsky, miembro de la Junta de Estudios Históricos de San Cristóbal.

casa anda 10082019
El estado de deterioro de Casa Anda (Av. Entre Ríos al 1000) es notorio. Foto: Florencia de Sousa

La historia cuenta que en 1926, la familia Rocatagliatta, conformada por Luiggi, un exintegrante de los Bersaglieri —cuerpo de infantería del ejército italiano de Garibaldi—; su esposa Glorietta y sus mellizos de 17 años Emmanuel y Vittorio, se instaló en la la planta alta de la casona en cuestión. La parte de abajo de la construcción estaba por su parte rentada a una familia de inmigrantes integrada por Ernest Zick, de nacionalidad húngara; su esposa Dolores, andaluza; y la hija del matrimonio, llamada Celina Amparo, de por entonces 16 años. Ninguna de las dos familias sospecharon que la amistad que las uniría al comienzo por ser buenos vecinos, sería el principio de la tragedia y luego de la leyenda que se oiría durante décadas.

"Las familias cohabitaban el lugar con espacios comunes. Luiggi era un tano de Piamonte que había luchado con Garibaldi y su lema en la vida era ‘en el amor y en la guerra, todo lo vale’. Vittorio y Emanuel —llamados así en homenaje de su padre al rey de Italia— caen ambos rendidos ante su vecina. Emmanuel fue el primero que le roba un beso, según cuenta la historia que sabemos. La tragedia se desata en un momento de celos en el que Vittorio creyó que su mellizo la había poseído, entonces ahorca a su mellizo y lo mata. Después, sube hasta el palomar que tenía su padre en la casa, y se quita la vida de la misma manera, se ahorca. A la mañana la madre encuentra primero el cuerpo de uno de sus hijos y luego el del otro y quedó absolutamente desquiciada", contó a este medio Dubinsky.

Sin embargo, la perversión de la muerte no había cumplido su misión aún, dado que "el padre además, muere de un infarto al presenciar toda la escena. Esto ocurrió el 17 de mayo de 1927. Por eso, muchos conocen el lugar también ‘La casa del Ahorcado’", expresó Dubinsky sobre el mito barrial. Para agregarle un ingrediente más a la escena, cuentan que, cuando se producen las muertes, una gran tormenta azotaba a la ciudad de Buenos Aires.

La sospecha, en la planta de abajo. Al conocerse la noticia de las muertes, Ernest y Dolores, comenzaron a creer que su hija era el principal motivo de la desgracia de los jóvenes. Los rumores del barrio acrecentaron la hipótesis. Por ello, tiempo después de lo sucedido, Amparo se casó y se fue a vivir a Brasil, para dejar atrás semejante pasado.

casa anda 10082019
La propiedad es una de las tantas que lleva el sello del ingeniero Virginio Colombo. Foto: Florencia de Sousa

El mito barrial. "La leyenda sobre esa casa vino muchos años después, en la década del ‘50, cuando ahí se instalan un pai oriundo de la ciudad brasileña de Olinda y su esposa, una mujer mucho mayor de nacionalidad haitiana. Este hombre practicaba el rito umbanda y el vudú. Ante ellos hubo una mirada muy negativa por el hecho de esa visión de que cualquier tipo de religión que no sea la católica cristiana está vinculada a cosas del vudú y magia negra. A raíz de la llegada de este matrimonio a esa casa, en el barrio empezaron a decir que en las noches de lluvia aparecía la figura del ahorcado en el mirador. Eso circuló del boca en boca durante años, después se perdió y se volvió a retomar hará una década atrás gracias a las redes sociales en gran parte", explicó Dubinsky.

"La muerte de estos hermanos siempre es achacado hacia la chica que manipuló a los dos varones en teoría, cuando en realidad si se quiere darle una lectura un poco más con el presente, el patriarcado y la cuestión del honor, lo que impuso fue que uno de los hermanos matara al otro por una cuestión del honor y deber ser y un mandato del padre con su lema", opina. Este mito, que se transmitió de generación en generación, llega con sus agregados y variables. "La casa fue tapiada en 2008 y cerrada totalmente. La leyenda por su parte, muta con el paso del tiempo", completó.

Casa Ezeiza: un antiguo caserón que cuenta la historia del barrio de SanTelmo

Por su parte, Karina Bazán Carpintero, periodista y autora del libro Habitantes de Buenos Aires, señaló a PERFIL: "La leyenda detrás de Casa Anda es una historia real pero con tintes fantasiosos y mitológicos. En un número de Caras y Caretas se contaba en un artículo que fue usada como una pensión antes que se lo clausuraron. Otro mito hace referencia a que de allí fue que Eliseo Subiela se inspiró en Solaris, el personaje de la película Hombre mirando al sudeste, pero en realidad ese personaje lo sacó de un hombre que vivía en San Isidro".

"Hace 10 años cuando me metí con la historia del lugar, di con la primer referencia de la casa que es un texto en Internet de Vasco Da Fonseca, Busqué ese libro por innumerables lugares pero no di con él, ni acá ni en España. La casa da para la construcción de ese mito porque si uno pasa frente a ella en la actualidad,es tétrica por donde se mire y tiene la particularidad de que hasta pasa un poco desapercibido. El mirador en cuestión, es agregado porque no era original de la casa, sino que después del primer dueño de la zapatería el que compró la casa pidió hacer un anexo para las palomas que en la época era muy común", amplió la cronista.

"Son historias que pasaron de boca en boca y que alguien decidió escribirlas. Se fueron desfigurando al momento que se van pasando y el que la escribe le pone su pluma literaria para que no sea tan chata. Quizás alguien pasó por la esquina y vio el mirador y se le ocurrió esta historia", precisó.

casa anda 1 10082019
Frente de Casa Anda. Foto: Florencia de Sousa

Qué se puede hacer. "La Casa Anda está en un proceso sucesorio hace muchos años, estuvo tomada y quedó abandonada. Hace un año con un grupo de vecinos empezamos a armar un espacio que intenta recuperarla. El experimento clave donde tenemos un espejo es Casa Calise, donde hubo un trabajo en base a la Ley de Mecenazgo y se pudo rescatar casi en su formato original. La Casa Anda tiene una calificación patrimonial por lo cual no puede ser derribada, pero todos los días caen pedacitos de mamposteria y si el Gobierno de la Ciudad no toma recaudos, se va a venir abajo y es un peligro porque circula gente todo el tiempo", señaló Dubinsky.

Fernando Tuma, apoderado de Casa Calise —construida en 1911 y ubicada en Hipólito Yrigoyen al 2500— agregó: "La ley dice que los responsables de la salvaguarda de estos edificios que fueron catalogados, son los propietarios, y que el Estado por la problemática que tienen los edificios y el gasto para poder mantenerlos con algunas restricciones importantes, el Estado pone beneficios que hay que gestionarlos. En nuestro caso lo hicimos y fue exitoso. En su momento me convocaron desde la Junta de Estudios de San Cristóbal por la Casa Anda, la cual tiene una protección cautelar y eso quiere decir que no se puede demoler. Tenía un solo dueño que murió y hoy es parte de una sucesión. El lugar tiene un altísimo valor cultural porque dentro de allí Colombo hizo escaleras interesantes y tiene partes esculturales muy lindas y hasta un mural pintado por el arquitecto que hoy está cubierto por pintura".

Cementerios, iglesias, castillos y otros destinos de miedo

Fuentes gubernamentales consultadas por PERFIL confirman que la propiedad pertenece al dominio privado, pero que se proyecta en 2020 encontrar las herramientas legales que permitan poner en valor y en condiciones Casa Anda.

Hoy Casa Anda se encuentra tapiada en una parte, con sus ventanas de frente abiertas como si alguien viviera allí, abandonada y con un notable deterioro. La leyenda urbana cuenta que si uno mira desde la vereda hacia arriba un día de mucha tormenta, se puede observar una imagen nebulosa de Emmanuel ahorcado. Sea como sea, las paredes del lugar —mientras sigan en pie— serán los únicos testigos de la muerte y locura que habitó aquel lluvioso día, hace 92 mayos atrás.

FDS/FF


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4839

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.