miércoles 14 de abril del 2021
SOCIEDAD Fiesta religiosa
09-04-2020 20:00

Cómo comparten las familias judías la celebración de Pesaj con el aislamiento

A las mesas multitudinarias del Seder se las reemplazó por espacios más reducidos, pero donde no falta la computadora o el celular con videollamada.

09-04-2020 20:00

Desde este viernes -y por los próximos ocho días- se celebra Pesaj, la festividad del pueblo judío en la que se recuerda la liberación del pueblo hebreo de Egipto tras 210 años de esclavitud. Esa celebración incluye dos noches de una cena, el Seder -que significa orden, ya que se sigue un orden ritual-, para el que las familias se preparan durante días y confluyen alrededor de la mesa, alternando casas para que todos puedan compartir. 

Pero con el aislamiento obligatorio, las mesas se visten con menos lugares y se suma un invitado más: la computadora, el celular o la tablet lista con una app de videollamada para poder compartir con los integrantes de la familia con los que no se pueden reunir. Y los platos típicos se compartieron igual, pero con algunas modificaciones. 

“Fue un Pesaj distinto, especial, donde se notó la distancia obligatoria por el aislamiento pero también se notó cómo las tecnologías ayudan a mantenernos cerca, unidos y conectados, con las dificultades típicas de estas tecnologías, que hacen que sea mucho más difícil entablar una conversación en la que todos se entiendan y no hablen al mismo tiempo; y también para coordinar para cantar, porque cantamos, algo todos más o menos coordinados. Pero igual se disfrutó”, asegura Gabriel Ziblat, periodista y editor de PERFIL, que celebró con su familia vía Zoom. 

Un programa sobre el coronavirus generó polémica en redes y con la comunidad judía

En este 2020, esos encuentros se dieron este miércoles y jueves, según el día 15 de Nisan de acuerdo al calendario hebreo. Durante la cena se lee la Hagadá, relato de la liberación de Egipto, para transmitir de generación en generación la lucha del pueblo judío por la libertad. Los chicos, que se encargan de preguntar por qué la noche es diferente a todas las demás, son los grandes protagonistas de esa lectura. En el caso de la casa de Judith y Raúl, lo hicieron sus hijos de 9 y 6 años y sus primos, en Rosario, respondían del otro lado de la computadora con sus propios fragmentos. 

En lo de la familia Ziblat, hubo elementos adicionales que remiten directamente al momento particular que se vive en el mundo por la pandemia del coronavirus, que modificó absolutamente hasta una de las costumbres más arraigadas del judaísmo. Tanto, que se observaron opciones para hacer modificaciones improvisadas a las tradiciones.

“Durante el Seder, alguien de mi familia hizo mención a cómo la fiesta de Pesaj hace referencia a la búsqueda de la libertad y la defensa de la integridad de cada uno pero también al mantenerse unidos, y cómo es posible hacer paralelismos con lo que estamos viviendo: la necesidad de guardarnos hace, finalmente, que protegiéndonos con el aislamiento podamos seguir unidos”, reflexiona Gabriel. 

Israel: los judíos ultraortodoxos rechazan las restricciones por el coronavirus

Otra cuestión esencial fue cómo lograr que todos participen: “Siempre es difícil coordinar familias, pero como se suelen hacer dos cenas se alterna una en cada casa. Esta vez, hubo que coordinar dos videollamadas de Zoom para que estemos todos; y rompimos la tradición de haber empezado a comer antes de compartir las lecturas con algunos de ellos”, agrega.

Los platos de Pesaj incluyen matzá, un pan hecho con harina y agua, sin levadura -prohibidos durante estas fechas-, que simboliza que al momento de salir de Egipto, por el apuro, no hubo tiempo para preparar el pan leudado.

MC

En esta Nota