UNIVERSIDADES
Escuela de Comunicación

El momento más feliz en la vida de Pedro Saborido

El guionista de "Peter Capusotto y sus videos" se confiesa ante los alumnos de periodismo de Perfil. Por qué el peronismo es un "género cultural".

Pedro Saborido en la Escuela de Comunicación de Perfil.
Pedro Saborido en la Escuela de Comunicación de Perfil. | Juan Ferrari

Pedro Saborido no tiene respuestas automáticas y escapa a la corrección política, moneda corriente de la época. Escondido detrás de sus anteojos a lo John Lennon y su mítica gorra de The Who, el guionista asegura que le hubiera gustado ser músico, psicólogo o médico. Se declara guitarrista "diletante" y "autodidacta". Aprendió tocando con amigos y hoy comparte acordes y punteos con sus hijos, Dante y Sofía, que heredaron la pasión del padre y estudian, entre otras cosas, música.

Saborido está de novio con Marlene, la madre de Dante y Sofía, desde 1993, a quien conoció mientras hacían juntos "Good Show", el histórico programa de Tato Bores. Sin embargo, para Saborido ya no puede haber un nuevo Tato. 


Según cuenta el escritor, después de la segunda salida se fueron a vivir juntos y desde entonces no se separaron nunca. El recuerdo de sus padres, Mecha y Pedro, y el de su hermano Guillermo, emociona a Saborido. Los evoca con nostalgia y cierto arrepentimiento. Le hubiera gustado disfrutarlos más. Confiesa que todavía le cuesta entender que ya no estén. Asimismo, el técnico en sonido se anima a elegir el momento más feliz de su vida, ligado también a su familia. Ante los alumnos de periodismo de la Escuela de Comunicación de Perfil, afirma encontrarse ante una disyuntiva frente a la creencia religiosa y a la fe.

No obstante, Saborido sale del ámbito personal y toca otros temas como la política y la actualidad. Esboza la teoría de que el peronismo dejó de ser un movimiento político para convertirse en un género cultural y explica por qué no volverá a haber un humorista de la talla de Tato Bores.

 

#ElLadoB es el costado alternativo del reportaje principal que hacen los alumnos de la Escuela de Comunicación de Perfil al protagonista de esta nota. Es, también, el otro lado de cualquier entrevista: preguntas y, sobre todo, respuestas que no se suelen ver o escuchar.
Por Martín Fernández y Alan Ares.
(Alumnos de segundo año de la Escuela de Comunicación de Perfil)