martes 21 de enero de 2020 | Suscribite
ACTUALIDAD / Aniversario
miércoles 20 noviembre, 2019

Concorde: el avión supersónico que cruzaba el Atlántico en tres horas y media

El 22 de noviembre de 1977, hace 42 años, la nave anglo-francesa más famosa de la historia realizaba su primer vuelo transcontinental entre Reino Unido y Estados Unidos.

Galería de imágenes

Sergio Enrriquez


Fotogalería
Su primer vuelo transatlántico fue el 22/11/1977 Foto: Cedoc
miércoles 20 noviembre, 2019

Hace 42 años "Concorde" iniciaba su primer vuelo transcontinental entre Londres-París y Nueva York en menos de tres horas y media. Este avión, para muchos, fue una maravilla tecnológica pero también se consideró un fracaso a nivel de mercado. Un aniversario con luces y sombras. 

Fue la primera aeronave comercial supersónica que viajó a más del doble de la velocidad del sonido. Pero un accidente puso fin a su carrera. Sin embargo, sigue siendo hoy en día unos de los mayores avances en la aeronáutica.

Dicha ruta aerocomercial hacia Nueva York fue muy conflictiva, y el principal argumento tenía que ver con varias protestas por el impacto ambiental. A partir de un fallo de la Suprema Corte de los Estados Unidos se puso fin a la prohibición en mayo de 1976, comenzando los vuelos regulares recién el 22 de noviembre de 1977.

Fue la primera aeronave comercial supersónica que viajó a más del doble de la velocidad del sonido.

El proyecto del Concorde llevó varios años de desarrollo para llegar a ser presentado en diciembre de 1967. Las empresas British Aicraft Corporation y Sud-Aviation se asociaron para producir la aeronave comercial que llegaba a una velocidad de Mach 2.02, unos 2500 km/h. Y consumía poco más de 25 mil litros de combustible de queroseno por hora, contra unos 4.800 litros por hora de los aviones comerciales convencionales.

 

Su diseño era de avanzada, lo que llevaba un elevado costo de producción, casi 1.000 millones de libras por unidad. Al ser estos costos mayores que los ingresos, se decidió construir solamente veinte de los cien proyectados y solo funcionaron catorce aeronaves.

A pesar de su elevado costo de mantenimiento y producción, el Concorde fue un emblema de las empresas British Airways (Inglaterra) y Air France (Francia), que las operaban. Muchos famosos querían experimentar la velocidad supersónica, entre ellos, la reina Isabel II, Elizabeth Taylor, Elton John fueron los afortunados de poder volar.

Su diseño era de avanzada, lo que llevaba un elevado costo de producción, casi 1.000 millones de libras por unidad.

En sus 27 años de vida comercial, el Concorde transportó a 2,5 millones de pasajeros y realizó unos cinco mil vuelos. Con un ticket promedio entre Londres-Nueva York de unos 13.562 dólares, lo que parecía un gran negocio fue un fracaso comercial y ya se pensaba en su retiro.

Esto se vio acelerado con el accidente del vuelo 4590 de Air France, el 25 de julio de 2000, en el aeropuerto de Charles de Gaulle, París, Francia que puso en el foco de la opinión publica la viabilidad del Concorde. Según la empresa, el accidente se debió a una falla mecánica que se llevó la vida de 109 personas.

Tras este accidente, el fin de la aeronave estaba más cerca. Air France realizó su último vuelo comercial en mayo de 2003 mientras que British Airways lo hizo en octubre del mismo año. La odisea de los vuelos supersónicos comerciales llegaría a su fin, hasta hoy, que ya existen nuevos proyectos de volver a reanudarlos con tecnología de avanzada.

 

Air France realizó su último vuelo comercial en mayo de 2003 mientras que British Airways lo hizo en octubre del mismo año

El entorno se está preparando para recibir este nuevo resurgimiento de los vuelos que superan la velocidad del sonido. El regulador aéreo americano (FAA), anunció que va a actualizar los requisitos para permitir vuelos de prueba para un eventual regreso de los aviones supersónicos.

Las empresas consideran que son una nueva alternativa comercial para vuelos de negocios. Por tal motivo, la empresa Boeing firmó en febrero un acuerdo con Aerion para desarrollar un modelo que sea capaz de realizar sus primeros vuelos en el 2023 y obtener las certificaciones en 2025. Se trata de un avión de doce plazas llamado AS2, capaz de volar a velocidades de Mach 1,2, unos 1480 km/h.

Otras compañías están en la competencia, como la firma americana Bomm Supersonic con su modelo XB-1, que volará en pruebas en 2020. Y por último, no menos importante, la empresa con sede en Boston Spike Aerospace planea con su modelo S-512 alcanzar vuelos en 2023 con una velocidad de Mach 1,6 (unos 1975 km/h).

De esta forma, todo indica que pronto estarán de vuelta los vuelos comerciales supersónicos con tecnología de última generación.

 


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4881

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.