viernes 14 de mayo de 2021
ACTUALIDAD Ucrania
16-04-2021 08:39

Holocausto | Una foto del fusilamiento de una mujer y dos niños ayudó a reconstruir una masacre

El hecho ocurrió el 13 de octubre de 1941, cuando voluntarios alemanes junto a colaboracionistas locales aniquilaron a la población judía del pueblo ucraniano de Mirópol.

16-04-2021 08:39

Por primera vez, el retrato del asesinato ante una fosa común de una mujer y dos niños judíos dejó entrever los horrores que se vivieron en el llamado Holocausto de las balas, el fusilamiento de entre 1,5 y dos millones de judíos en los primeros años de la Segunda Guerra Mundial. 

La imagen del Holocausto fue captada en Miropol, Ucrania, el 13 de octubre de 1941. En ella, se ve a dos hombres, dos milicianos ucranios, que matan a esta familia ante dos soldados alemanes. Un civil con gorra mira la escena al fondo. La foto muestra el momento mismo del disparo y deja ver el humo blanco de la pólvora oculta el rostro de la mujer, que arrastra a los niños vivos con ella a la fosa. El autor del retrato fue Lubomir Skrovina, un soldado eslovaco desplegado en la URSS, un resistente que quería documentar los crímenes nazis.

La estudiosa del Holocausto Wendy Lower, de 56 años, directora del Centro Mgrublian de Derechos Humanos en Claremont (California) y autora de Las arpías de Hitler (Crítica), pasó 10 años investigando esta imagen, un trabajo que volcó en el libro The Ravine (La fosa), que acaba de publicar la editorial Houghton Mifflin Harcourt.

En el día del Holocausto y el Heroísmo, el documental de PERFIL que recuerda a los sobrevivientes de Auschwitz

La foto resume el asesinato masivo, sobre todo en la entonces URSS y Polonia, antes de la construcción de los campos de exterminio con cámaras de gas. Los perpetradores fueron grupos de asesinos llamados Einsatzgruppen; que iban de pueblo en pueblo, pero no estaban solos: la imagen muestra claramente que los que disparan no eran SS, sino milicianos ucranios, y que los alemanes que supervisan el crimen tampoco pertenecen a este cuerpo. Son guardias de finanzas.

Según consignó el diario El País, gracias a varios testimonios, entre ellos el de la única superviviente, Ludmilla Blekhman, grabado por el Yad Vashem, el Museo del Holocausto de Jerusalén, Lower pudo reconstruir el pogromo, que acabó con el asesinato de los judíos de la pequeña localidad de Miropol.

El Papa Francisco habló sobre el Holocausto y las ideologías que destruyen todo

Aquel día de octubre fueron asesinadas unas 450 personas. Miembros de la Policía, formada de colaboracionistas ucranianos, rodearon la ciudad y empezaron a registrar las casas de los judíos. A los residentes los sacaban a una plaza diciéndoles que iban a enviarlos a realizar labores en ciudades vecinas. Un grupo de adolescentes fueron forzados a cavar una fosa en un barranco a las afueras.

Se produjeron palizas, violaciones, robos, torturas, antes de ser llevados a la fosa común. Un detalle del horror que documenta por primera vez una foto es que, tal y como ordenaban los protocolos nazis, no gastaban balas en los niños, sino que eran arrastrados vivos a la fosa común, donde fallecían ahogados por los cuerpos.

La autora nunca logró identificar con seguridad a las víctimas de la foto. Sí llegó a localizar los nombres de los dos alemanes que participaron voluntariamente en la matanza: Erich Kuska y Hans Vogt. Fueron denunciados por un compañero en 1969, pero nunca fueron procesados. Una investigación soviética, llevada a cabo en 1986 por el coronel del KGB Mikola Makareyvych, identificó a tres participantes ucranios en el pogromo: Nikolai Rybak, Ivan Les’ko y Dmitri Gnyatuk.

AB/FL

En esta Nota