sábado 27 de noviembre de 2021
ACTUALIDAD Qué dice la ciencia
30-09-2021 10:18
30-09-2021 10:18

Un cometa más grande que la Luna y Marte se acerca al Sol: cómo afectará a la Tierra

Fue bautizado Bernardinelli – Bernstein, por sus descubridores y se aproxima al sistema solar, con un diámetro mil veces superior al promedio de los cometas detectados hasta el momento. Qué dicen los astrónomos.

30-09-2021 10:18

El cometa Bernardinelli-Bernstein fue observado por primera vez en 2014. Los astrónomos que lo detectaron, Pedro Bernardinelli y Gary Bernstein, llegaron a confundirlo con un planeta enano a partir de su volumen.

El objeto celeste es objeto de investigación desde ese entonces. Según los científicos del Proyecto Internacional de Estudio de la Energía Oscura (Dark Energy Survey) alcanza los 160 kilómetros de diámetro, unas siete veces más que el promedio, por lo que ganó su denominación de “megacometa”.

El impresionante Mega Cometa, casi tan grande como un planeta

Como referencia, la revista del National Geographic describió que el último cometa que había batido records fue el Hale – Bopp, apodado el gran cometa en 1997 por alcanzar un diámetro de 30 kilometros, cuando el promedio conocido hasta ese entonces era de 10 kilómetros. 

Según los astrónomos, Bernardinelli-Bernstein supera a la luna y Marte por su tamaño, y a medida que acelere su viaje hacia el sistema solar va a adquirir la forma de un cometa, con una cola y una coma, como se los observa desde la tierra. 

El astrónomo y periodista científico Will Gater publicó en su cuenta de Twitter una comparación que brinda una referencia acerca del tamaño del megacometa que se acerca al sol, y da cuenta de su magnitud. 

Cómo será su llegada al sistema solar

Según la investigación científica, el megacometa Bernardinelli-Bernstein se ubica actualmente a 10,9 Unidades Astronómicas del sol, siendo una Unidad Astronómica la distancia entre el Sol y la Tierra. Las estimaciones indican que haría su ingreso en el año 2031.

megacometa

Por su distancia, los investigadores consideran que llegará a rozar sólo la órbita de Saturno antes de comenzar a desintegrarse por el calor del Sol, motivo por el cual su influencia será menor. Sí advirtieron, en cambio, que podría producirse un espectáculo celeste de características únicas, para el que habría que esperar 6.000 siglos antes de verlo nuevamente.

LC/FL