domingo 19 de septiembre de 2021
ACTUALIDAD
30-08-2021 10:46

Video: una víbora se tragó una vaca y le estalló el estómago en Tailandia

El insólito episodio fue registrado con un celular, ante la incredulidad de los testigos. El mamífero era buscado por su dueño desde hacía días.

30-08-2021 10:46

Una situación exótica se vivió en una aldea de Tailandia, cuando un hombre que caminaba por los campos se encontró con restos de una víbora y una vaca en su interior. La increíble escena ocurrió al norte del país asiático, en la provincia de Phitsanulok.

El residente del lugar, Nirun Leewattanakul, encontró la impactante situación y decidió filmarla con su celular, según informó el portal británico Daily Mirror.

Tailandia suspendió el uso de la vacuna de Astrazeneca por "problemas de calidad"

La serpiente, una pitón birmana de unos 15 pies de largo – lo que equivale a unos 4 metros – se hallaba en medio de matorrales, con la panza extremadamente hinchada. En su interior, los restos del mamífero, que era buscado por su dueño desde hace días. 

Los testigos del caso coinciden en que el reptil hambriento atacó a la vaca y la mató por estrangulación. El mecanismo utilizado por estos animales suele ser similar: muerden el cuello de sus presas y luego las enrollan con su cuerpo hasta asfixiarlas. 

Posteriormente se las tragan, con una flexibilidad asombrosa de su cuerpo, en un proceso de digestión que puede tardar entre 2 y 8 días. Tras ello, siguen su recorrido. 

En esta oportunidad, el tamaño de la vaca hizo que la pitón no resistiera. Al comenzar a deglutir al animal su estómago estalló y los dos ejemplares quedaron tirados en medio del campo. Eso fue lo que descubrió Nirun Leewattanakul, el poblador que con incredulidad registró la escena. 

El insólito refugio que encontró una pitón

“Fue una escena aterradora”, destaca el Mirror sobre las expresiones del lugareño, que compartió su video en redes sociales y provocó la viralización de la escena. 
La víbora pitón birmana es un reptil característico de la zona. Tiene la particularidad de lograr desencajar su mandíbula para morder a sus presas. Eso le permite atacar a animales de gran tamaño. Con su cuerpo, que puede alcanzar pesos superiores a los 50 kilos, enrolla a sus víctimas estrujándolas hasta matarlas por estrangulamiento.