martes 18 de mayo de 2021
ACTUALIDAD Genocidio nazi
21-04-2020 18:30

Yom Hashoá 2020, la memoria del Holocausto

Desde ayer, la comunidad judía celebra en todo el mundo un nuevo aniversario de la Shoá, el Holocausto judío durante la Segunda Guerra Mundial.

21-04-2020 18:30

Cada año, durante la ceremonia central celebrada en Yad Vashem, en la víspera, se encienden seis antorchas en memoria de los seis millones de judíos que fueron asesinados por el régimen nacionalsocialista liderado por Adolf Hitler. El encendido de antorchas está acompañado por las palabras que pronuncian algunos sobrevivientes elegidos para rescatar de la memoria sus tristes experiencias. Con sus relatos se arma un registro fílmico que se proyecta durante la ceremonia.

Este 21 de abril coincide con el 27 de Nisán en el calendario hebreo, y se eligió esa fecha por la resistencia del pueblo judío durante el levantamiento del gheto de Varsovia. En 1940, 400.000 semitas  habían sido confinados en ese  campo de concentración polaco, obligándolos a vivir hacinados y desnutridos. Tres años más tarde, 300.000 judíos ya habían sido deportados al campo de exterminio de Treblinka, también en Polonia. Con todo en contra, y ante el rumor de que el gheto de Varsovia sería desmantelado por completo, 750 miembros de los grupos clandestinos ZOB y ZZW (Organización Judía Combatientes y Unión Militar Judía) se alzaron en armas con municiones y granadas caseras la víspera de la Pascua Judía, cuando los alemanes ingresaron al campo y creyeron que no había nadie a la vista. Los rebeldes resistieron 27 días y este acto de heroísmo se contagió e inspiró otras insurrecciones en Bialystok, Vilna, Sobibor y Treblinka. 


En Buenos Aires, y desde hace 10 años, el Museo del Holocausto de Buenos Aires se adhiere a la campaña #Paremos1Minuto por las víctimas del Holocausto, en el marco de Iom Hashoá. La  institución también organiza el evento “Marchemos por sus vidas”.
El empresario Marcelo Mindlin, presidente del Muse,  pronunció estas palabras: “Nuestro mejor homenaje es educar a las nuevas generaciones para evitar que se repitan atrocidades semejantes. Nuestro compromiso con la memoria es inquebrantable. Por ello reconstruimos el Museo del Holocausto de Buenos Aires, no sólo para recordar la tragedia, sino para celebrar la vida”. 

Levantamiento del Gueto de Varsovia: el triunfo de los valores más nobles

Una  sirena suena durante un minuto de silencio para recordar a los mártires de la Shoá, “la catástrofe” -en hebreo-, el exterminio que los nazis encubrieron bajo la denominación “solución final”. El genocidio comenzó en el otoño europeo de 1941 y alcanzó su punto culminante en la primavera de 1942. Desde los ghetos distribuidos en varios puntos de la Europa ocupada por los nazis, se encerraba a los judíos en trenes rumbo a los campos de exterminio. Si no morían por los trabajos forzados, lo harían dentro de las cámaras de gas. El jerarca Heinrich Himmler estuvo a cargo de la ejecución del plan pero el  Tercer Reich fue el responsable de la locura genocida en la que no solo se asesinaron judíos sino también comunistas, homosexuales, gitanos y discapacitados de toda índole, sin mencionar a los menores que tampoco merecieron el perdón de los escuadrones de las SS. Hablar de seis millones de muertes consiste en un retórica simbólica ya que es bastante difícil aún determinar la cifra exacta de fallecidos. En cifras redondas, se cree que en 42.500 instalaciones diversas fueron asesinados dos tercios de los judíos residentes en Europa en los primeros años de la década del 40. En el año 2010, para centralizar y unificar la información dispersa sobre estos episodios, la Unión Europea creó una base de datos para la investigación del Holocausto, EHRI (European Holocasut Research Infrastructure). 

En esta Nota