Marcha CGT

Julio Piumato: "La marcha no es a favor del Gobierno, es a favor del país"

El titular del gremio de los judiciales y secretario de Derechos Humanos de la CGT planteó la necesidad de un acuerdo social. "Tenemos que ver a Argentina con grandeza, tenemos que ir para adelante para mejorar, no seguir en una diferencia permanente", subrayó.

Julio Piumato (Télam )

Julio Piumato dialogó en  Modo Fontevecchia, por Net TV y Radio Perfil (FM 101.9) y precisó los motivos y consignas de la marcha. "No es sólo una marcha contra los formadores de precios sino, como venimos diciendo, por Desarrollo, producción y trabajo".

Belliboni del Polo Obrero dijo que "la CGT se iba a dar una vueltita por el centro y que era cómplice del ajuste", ¿que le respondería?

No vale la pena responderle. Son sectores que viven de la chicana. A mi me gustaría que nos diga Belliboni donde ha gobernado el trotskismo y qué respuestas ha dado para los trabajadores y el conjunto del pueblo, pero bueno cada uno es libre de opinar. 

No es meramente una marcha contra los formadores de precios sino como venimos diciendo desde el año pasado es por "desarrollo, producción y trabajo". Además la preocupación de las y los trabajadores argentinos organizados es la situación general del país. Dentro de eso, la inflación es un flagelo fundamental y sí, los formadores de precios tienen algo que ver en este tema. Pero lo que sabemos todos es que en los procesos inflacionarios no se licúa la riqueza sino que cambia de mano. Esto en general perjudica a los trabajadores y los sectores más humildes de la sociedad.

Creemos que en este momento de crisis tan profunda es como dice el documento: “Profundizar la grieta, sólo nos conduce al abismo”. Por eso llamamos a un gran acuerdo nacional. A través del diálogo y políticas de corto, mediano y largo plazo tenemos que dar una respuesta a esta crisis que nos golpea como sociedad, nos golpea como pueblo y nos golpea en el aniversario del libertador. Para nosotros la consigna de “Primero la patria” tiene que ver con esos patriotas, esos que hicieron grande la Argentina.

"Ser o no ser oficialísta", marchar "a favor o en contra del Gobierno" es la "contradicción" en la que recae la Confederación General del Trabajo acerca de la convocatoria del 17 de agosto

Esta movilización se decidió cuando era otro el ministro de Economía, cuando era otra la expectativa. ¿Antes era contra los formadores de precios y ahora evolucionó en un pedido de pacto social?

Nunca fue contra los formadores de precios solamente. En el problema de la inflación sabemos que hay quienes especulan con las necesidades. Los trabajadores tenemos que correr la inflación y siempre el salario queda pagando. Siempre somos los que más perdemos.  La línea que viene levantando la CGT desde el Congreso de Unidad es marcar la necesidad de que haya un proyecto de país. 

Usted mencionaba la conveniencia de un acuerdo social. Una de las versiones del entorno de Massa, dice que una vez que acomode la macroeconomía, va a llamar a un gran acuerdo social, entre empresarios y trabajadores, que implicaría congelamiento de precios y  salarios parecido a lo que se hizo en Israel. ¿Ustedes estarían a favor de algo así?

Nosotros ya nos hemos manifestado al respecto. Por un acuerdo, siempre. Eso está en nuestro ADN y es nuestro modelo de sociedad. Argentina con la grieta, con los enfrentamientos nos ha llevado a esta realidad agresiva. Que haya tantos pobres en Argentina significa que algunos se han beneficiado demasiado.

La CGT como Hamlet

Ahora, un acuerdo de precios y salarios, ¿en qué contexto? En un contexto en el que los trabajadores quedamos atrás y sacrificamos a los trabajadores poniendo nuevamente el costo de ese acuerdo, no me parece. Jauretche decía una frase muy criolla: "Primero nos igualamos y después caminamos". 

Pero un acuerdo social no solamente implica un acuerdo de precios y salarios, implica un proyecto de país. Planteemos qué modelo de país queremos, planteemos cómo generamos inversión para que la riqueza de nuestro país se transforme en trabajo, como el desarrollo va unido a la equidad social y vamos a salir adelante porque este país ha vivido realidades muy distintas a las de hoy.

Si fuera un país condenado por dios y viviéramos en un desierto, sería entendíble. Pero es agravíante para la conciencia individual y social que un país tan rico haya tanta gente que la está pasando mal. No es natural, tiene que haber sido provocado.

Hay un argumento que se escucha de los cercanos a Sergio Massa. Obviamente hay paritarias que le quedan aumentos del 20% de acá a fin de año, es por eso que un acuerdo de precios de salario hoy, les haría perder plata a los trabajadores. Pero hay voces del Ministerio de Economía que dicen que una inflación de 6% en septiembre, 5 % en octubre, noviembre y diciembre sería de un 22%. Finalmente sería mejor producir aunque con los salarios muy bajos inicialmente un congelamiento de precios y salarios si se congelan los precios, ¿qué le respondería a eso? 

Henry Ford, cuando lo criticaban por el sueldo que le pagaba a sus trabajadores, decía que si no le pagaba esos sueldos, ¿quién le iba a comprar los autos? Detrás del sueldo del trabajador, no solo hay un costo laboral, hay un consumidor. Entonces, Argentina cuando salió adelante fue cuando fue al ciclo virtuoso de la economía, que es mayor salario, mayor consumo, mayor producción y mayor empleo.

Si vos hablas con un empresario a solas, se sincera y te dice que no puede planificar producción por lo que es el costo financiero. La presión que tiene del gobierno es brutal en materia de impuestos y te pone el costo laboral primero. Ahora, ¿qué empresario quiere pelear por los bancos? Entonces todos terminan pidiendo la reforma laboral porque el hilo siempre se corta por lo más fino pero no es la solución. 

En la década del 90, se habló del pacto de empleo para flexibilizar el empleo y generar trabajo,  no se generó empleo y avanzó la desocupación. Los trabajadores, como dice el refrán, se quemaron con leche, ven una vaca y lloran. Cuando nos hablan de quitar derechos, sabemos que no es la solución.

El Gobierno intentó por todos los medios desactivar la marcha de la CGT y no lo lograron. ¿No entendió que era una marcha a favor del Gobierno? 

No es a favor del gobierno, es a favor del país. El Gobierno a los mejor piensa que cuanto más actores haya en la calle es peor para ellos pero tienen que pensar en el país. La marcha es al Congreso porque estamos haciendo una interpelación al conjunto de la clase política.

Estos ejes que estamos planteando son más importantes que sus peleas internas. Ningún sector político tiene una solución para los problemas de la Argentina sino lo hacemos entre todos o por lo menos en la mayoría. Tenemos que ver a Argentina con grandeza, tenemos que ir para adelante para mejorar, no seguir en una diferencia permanente.

MR PAR