viernes 24 de septiembre de 2021
BLOOMBERG Internacional
28-07-2021 16:11
28-07-2021 16:11

Abramovich niega que Putin le haya ordenado comprar el Chelsea

Los abogados de la editorial argumentaron que la autora escribió en potencial que el magnate actuó por órdenes del Kremlin.

28-07-2021 16:11

Las afirmaciones de que Roman Abramovich, el multimillonario propietario del Chelsea Football Club Ltd, recibió instrucciones del presidente ruso, Vladimir Putin, de comprar el equipo para infiltrarse en la élite política británica son “profundamente difamatorias”, dijeron sus abogados.

Abramovich demandó a Catherine Belton, la autora del libro “Putin’s People: How the KGB took back Russia and then took on the West”, que fue publicado por la editorial Harper Collins, por las acusaciones.

El ruso, cuyo patrimonio actualmente asciende a alrededor de US$19.000 millones, construyó su fortuna a partir de dividendos y ventas de activos privatizados adquiridos de la antigua Unión Soviética, como Sibneft y Aeroflot. Compró el Chelsea en 2003 y ha invertido decenas, si no cientos de millones, en la contratación de los mejores jugadores para ayudarlo a ganar campeonatos en el Reino Unido y Europa.

Vladimir Putin advirtió a Occidente: "La armada rusa puede dar un golpe militar a cualquier adversario"

Abramovich fue acusada por Belton en su libro de comprar el Chelsea a “discreción secreta de Putin para infiltrarse y corromper a la élite política del Reino Unido”, dijo el miércoles el abogado de Abramovich, Hugh Tomlinson, durante una audiencia en Londres. Abramovich también fue descrito por la autora como “el cajero de Putin“ y uno de los “custodios de confianza del Kremlin“, señaló Tomlinson.

“El señor Abramovich no toma esta acusación a la ligera”, dijo el abogado. El libro “repite vagas inexactitudes” y “lo único que quiere es aclarar las cosas”.

Tomlinson dijo que las afirmaciones del libro presentan a “alguien que está comprando un club de fútbol aparentemente por razones deportivas” como alguien a quien se le dieron órdenes en secreto para aumentar la influencia del Gobierno ruso.

Belton y Harper Collins también fueron demandados por difamación por Rosneft Oil Co. PJSC, una empresa de energía estatal rusa. Mikhail Fridman y el empresario Petr Aven llegaron a un acuerdo sobre reclamaciones similares a mitad de la audiencia del miércoles, dijo Tomlinson al tribunal. Tomlinson negó que hubiera coordinación entre el caso de Abramovich y los demás.

Putin aprueba una nueva estrategia de seguridad contra “fuerzas destructivas”

Los abogados de la autora y de la editorial dijeron en documentos judiciales que la afirmación de que Abramovich compró el club para “infiltrarse, manipular y corromper a la élite británica” no significaba “sobornar a la élite para que realizara algún acto específico deshonroso o ilícito”, a diferencia de la tesis del libro de que Putin estaba ganando una mayor aceptación mundial.

Los abogados agregaron que la autora escribió que Abramovich “puede haber estado actuando por órdenes del Kremlin”. “El tribunal no puede simplemente ignorar la diferencia entre ‘estaba’ y ‘puede’”, dijo Andrew Caldecott, uno de los abogados, el miércoles en el tribunal.

El portavoz de Abramovich en el Chelsea no quiso comentar sobre el caso. HarperCollins no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

El juez emitirá un fallo preliminar sobre el significado de las declaraciones hechas sobre Abramovich, Rosneft y Fridman en el libro, que será la base de un juicio en el caso.