domingo 03 de julio de 2022

Un buque de carga en llamas deja a la deriva a miles de autos lujo

El Felicity Ace, un enorme buque de carga con bandera panameña que transportaba miles de vehículos del Grupo Volkswagen, se incendió cerca de las islas Azores en el Océano Atlántico el miércoles por la tarde.

17-02-2022 20:31

El Felicity Ace, un enorme buque de carga con bandera panameña que transportaba miles de vehículos del Grupo Volkswagen, se incendió cerca de las islas Azores en el Océano Atlántico el miércoles por la tarde.

Los 22 miembros de la tripulación del barco fueron evacuados con éxito y llevados a un hotel local por la Armada y la Fuerza Aérea portuguesas, que fueron desplegadas para ayudar con el rescate, según un comunicado de la Marina. El barco quedó sin tripulación y a la deriva.

Un correo electrónico interno de las operaciones estadounidenses de Volkswagen reveló que había 3.965 vehículos Volkswagen AG a bordo del barco. En su planta en Wolfsburg, Alemania, el grupo fabrica su marca Volkswagen, así como Porsche, Audi y Lamborghini, todos estaban remolcados cuando el barco se incendió, señaló el correo electrónico.

Según el mail, más de 100 de esos vehículos se dirigían al Puerto de Houston en Texas. Este último golpe llega al tiempo que la industria del automóvil permanece atrapada en los problemas actuales de la cadena de suministro, sumado a los problemas laborales por la pandemia y la escasez de semiconductores. 

Algunos clientes expresaron su decepción en las redes sociales. Un usuario de Twitter reportó que su Porsche Boxter Spyder con especificaciones personalizadas estaba entre la carga que partió. Los modelos estándar del vehículo cuestan alrededor de US$99.650.

Un portavoz de la sucursal Lamborghini en Estados Unidos se negó a comentar sobre la cantidad de autos que la compañía tenía a bordo o qué modelos se vieron afectados, pero dijo que están en contacto con la compañía naviera para obtener más información sobre el incidente.

El barco Felicity Ace es del tamaño de tres campos de fútbol y se dirigía a un puerto en Davisville, Rhode Island, cuando se escuchó una señal de socorro emitida debido a un incendio en una de sus cubiertas de carga.

El miércoles por la noche, el propietario del barco comenzó con los arreglos para que el barco fuera remolcado, dijo la Marina. Por ahora, las autoridades planean permanecer en el sitio para monitorear la situación, y reportaron que no hay rastros detectables de contaminación.