jueves 15 de abril del 2021
BLOOMBERG Privatización bolivariana
12-03-2021 06:04

Venezuela: capitalismo "estilo Maduro" llega a las estaciones de servicio

En los últimos seis meses, el gobierno venezolano estuvo entregando en silencio decenas de estaciones de gasolina en ruinas, distribuidas por todo el país, a empresarios locales que las han convertido en llamativas tiendas comerciales y las rebautizaron bajo una cadena conocida como Vía.

Fabiola Zerpa
12-03-2021 06:04

Bienvenido a las nuevas estaciones de gasolina de Venezuela: cuentan con bombas de combustible digitales y licores importados de alta gama. Están recién pintadas de amarillo y rojo brillante. Y en lo que se ha convertido en una rareza en estos días, tienen gasolina para vender, pero a un precio que muy pocos pueden pagar. En los últimos seis meses, el régimen del presidente venezolano, Nicolás Maduro, ha estado entregando en silencio decenas de estaciones de gasolina en ruinas en todo el país a empresarios locales que las han convertido en estas llamativas tiendas comerciales, y las rebautizaron bajo una cadena conocida como Vía. Es la primera fase de un plan desesperado y complicado para rescatar al país de las sanciones de Estados Unidos que han asestado un golpe final al negocio petrolero de Venezuela y han asfixiado el suministro de combustible de la nación con tanta fuerza que las estaciones de servicio se han visto obligadas a cerrar.

La forma en que Maduro lo ve: las nuevas empresas operarán como negocios independientes e importarán combustible libre de las sanciones estadounidenses destinadas específicamente a su Administración y a quienes la ayuden. Es un plan bastante sencillo hasta que se mira con más detención: los acuerdos de gasolineras que ha realizado hasta ahora el Gobierno de Maduro no se revelan públicamente. Nadie parece saber quién los posee en última instancia o quién los administra. Y algunos ya están expresando su preocupación sobre si el propio Gobierno todavía está detrás de las operaciones. “Los cambios son una reacción al colapso del Estado, no un plan bien pensado”, dijo José Manuel Puente, profesor de economía del instituto de negocios IESA con sede en Caracas. “Las nuevas estaciones de combustible son solo una ilusión de armonía, no parte de una estabilización estructural de la economía”.

La aparente falta de sustancia del plan no termina en las nuevas estaciones de servicio. La red de importación y distribución de combustible del país está completamente en manos de Petróleos de Venezuela SA, la estatal sujeta a las sanciones estadounidenses. El Gobierno está trabajando en una reforma que pondrá fin oficialmente al monopolio y permitirá que Maduro también transfiera algunas de esas operaciones a sus aliados. Sin embargo, esa sería una empresa mucho más grande, y parece aún más improbable que puedan operar sin hacer negocios con PDVSA, como se conoce a la petrolera estatal.

El Ministerio de Información de Maduro, el Ministerio de Petróleo y PDVSA no respondieron a las solicitudes de comentarios. Personas con conocimiento del plan, entre ellas funcionarios gubernamentales, contratistas de PDVSA y varios propietarios de estaciones de servicio, hablaron sobre los cambios, pero pidieron no ser identificados porque temen represalias. También está el problema de destetar a los venezolanos del combustible subsidiado que se vende prácticamente gratis. Una marca registrada del difunto mentor y predecesor de Maduro, Hugo Chávez, la política se ha convertido en una fuga de efectivo para el Gobierno ahora que las refinerías en desuso del país ya no pueden satisfacer la demanda interna e importan gasolina y diésel de Irán. El combustible importado se ha pagado con lingotes de oro y las bóvedas se están quedando vacías. En una nueva estación de servicio Vía en el este de Caracas, los conductores pueden ir directamente a la bomba sin tener que esperar en las interminables filas de automóviles que se han convertido en algo común en la ciudad. Allí, la gasolina es mejor y cuesta 50 centavos por litro, o alrededor de US$1,90 por galón. Eso puede parecer barato para los estándares internacionales, pero un salario mínimo en Venezuela es inferior a US$ 1 al mes, más cupones de alimentos. Los clientes también pueden encontrar whisky escocés de 18 años, café mexicano y cortes de carne de primera calidad en las nuevas tiendas de conveniencia. Aunque no hay una cifra pública de nuevas estaciones de combustible, parecen ser más de 50 y el objetivo es llegar a 400. Mientras tanto, unas 1.500 estaciones de servicio antiguas en todo el país venden gasolina a unos 5.000 bolívares por litro, lo que equivale a menos de 0,3 centavos, por lo que la mayoría de los conductores siguen esperando horas en una fila cada vez que alguna tiene combustible. Con el tiempo, el Gobierno de Maduro espera eliminar gradualmente los subsidios, excepto para el transporte público, pero el polémico tema ha desencadenado revueltas en el pasado y no hay perspectivas para poner fin a la enorme desigualdad del sistema actual de dos niveles en el corto plazo.

En la industria agroalimentaria y alimentaria también se han cerrado alianzas comerciales. Conforme a una ley aprobada el año pasado, los nuevos contratos con el Gobierno son confidenciales, supuestamente para proteger a las empresas de las sanciones estadounidenses. El resultado ha sido similar: los estantes de los buenos supermercados ya no están vacíos, pero los precios de los nuevos productos están vinculados al dólar estadounidense y son demasiado caros para la mayoría de los venezolanos, que dependen de bancos y cupones de alimentos del Gobierno para llevar comida a la mesa.

Un beneficio de las nuevas estaciones de servicio para los venezolanos de bajos ingresos, los afortunados que lograron mantener sus empleos como dependientes, es un salario mucho mejor. Uno de ellos en una estación de Vía dijo que ahora gana el equivalente a US$60 al mes, en comparación con alrededor de US$1 en la administración anterior.

“Esto es mucho mejor que antes”, dijo. “Me ayuda a llevar más comida a mi familia”.

HV