Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
miércoles 23 de octubre de 2019 | Suscribite
BLOOMBERG / Efecto adverso
miércoles 26 septiembre, 2018

El reproche de Trump unifica a un Irán dividido

El presidente norteamericano trató de debilitar y aislar al país islámico pero está logrando que se alíen.

Azadeh Moaveni

"Todos los países del mundo deben oponer resistencia al socialismo y a la miseria que trae consigo", proclamó Trump tras responsabilizar a Maduro y a los "patrocinadores cubanos". Foto: AFP
miércoles 26 septiembre, 2018

El presidente Donald Trump asistió el martes a las Naciones Unidas para tratar de debilitar y aislar a Irán. Llamó a la República Islámica el principal adversario de Estados Unidos y culpó a sus líderes por "sembrar el caos, la muerte y la destrucción". Se comprometió a continuar con sanciones y presiones económicas tan severas que Irán se verá obligado a cambiar su agresivo comportamiento en la región o ceder a la presión.

Pero en lugar de debilitar a Irán, Trump en realidad está uniendo al sistema iraní y juntando las fuerzas rebeldes opositoras del país. Durante décadas, la organización política de Irán se ha dividido en dos visiones opuestas. Una estima que el sistema islámico se beneficiaría de algún tipo de ajuste con Occidente y los vecinos árabes en su región.

 

En lugar de debilitar a Irán, Trump en realidad está uniendo al sistema iraní y juntando las fuerzas rebeldes opositoras del país.

Esta visión ha tomado diferentes formas a lo largo del tiempo. A principios de la década de 1990, el expresidente Akbar Hashemi Rafsanjani aplicó una prima al desarrollo económico y favoreció el acercamiento con Arabia Saudita y Estados Unidos. Un sucesor, Mohammad Khatami, pasó los inicios de la década de 2000 tratando de liberalizar a Irán internamente mientras viajaba a varios destinos para mejorar la imagen de Irán en el mundo, y lanzó lo que llamó un "diálogo entre civilizaciones".

El actual presidente Hassan Rouhani fue elegido en 2013 bajo promesas de llegar a un acuerdo con Occidente y lograr que se levanten las sanciones. Conocido como moderado en el contexto iraní, este lado siempre ha tenido grandes aspiraciones respecto al lugar de Irán en el mundo y ha estado listo para transigir.Estas figuras y el punto de vista que representan, competían amargamente con ideólogos aislacionistas que argumentaban que tanto los países vecinos como los occidentales siempre serían hostiles a la revolución islámica. Instaban a Irán a aceptar su aislamiento y a confiar solo en unos pocos selectos amigos.

 

El actual presidente Hassan Rouhani fue elegido en 2013 bajo promesas de llegar a un acuerdo con Occidente y lograr que se levanten las sanciones.

Estos ideólogos fueron indeleblemente formados por la guerra Irán-Iraq, cuando Irán pasó ocho años de la década de 1980 luchando contra Saddam Hussein, en gran medida por su propia cuenta.Estas dos fuerzas políticas opositoras han estado separadas por años en casi todos los aspectos del sistema de gobierno de Irán. Desde políticas regionales a temas nacionales como los derechos de las mujeres y la sociedad civil, sus puntos de vista sobre la sociedad iraní y el lugar del país en el mundo divergen.

Hoy, la hostilidad de Estados Unidos los está uniendo. Ambas partes ahora ven un valor inmediato en la contención. Por el lado de la defensa, el ejército iraní se ha abstenido de movimientos antagónicos en el Golfo Pérsico y respondió cautelosamente a principios de este mes cuando el consulado de Irán fue atacado en Basora, Iraq. El Líder Supremo Ali Khamenei ordenó el apoyo al gobierno de Rouhani, obligando a los reaccionarios de líneas más estrictas a comportarse. Mientras tanto, Rouhani y sus aliados moderados están intercambiando ideas con Europa, Rusia y China sobre cómo evitar las sanciones de EE.UU.

El consenso que el establishment iraní ha generado busca mantener al país en línea con las obligaciones asumidas en el acuerdo nuclear de 2015 que la administración Trump abandonó en mayo, y en el mismo campo político con la Unión Europea y los otros cinco signatarios, dejando a EE.UU. como el extraño aislado. El efecto dentro de Irán ha sido extrañamente estabilizador al eliminar divisiones de larga data sobre la política exterior y unir a antiguos oponentes detrás de programas para abordar problemas internos como la corrupción y la mala administración económica. Incluso se ha hablado de que el estado pronto liberará a los líderes confinados del movimiento de oposición de 2009; ya ha levantado algunas restricciones sobre su movimiento y las condiciones de su arresto domiciliario.

Por primera vez, los planes de las facciones rivales de Irán no están en conflicto, e incluso están en cierta armonía. Ambos lados ven ahora el mérito en la estrategia de los moderados de trabajar con los europeos, que tienen sus propias razones para enfrentarse a la visión unilateral de Trump, y en el entusiasmo de los ideólogos de mirar hacia China y Rusia para las ventas de petróleo y apoyo.

El ministro de Asuntos Exteriores, Javad Zarif, se reúne regularmente con la jefa de política exterior de la Unión Europea, Frederica Mogherini, y ve este momento como una oportunidad para abogar por los intereses de seguridad de Irán en países como Iraq y Siria. Mientras tanto, Ali Akbar Velayati, un alto asesor de política exterior del Líder Supremo viaja frecuentemente a Moscú.Desde su revolución de 1979, Irán ha estado alejado del club global liderado por EE.UU. La hostilidad de Trump le ha dado una oportunidad de verse a sí mismo como un interno, mientras Washington resuena al margen.

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg LP y sus dueños.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4791

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.