martes 30 de mayo de 2023
BLOOMBERG Migrantes a Estados Unidos

Por qué el muro de Joe Biden no funcionará mejor que el de Donald Trump

La larga historia de muros, físicos y legales, que Estados Unidos ha erigido a lo largo de la frontera sur no constituye un precedente prometedor.

11-05-2023 18:24

¿De cuántas maneras se puede construir un muro en la frontera sur de Estados Unidos? La Casa Blanca, por su parte, cree que puede erigir uno mejor. En los últimos meses, ha ideado un elaborado sistema de disuasión para convencer a los muchos posibles migrantes que huyen de Venezuela y Nicaragua, Haití, Cuba y más allá de que ni el riesgo ni el costo de la peligrosa travesía hasta EE.UU. vale la pena.

La supervivencia política del Gobierno de Biden puede depender del éxito de ese sistema. Desafortunadamente, la larga historia de muros, físicos y legales, que EE.UU. ha erigido a lo largo de la frontera sur no constituye un precedente prometedor. En todo caso, el pasado sugiere que este nuevo muro tampoco funcionará.

Su prueba comenzará a la medianoche. El final de la emergencia pandémica oficial de más de tres años elimina la herramienta principal que el Gobierno ha estado utilizando para expulsar sumariamente a cientos de miles de solicitantes de asilo no deseados por considerarlos un riesgo para la salud.

El default de Estados Unidos tendría “graves repercusiones” globales según el FMI

Las cosas serán complicadas, al principio. Decenas de miles de inmigrantes esperanzados han llegado en masa a la frontera y están convencidos de alguna manera de que el fin de las expulsiones relacionadas con la salud bajo la actual famosa regla del “Título 42” hará que sea más fácil o imposible para ellos ingresar a EE.UU., dependiendo de lo que les haya dicho el contrabandista.

El fin de semana pasado, las autoridades estadounidenses detuvieron a un promedio de 8.700 personas por día, frente a las 7.400 por día del fin de semana anterior.

La Administración está enviando fuerzas de la Guardia Nacional y el Ejército para ayudar a manejar la horda de personas desesperadas que se espera que llegue a los cruces fronterizos oficiales o a puntos intermedios. El gobernador Greg Abbott, que nunca pierde una oportunidad política, está enviando una fuerza fronteriza táctica de Texas y “cargando Blackhawks y C-130” para lidiar con “el caos causado por la eliminación del Título 42 por parte del presidente Biden”.

El presidente Biden y sus asesores realmente esperan que después de algunas semanas, tal vez incluso un mes o dos, la conciencia del muro de disuasión que construyeron con tanto esfuerzo se arraigue y convenza a los migrantes de que dejen de presentarse en la frontera sin una cita.

Migrantes en la frontera entre México y Estados Unidos 20230510

El nuevo muro, sin duda, es más resistente que los intentos previos de EE.UU., comenzando por el hecho de que las expulsiones bajo el Título 42 no hicieron nada para evitar que los potenciales inmigrantes probaran suerte nuevamente. Una vez eliminada esa disposición, EE.UU. volverá a su enfoque estándar, bajo lo que se conoce como Título 8, bajo el cual registra y deporta a las personas que intentan ingresar al país sin autorización.

Una diferencia esencial es que los migrantes expulsados de esta manera se incluyen automáticamente en una lista negra y se les impide ingresar al país durante al menos cinco años. Los reincidentes pueden ser procesados y encarcelados. Para dejar su intención más clara, el Gobierno está gritando a los cuatro vientos que se presumirá que las personas que intenten ingresar a EE.UU. de forma subrepticia o que se presenten sin una cita en un cruce fronterizo no son elegibles para asilo y, por lo tanto, estarán sujetas a expulsión.

La expectativa es que los migrantes que caminaron hacia el norte en condiciones miserables y gastaron US$15.000 en un traficante solo para tener que regresar a Colombia lo pensarán dos veces antes de volver a intentarlo. Con suerte, también lo harán sus hermanos, sobrinas y primos. “Al principio, esto parecerá un desastre absoluto”, dijo Andrew Selee, presidente del Instituto de Políticas de Migración. “Pero si pueden deportar formalmente a un gran número de personas, ya sea a México o a su país de origen, ralentizarán las llegadas”.

Críticamente, el endurecimiento del muro legal viene con algunas puertas nuevas que la Administración espera que alienten a las personas a probar canales legales lejos de la frontera.

Incluyeron 1.000 citas disponibles por día para aspirantes a inmigrantes que utilicen la aplicación CBP One para reservar una cita en sus teléfonos inteligentes mientras viajan por México. El Gobierno también está ofreciendo una asignación mensual de 30.000 visas humanitarias condicionales de dos años para venezolanos, nicaragüenses, cubanos y haitianos que tengan un patrocinador en EE.UU. y un pasaporte, y que las soliciten cerca de donde residen.

Esta medida podría agregar potencialmente varios cientos de miles de cupos legales por año. Además, hay oportunidades ampliadas para visas de trabajadores invitados H-2A y H-2B, más visas de reunificación familiar y el reinicio de un programa de visas para cubanos. Además, EE.UU. está abriendo centros de procesamiento regionales, originalmente en Guatemala y Colombia, en coordinación con Canadá y España para permitir que los migrantes conozcan sus opciones y que sus solicitudes se procesen más cerca de donde viven.

Migrantes en la frontera entre México y Estados Unidos 20230510

Y, sin embargo, a pesar de todas las mejoras, esto podría salir mal de muchas maneras, por la misma razón por la que todos los demás muros a lo largo de las fronteras de EE.UU. han fallado antes: el conjunto de incentivos que empuja a los inmigrantes a ir a EE.UU. es extremadamente poderoso. Será necesario un esfuerzo masivo para aumentar el costo y reducir el beneficio de la migración para mitigarla.

Deterrence at Work? | Border Patrol encounters with migrants from Venezuela, Nicaragua, Haiti and Cuba

Relación costo-beneficio de la migración

¿Los millones de migrantes y solicitantes de asilo expulsados en virtud del Título 42 habrían regresado a sus países de origen para quedarse si hubieran estado sujetos a las sanciones legales previstas en el Título 8? “Lo dudo”, dijo Wayne Cornelius, director fundador del Programa de Investigación de Campo de Migración Mexicana en UC San Diego. “El cálculo de riesgo-beneficio todavía favorece fuertemente la migración”.

Como prueba de concepto, el Gobierno muestra cómo los intentos de venezolanos, nicaragüenses, haitianos y cubanos de ingresar ilegalmente a EE.UU. se han desplomado desde enero, cuando Washington ofreció por primera vez las 30.000 visas humanitarias condicionales y se comprometió a expulsar a México a quienes fueran atrapados en la frontera.

Pero como señaló Adam Isacson de la Oficina de Washington para Asuntos Latinoamericanos, los migrantes de estos países simplemente no se han presentado en la frontera de EE.UU. (todavía) porque están en México, Honduras y Panamá. “Las expulsiones no han disuadido en absoluto a los ciudadanos de estas naciones de migrar”, escribió Isacson. “Todavía están huyendo, pero están varados”.

Los números no funcionan. La esperanza de que los nuevos caminos legales abiertos por EE.UU. acaben con los flujos de inmigrantes no autorizados choca inevitablemente contra los míseros 1.000 nuevos cupos para entrevistas que se ofrecen por día. Durante 72 horas el fin de semana pasado, la patrulla fronteriza capturó a unas 27.000 personas que intentaban ingresar ilegalmente a EE.UU. Otros 7.400 escaparon.

Unos cientos de miles de cupos adicionales por año pueden parecer mucho, pero el año pasado los agentes estadounidenses encontraron a 2,8 millones de migrantes en o entre los cruces fronterizos. Incluso si un tercio de estos hallazgos fueran intentos repetidos, eso equivale a casi 2 millones de personas.

El equipo de investigación de Cornelius entrevistó a miles de migrantes mexicanos reincidentes y potenciales entre 2004 y 2015 para descubrir cómo hacer que la frontera sea más desafiante —ya sea a través de más agentes, un muro, mayores probabilidades de encarcelamiento y enjuiciamiento, o caminatas más duras y mortales a través del desierto— para reducir su propensión a migrar.

“No se encontró nada que tuviera un efecto de desaliento apreciable en la migración no autorizada”, dijo Cornelius. “Los costos monetarios y los riesgos físicos creados por una vigilancia fronteriza más estricta siempre han sido superados por los beneficios potenciales de obtener un empleo en EE.UU.”.

Disuasiones fallidas

La disuasión es difícil. Desde principios de la década de 1990, EE.UU. ha invertido decenas de miles de millones en vigilancia fronteriza. Se han levantado vallas, las que han sido engalanadas con sensores y complementadas con drones. Las consecuencias por la entrada no autorizada se han endurecido y aflojado y endurecido otra vez. Y no lograron convencer a millones de migrantes para que se quedaran en casa.

Tomará meses ver si la nueva estrategia del Gobierno de Biden para resolver el problema tendrá éxito. Ni siquiera está claro qué se considera éxito. ¿Reducir los encuentros con migrantes en la frontera a 650.000, como en el último año de la Administración Trump? ¿O tal vez solo evitar un aumento de la inmigración? Conseguir que el gobernador Abbott guarde sus helicópteros puede ser suficiente. “Este podría ser un punto de inflexión”, dijo Selee. “Simplemente no sé dónde está el punto de inflexión”.

LM