sábado 28 de mayo de 2022
BLOOMBERG Brasil
23-03-2022 15:44

Ex rival de Lula podría convertirse en su compañero de fórmula presidencial

Geraldo Alckmin, un político centrista que intentó y fracasó en dos ocasiones llegar al puesto más alto del país, se unirá al Partido Socialista Brasileño en un paso que lo acerca a convertirse en el compañero de fórmula del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva en las elecciones de este año.

23-03-2022 15:44

Geraldo Alckmin, un político centrista que intentó y fracasó en dos ocasiones llegar al puesto más alto del país, se unirá al Partido Socialista Brasileño en un paso que lo acerca a convertirse en el compañero de fórmula del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva en las elecciones de este año.

Su alianza, que se ha estado gestando durante meses, puede reactivar la carrera política del exgobernador de São Paulo, el estado más poblado de Brasil. Los inversionistas y analistas también lo ven como una señal de que el izquierdista Lula se está alejando de los miembros radicales del Partido de los Trabajadores y se está acercando a puntos de vista económicos más moderados que lo ayudarían a ganarse a la élite empresarial y financiera del país.

El exgobernador se unirá oficialmente el miércoles a su nuevo partido en una ceremonia que se realizará en Brasilia.

Mercado Libre realizará una inversión récord en Brasil

Alckmin, de 69 años, es miembro fundador del Partido de la Social Democracia Brasileña que gobernó el país durante ocho años hasta 2002. El político, conocido por sus suaves modales, estuvo más cerca de la presidencia en 2006, cuando terminó segundo en la elección que le dio a Lula su segundo mandato. Lo intentó de nuevo en 2018, ocupando un distante cuarto lugar, el peor desempeño de su partido en una votación presidencial.

El político brasileño había estado alejado de la escena política desde entonces, hasta que terminó una asociación de tres décadas con su partido y abrió conversaciones con su antiguo competidor. Lula, de 76 años, no ha ocultado el plan para atraer a su antiguo oponente a una amplia coalición contra el presidente, Jair Bolsonaro.

Según una encuesta, los brasileños culpan a Jair Bolsonaro por el alza de combustibles

“Ser un oponente no es lo mismo que ser un enemigo”, dijo Lula sobre Alckmin el martes en una entrevista con una estación de radio local. “Si construimos una alianza y ganamos las elecciones, estoy seguro de que podemos tener un gran gobierno”.

A pesar de que el exgobernador perdió influencia en los últimos años, la noticia de que se uniría a la candidatura de Lula conmocionó a los círculos políticos y los mercados financieros de Brasil, lo que contribuyó a un repunte de la divisa local. El efecto Alckmin, utilizado por los políticos brasileños para explicar cómo la incorporación de su candidatura añade credibilidad a Lula, ha reducido las resistencias políticas a otro posible Gobierno del Partido de los Trabajadores, que acabó mal en 2016 con el juicio político a Dilma Rousseff.

Las elecciones en Brasil se polarizan entre Lula y Bolsonaro

La decisión de Alckmin es significativa, dado que necesitaba unirse a un partido dispuesto a respaldar a Lula en las elecciones de octubre. Mientras tanto, el Partido de la Social Democracia Brasileña nombró al actual gobernador de São Paulo, João Doria como su propio candidato.

Lula y Alckmin se complementan mucho, según Antonio Lavareda, sociólogo brasileño, politólogo y director ejecutivo de MCI Strategy. Mientras el exgobernador ve en la alianza una oportunidad para recuperar el poder tras su pésimo desempeño electoral en 2018, Da Silva pretende demostrar que lidera un frente unido contra Bolsonaro.

“Es un símbolo fuerte”, dijo Lavareda. “Unir fuerzas para enfrentar una amenaza autoritaria que puede representar la reelección de Bolsonaro”.