miércoles 18 de mayo de 2022
BLOOMBERG PANDEMIA
26-04-2022 14:45

Más de la mitad de la población de Estados Unidos mostró signos de haber tenido coronavirus

Alrededor del 75% de los menores de 17 años ahora muestra signos de infección. Esto aumentó alrededor de 30% desde diciembre.

26-04-2022 14:45

Más de la mitad de la población de Estados Unidos se ha infectado con el coronavirus en algún momento, de acuerdo con un estudio nacional de muestras de sangre, la última evidencia del impacto de gran alcance del covid-19.

Hasta febrero, un 57,7% de los estadounidenses contaban con anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en la sangre frente a un 33,5% en diciembre, cuando la ola de ómicron comenzó a extenderse por todo el país. Si bien los anticuerpos no son necesariamente protectores, indican una infección previa.

Con un mayor acceso a las pruebas domésticas y muchas personas que experimentan casos leves o asintomáticos, los recuentos oficiales de casos de covid se vuelven cada vez más poco confiables. El estudio de sangre es la mejor evidencia disponible del alcance de la enfermedad: sugiere que desde que comenzó a fines del año pasado la ola de ómicron, cerca de una cuarta parte del país se infectó recientemente con el virus.

Joe Biden Fondos COVAX

Las tasas fueron aún más altas entre niños y adolescentes, con alrededor del 75% de los menores de 17 años que ahora muestran signos de infección, un aumento de alrededor de 30 puntos porcentuales desde diciembre, según la estimación. El período de la encuesta se extendió hasta febrero, lo que significa que las tasas reales ahora son más altas.

Los datos provienen de un estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) con laboratorios médicos que realizan encuestas mensuales de decenas de miles de muestras de sangre. Los análisis de sangre detectan anticuerpos contra el virus, pero excluyen los provocados por las vacunas, lo que permite a los investigadores deducir las tasas de infección en todo el país.

Las pruebas pueden detectar signos del virus hasta dos años después de una infección y en niveles muy pequeños, pero no significan necesariamente que las personas estén protegidas de volver a enfermarse.

0921_EEUU

“Tener anticuerpos inducidos por infecciones no significa necesariamente que esté protegido contra futuras infecciones”, dijo en una llamada con los periodistas Kristie Clarke, codirectora del equipo de los CDC que examina los marcadores sanguíneos. “Los CDC continúan alentando a todos los estadounidenses a mantenerse al día con sus vacunas contra el covid ”, agregó.

Una mirada separada de los CDC a ambos tipos de anticuerpos encontró que más del 90% de los estadounidenses han sido vacunados o infectados previamente.

Los datos de personas de 65 años o más también insinúan la eficacia de las vacunas. Si bien se encuentran entre los más vulnerables al covid-19, el grupo también tiene la tasa más baja de infección previa, con un 33,2% que muestra anticuerpos que marcan una exposición pasada al virus, según la encuesta de los CDC.

“Tener anticuerpos inducidos por infecciones no significa necesariamente que esté protegido contra futuras infecciones”, Clarke

Es probable que se deba a que el grupo es el más vacunado de EE.UU., con un 90% de las personas mayores completamente inmunizadas y más de dos tercios de los vacunados recibieron un refuerzo. Por el contrario, las personas más jóvenes en EE.UU. que mostraron tasas mucho más altas de infección previa tienen menos probabilidades de haber recibido vacunas.

Los adultos mayores también pueden ser “más conservadores en el uso de medidas preventivas”, dijo Clarke, lo que podría explicar parte de la diferencia en las tasas.

Las encuestas de sangre, combinadas con los registros de vacunación, son cruciales para comprender en qué punto se encuentra el país en la pandemia de dos años que se ha cobrado la vida de casi un millón de estadounidenses, después de que esta interrumpió la vida cotidiana y sacurdió la economía. La infección previa se ha asociado con la protección contra el virus, aunque a veces a un gran costo para la salud de las personas.

Si bien EE.UU. tiene registros locales de vacunación relativamente buenos, no posee información detallada similar sobre infecciones previas, en parte porque no todos los casos se confirman mediante una prueba. Los fragmentados sistemas de registros médicos y de salud pública del país también juegan un papel.