Parcialmente nublado
Temperatura:
19º
Ciudad:
Buenos Aires
martes 26 de marzo de 2019 | Suscribite
BLOOMBERG / En Estados Unidos
miércoles 12 diciembre, 2018

El terrible opioide asesino que podría usarse como arma de destrucción masiva

Sólo se necesitarían unos 53 kilogramos de fentanilo para matar a 25 millones de personas.

Anna Edney

El presidente estadounidense, Donald Trump. Foto: Twitter /@realDonaldTrump

Sólo se necesitarían unos 53 kilogramos de fentanilo para matar a 25 millones de personas. Esa es la cantidad del potente analgésico opiáceo que el agente estatal de Nebraska Sam Mortensen encontró en abril cuando detuvo a un camión con el logotipo “U.S. Mail" que transitaba imprudentemente por la carretera Interstatal 80.

Al abrir la puerta del remolque observó que la bodega estaba vacía. Pero justo debajo de una unidad de refrigeración, detrás de un panel de plástico asegurado con tornillos mal puestos, Mortensen encontró 42 paquetes en forma de ladrillo llenos de fentanilo, que pesaban 54 kilogramos. La droga es tan potente que incluso una pequeña cantidad –el equivalente a unos pocos granos de sal– puede ser letal.

"¿Es eso siquiera creíble? ¿Puede siquiera imaginarlo?”, dijo el presidente Donald Trump en octubre cuando Mortensen fue honrado en la Casa Blanca por hacer una de las mayores incautaciones de fentanilo en la historia de Estados Unidos. Los dos conductores del camión fueron arrestados. "Agente Mortensen, fue un trabajo bien hecho".

 

"¿Es eso siquiera creíble? ¿Puede siquiera imaginarlo?”, dijo el presidente Donald Trump cuando Mortensen fue honrado en la Casa Blanca

 

El fentanilo se ha convertido en la más peligrosa de un grupo de drogas a las que se culpa por crear una crisis de salud pública en EE.UU. Las muertes relacionadas con fentanilo en el país aumentaron más del 50 por ciento a 29.406 el año pasado, desde 19.413 en 2016, según el Instituto de Abuso de Drogas (NIDA, por sus siglas en inglés). Relativamente fácil de fabricar, la presencia de la droga en las calles ha aumentado mientras los traficantes luchan por satisfacer la enorme demanda de opioides en EE.UU.

El fentanilo evoluciona constantemente a medida que los proveedores tratan de evitar que sea detectada y aumentan la potencia de la droga utilizando los llamados análogos, que son esencialmente drogas de la misma familia de químicos.

"Nunca antes ha habido una droga como el fentanilo", señaló Josh Bloom, director de investigación química y farmacéutica del Consejo Americano de Ciencia y Salud. "Entre las drogas ilícitas, supera a cualquier otra cosa en términos de letalidad y peligro".

El fentanilo es 50 veces más potente que la heroína, con la que a menudo se mezcla. En su forma más fuerte, llamada carfentanilo, se utiliza legalmente como tranquilizante para elefantes. Se ha advertido a los oficiales de policía y socorristas que manipulen el fentanilo con extrema precaución; algunos han enfermado gravemente al contacto con la piel o la ropa.

El potencial fatal de incluso un leve contacto con fentanilo es una de las principales razones por las que los expertos en seguridad nacional están alarmados ante la posibilidad de que sea utilizada para sembrar el terror. La droga es "una amenaza importante para la seguridad nacional", escribió el año pasado Michael Morell, exdirector interino de la Agencia Central de Inteligencia durante el gobierno del presidente Barack Obama. "Es un arma de destrucción masiva".

El uso del fentanilo como arma no es nuevo. En 2002, 50 rebeldes armados detuvieron a más de 800 rehenes en un teatro lleno de gente en Moscú, exigiendo la retirada de las fuerzas rusas de Chechenia. Después de unos días, las fuerzas rusas utilizaron un gas, que según informó la agencia estatal de noticias Interfax sería fentanilo, para incapacitar a los atacantes, aunque más de 100 rehenes también fueron asesinados.

Como una herramienta terrorista, la droga funcionaría mejor en un espacio cerrado, dijo Daniel Gerstein, investigador principal de políticas de Rand Corp., quien se desempeñó como subsecretario interino de la Dirección de Ciencia y Tecnología del Departamento de Seguridad Nacional en la administración de Obama. La liberación al aire libre probablemente no sería tan efectiva, ya que la droga podría diluirse demasiado, dijo.

Contener un ataque de fentanilo sería difícil para la policía y los oficiales de emergencias médicas. Las sobredosis de la droga son difíciles de revertir con las formulaciones existentes de antídotos como el Narcan en spray nasal.

Las drogas basadas en fentanilo se han usado en conflictos en otros países, por lo que sabemos que es posible, y tenemos que estar listos para salvar vidas y proteger a los estadounidenses de posibles amenazas de seguridad sanitaria”, señaló el director de Barda, Rick Bright

La Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado de EE.UU., conocida como Barda, tiene la tarea de desarrollar contramedidas médicas. En septiembre, firmó un potencial contrato de US$4.600 millones con Opiant Pharmaceuticals Inc. para producir un antídoto confiable de fentanilo de dosis única.

“Las drogas basadas en fentanilo se han usado en conflictos en otros países, por lo que sabemos que es posible, y tenemos que estar listos para salvar vidas y proteger a los estadounidenses de posibles amenazas de seguridad sanitaria”, señaló el director de Barda, Rick Bright. Dijo que repetidas dosis de naloxona, como se conoce genéricamente a Narcan, podrían ser difíciles de administrar en un ataque terrorista.

El fentanilo también es extremadamente lucrativo. Un kilogramo comprado en China por US$3.000 a US$5.000 puede generar ingresos de hasta US$1,5 millones en EE.UU., señaló Paul Knierim, subjefe de operaciones de la Oficina de Control Global de la Administración para el Control de Drogas, a un panel del Congreso en septiembre. China acordó este mes en una cumbre comercial con EE.UU. regular el fentanilo como sustancia controlada.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4580

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard