sábado 08 de mayo de 2021
BLOOMBERG Elecciones
04-01-2021 15:12

Califican como un "delito" el llamado de Donald Trump para que "encuentren" votos

Pidió recalcular el resultado para darle la vuelta a su favor en nuevo intento por disputar la victoria electoral de Joe Biden. El grupo Citizens for Responsibility and Ethics calificó la llamada como otro delito procesable por parte de Trump.

Josh Wingrove y Margaret Newkirk
04-01-2021 15:12

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, instó a funcionarios electorales de Georgia a “encontrar” miles de votos y recalcular el resultado del estado para darle la vuelta a su favor, un esfuerzo extraordinario para intimidar a sus compañeros republicanos mientras intenta disputar la victoria electoral de Joe Biden.

El sábado, en una llamada de 62 minutos de duración, Trump pasó de las adulaciones a las amenazas mientras presionaba a los funcionarios, incluido el Secretario de Estado Brad Raffensperger, a tomar medidas a su favor pocos días antes de que el Congreso certifique los resultados de las elecciones.

Las voces del presidente y la de su jefe de gabinete, Mark Meadows, se escucharon en una grabación de audio de la llamada obtenida por Bloomberg News. Extractos de la llamada fueron publicados el domingo por el Washington Post. “Mire, todo lo que quiero hacer es esto: solo quiero encontrar 11.780 votos”, dijo Trump a Raffensperger. Un recuento oficial reafirmó que Biden venció a Trump por 11.779 votos en el estado tradicionalmente republicano. “Darle la vuelta al estado es un gran testimonio de nuestro país. Es un testimonio de que pueden admitir un error”.

Raffensperger respondió: “El desafío que enfrenta es que los datos que usted tiene son errados”. La Casa Blanca y la campaña de Trump no respondieron de inmediato a una solicitud de comentarios.

Joe Biden dejará sin efecto las medidas de Donald Trump durante la transición

El lunes, se le preguntó a Raffensperger en ABC si se sentía intimidado por la llamada. “No, tenemos que seguir el proceso, seguir la ley”, respondió. “Todo lo que hemos hecho durante los últimos 12 meses sigue la Constitución del estado de Georgia, sigue la Constitución de EE.UU., sigue la ley estatal”. Entre una rápida ola de críticas, el representante Adam Schiff, presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, calificó las acciones de Trump como “potencialmente criminales y otro abuso flagrante del poder”.

Creciente resentimiento

El llamado de Trump amenazó con profundizar el creciente resentimiento hacia él dentro de su propio partido, ya que varios republicanos creen que está socavando la confianza en el proceso electoral de Georgia días antes de la segunda vuelta programada para el martes que determinará el control del Senado de EE.UU.

Trump le dijo a Raffensperger, un republicano a quien alguna vez apoyó, que era un “gran riesgo” para él y para su abogado no intervenir. “Es más ilegal para ti que para ellos, porque sabes lo que hicieron y no lo estás denunciando. Eso es un delito, y no puedes dejar que eso suceda. Es un gran riesgo para usted y para Ryan, su abogado. Eso es un gran riesgo”, dijo Trump, refiriéndose a Ryan Germany, el asesor general de Raffensperger.

El tono de Trump cambió a lo largo de la conversación. En un momento, le dijo a Raffensperger: “Serías respetado, realmente respetado si esto se pudiera arreglar antes de la certificación electoral”. Anteriormente, Trump dijo: “La gente de Georgia está enojada, la gente del país está enojada y no hay nada de malo en decir que, ya sabes, has recalculado”.

Trump citó la asistencia a sus manifestaciones en Georgia como evidencia de que ganó el estado, y dijo que el tamaño de sus multitudes mostró que “no es posible haber perdido en Georgia”. “Entonces, ¿qué vamos a hacer aquí, amigos? Solo necesito 11.000 votos. Muchachos, necesito 11.000 votos. Denme un respiro”, dijo Trump.

Trump también se refirió a una serie de teorías conspirativas, el reemplazo secreto de las “partes internas” de las máquinas de votación y la trituración de votos, mientras instaba a los funcionarios a revertir la votación. En un momento, Meadows preguntó a Raffensperger si “con un espíritu de cooperación y compromiso” podrían discutir “un camino hacia adelante que sea menos litigioso” que los muchos recursos legales fallidos que la campaña de Trump ha interpuesto en los tribunales.

Meadows más tarde intentó finalizar la llamada preguntándoles si tenían un acuerdo para dar a Trump acceso completo a los datos en poder del secretario de Estado. “No, eso no es lo que dije”, dijo Germany, quien ya había dicho que estaba legalmente prohibido divulgar la totalidad de los datos.

Llamados a juicio político

Trump desató una serie de quejas, ataques y teorías infundadas, y los funcionarios de Georgia respondieron que no tienen evidencia de fraude generalizado y que respaldan los resultados de las elecciones, ya sujetos a dos recuentos. “Creemos que tenemos una elección precisa”, dijo Raffensperger.

Dos de los abogados de Trump también participaron de la llamada: Cleta Mitchell y Kurt Hilbert. Trump y Mitchell estuvieron en desacuerdo a veces. En un momento, Trump sostuvo que un grupo de 18.000 papeletas a las que Mitchell se refería se contaron tres veces. “No sé sobre eso”, dijo Mitchell, socavando el reclamo de Trump. “Sí”, respondió Trump. En otro momento, Trump estaba preguntando sobre los votos emitidos en el extranjero y cuando Mitchell intervino le dijo: “No te estoy preguntando, Cleta, honestamente. Le pregunto a Brad”, dijo Trump.

Sin embargo, en los últimos minutos de la llamada, Trump dirigió sus ataques más agudos contra Raffensperger y el gobernador republicano Brian Kemp. Dijo que había sido un “imbécil” por apoyar a Kemp en su carrera de 2018 contra Stacey Abrams, ya que ayudó a los demócratas a organizarse en el estado durante 2020. “Ella te ha superado”, dijo Trump. “Ella ha sido más astuta que tú en cada paso y odio imaginar lo que va a pasar el lunes o el martes”.

Trump luego pareció perder esperanza. “Sé que esta llamada telefónica no va a ninguna parte”, dijo Trump. Raffensperger finalmente terminó la conversación, agradeciendo a Trump por su tiempo.

La vicepresidenta electa, Kamala Harris, fue una de las que criticó las acciones de Trump. “Ciertamente fue la voz de la desesperación”, dijo sobre la llamada mientras hacía campaña en Georgia. “Fue un abuso de poder descarado y audaz por parte del presidente de EE.UU.”

La representante Dan Kildee, demócrata de Michigan, dijo que la llamada provocaría una investigación de juicio político si a Trump le quedaran más de unas pocas semanas en el cargo. Pero la representante Alexandria Ocasio-Cortez de Nueva York dijo que, si dependiera de ella, incluso con la salida de Trump este mes, presentaría los artículos de juicio político bastante rápido.

El grupo Citizens for Responsibility and Ethics calificó la llamada como otro delito procesable por parte de Trump. “El presidente de EE.UU. ha sido grabado tratando de manipular una elección presidencial”, dijo el director ejecutivo, Noah Bookbinder, en una declaración escrita. “Este es un punto bajo en la historia de EE.UU. y una conducta indudablemente procesable. Es irrefutable y devastador”.

En esta Nota