29 nov 2020
COLUMNISTAS |Jóvenes y futuro
sábado 24 octubre, 2020

Abrir espacios de diálogo

Foto: Cedoc
sábado 24 octubre, 2020

La especie humana tiene la capacidad y la necesidad de proyectarse, que no es más que incluir el futuro en el presente: creando, planificando y disponiendo los medios para concretar sus ideales. Julián Marías señala que toda pretensión humana es pretensión de felicidad, y que es propia de ese ser futurizo, inclinado hacia adelante y abierto al mañana, que es el ser personal. Por eso la búsqueda de la felicidad se relaciona con conceptos como el de vida lograda, de autorrealización o desarrollo positivo, que reclaman una estructura y una coherencia de actuación que direccionen las prácticas hacia un fin. La adolescencia es una etapa del ciclo vital en la que estos conceptos adquieren particular relevancia, porque se van descubriendo tendencias y disposiciones, propias y ajenas.

En 2020 el escenario global mutó, las estabilidades se derrumbaron y presente y futuro se escindieron. La pandemia y su correlato en medidas de aislamiento social vinieron a alterar la cotidianidad de familias y comunidades, modificando rutinas e introduciendo nuevas formas de hacer y de comunicarnos. Nos preguntarnos cómo asumimos esta transformación macro que impactó en diferentes dimensiones de nuestra existencia, qué espacio tienen los más jóvenes en este esquema y cómo incide en sus subjetividades la lógica de un devenir precario y cambiante.

Algunos informes advierten que en los meses de pandemia prevalecen en este grupo etario el aburrimiento y la ansiedad. Los adolescentes se muestran rebeldes a las imposiciones y desafían restricciones, volcándose a actividades incompatibles con los cuidados que la situación exige. La idea de que el virus no los afecta directamente influye en sus decisiones, constatándose un relajamiento contrario a las medidas recomendadas para la prevención del virus.

La incertidumbre por lo que vendrá puede llevarlos a encarar el presente anárquicamente, sin horizonte ni rumbo, como respuesta a una normalidad que los deja perplejos y vulnerables. Aunque esto no es privativo de los más jóvenes: los adultos estamos viviendo experiencias análogas. Porque tanto el proceso pandémico como la reflexión sobre su curso están atravesados por nuestra capacidad de construcción de un criterio propio, que en todos los casos es signo de madurez personal. Están demarcados por la adopción de una visión atemperada y por el sentido crítico y la flexibilidad que facilitarán la acomodación al nuevo escenario. Las respuestas adaptativas se juegan también en el terreno de las emociones y esto demanda una progresión en la vía del autoconocimiento. Porque recién superada esta instancia individual estaremos en condiciones de dirigirnos a los demás, semejantes o distintos, para valorarlos y empatizar con ellos.

Llegados a este punto, vale reflexionar respecto de los modelos identificatorios que tienen hoy los jóvenes, si estos los impulsan a proyectarse y en qué medida los adultos asumimos el rol de referentes. Ellos son testigos de nuestras flaquezas y contradicciones, y objeto de nuestros deseos incumplidos. Insistimos, entonces, en la urgencia de acompañarlos en medio de esta contingencia para que puedan continuar trazando metas en torno a un propósito.

Porque si hay algo que caracteriza a los jóvenes es su capacidad de concebir alternativas de futuro, de tener una visión prospectiva que oriente sus elecciones. Por eso y porque son las voces de un paradigma emergente, alternativo, que resignifica lo instalado por medio de nuevas narrativas, debemos abrir espacios de diálogo intergeneracional en los que se expresen sin condicionamientos. Y también -por qué no- en los que puedan visualizar la imagen de un mañana con pretensión de felicidad, aun en tiempos de pandemia.

*Familióloga, especialista en Educación, directora de la Licenciatura en Orientación Familiar de la Universidad Austral.


Temas

Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5194

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.