jueves 01 de diciembre de 2022
COLUMNISTAS negocio vs. competencia

Abu Dhabi-AFA, un negocio que digita finales y condiciona los torneos

El fútbol argentino se expande en Medio Oriente a través de nuevos acuerdos deportivos y comerciales. Es parte de una estrategia global que diseña la AFA y que viene desarrollando desde hace años en otros países, como China. La final de la que excluyeron a Patronato –a jugarse en enero en Abu Dhabi– y el amistoso contra Emiratos Árabes Unidos a pocos días del debut en el Mundial de Qatar se da en ese marco: el de los negocios que muchas veces se enredan en el juego.

Detrás de la polémica final en Abu Dhabi con Patronato excluido por razones más comerciales que deportivas, y también detrás del amistoso inconveniente de la Selección contra Emiratos Árabes Unidos cinco días antes del debut en el Mundial de Qatar, hay una foto. O varias fotos. O, en rigor, el “acuerdo de cooperación estratégica” que el presidente de la AFA, Claudio Tapia, firmó en junio con el secretario del Consejo de Deportes de Abu Dhabi, Aref Hamad Al Awani.

La imagen del Chiqui y el funcionario emiratí, publicada horas antes de la finalísima contra Italia y que pasó inadvertida para el público masivo, adquirirá cada vez mayor dimensión en los próximos meses y en los próximos años: fue el punto de partida de una relación que crecerá hasta límites impredecibles. 

Así como hace casi una década el fútbol argentino se trazó como objetivo instalarse en China como parte de una estrategia global, ahora la gestión de Tapia quiere replicar eso en Medio Oriente, una región que se impone en el negocio de la pelota a fuerza de petrodólares. El paso inicial se dio este año: la AFA se transformó en la primera federación de América Latina en exportar eventos deportivos a esa parte del mundo. A mitad de año, cuando se firmó el acuerdo, que Patronato estuviera entre los posibles participantes no estaba en los cálculos de casi nadie. Pero lo que el juego posibilita el negocio lo anula: ni a las empresas patrocinantes ni al Consejo de Deportes de Abu Dhabi les interesó que un equipo descendido jugara el primer partido de este convenio bilateral, algo de lo que se quejó hasta el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet: “Si hubiese ganado un equipo grande, seguro se hubiese jugado en Abu Dhabi”, dijo el mandatario. 

Más allá de estas vicisitudes, Tapia homologó con la firma de este acuerdo un empoderamiento que exhibe tanto adentro como afuera de Viamonte 1366. Con Marcelo Tinelli marginado, el presidente de la AFA no tiene adversarios de envergadura en el ámbito local, mientras recompone su relación con dirigentes de peso como Alejandro Domínguez, el presidente de la Conmebol, con el que hasta el año pasado casi no se hablaba. “Luego de la copa que ganó la Selección en 2021, reconstruimos. Haber ganado esa copa generó más acercamiento y diálogo”, cuentan en el entorno de Tapia.

Enviados. Chiqui tiene a varios hombres de confianza que construyen el puente Argentina-Emiratos Árabes semana a semana. El principal es el gerente de Comercial y Marketing de la AFA, Leandro Petersen, quien hace menos de un año viajó para explorar las posibilidades de acuerdos con el Consejo de Deportes de Abu Dhabi y también con el de Dubai. Uno ya se concretó. Petersen también se reunió con el director de selecciones nacionales de los Emiratos y el director de inversiones de la UAE Pro-League, y con empresas del calibre de Qatar Airways, QNB, Tik-Tok y Etihad. “Dentro del plan de expansión de AFA en el mundo, Qatar y Emiratos Árabes son dos países con una importancia estratégica para la inserción de nuestra marca en toda la región árabe”, explicó Petersen.

La cooperación estratégica tiene más caras que las publicitadas oficialmente. Una de ellas es, sin dudas, el asesoramiento en el desarrollo de las prácticas de fútbol infantil y juvenil en los distintos emiratos, que propició la creación de la Academia AFA FTI, cuyo CEO es el empresario Guillermo Tofoni, históricamente relacionado con la organización de amistosos internacionales. 

Tapia volará a Medio Oriente en las primeras horas de mañana. Junto a él estarán, además de Petersen, dos viejos dirigentes de la época grondonista: Horacio Martignoni, vicepresidente de Sarmiento, y Fernando “el Gaucho” Isla Casares, expresidente de Estudiantes de Buenos Aires. Son los que se encargan de mantener reuniones protocolares, pero sobre todo de la logística y preparativos previos de la delegación argentina que estará en esa región durante todo este mes. No se tratará de un mes más: además del Mundial, será una oportunidad para cerrar nuevos acuerdos.

En esta Nota