lunes 12 de abril del 2021
COLUMNISTAS oposición destituyente
29-08-2020 02:30

Duhalde y el coup d'Etat

29-08-2020 02:30

El flash del ex senador - presidente (MC) Eduardo Duhalde, advirtiendo sobre la inminencia de un golpe de Estado, sorprendió, pero no tanto.

Existe un “estado de ánimo” particular que recorre a la oposición que como sabemos no se expresa solo ni principalmente en la coalición Juntos por el Cambio.

En efecto cuando pierde elecciones la derecha conservadora argenta se repliega en los aparatos de medios y judicial, como garantía de continuidad de sus intereses, sus exigencias y su confrontación con el proyecto popular - democrático electoralmente triunfante.

Esta contradicción entre proyectos antagónicos está siempre sobre determinada y hoy la contradicción dominante se instala en aparato judicial asociado a los medios de difusión opositores, subordinado a los cuales se ordena y organiza la oposición política, nucleada fundamentalmente en la coalición de derecha conservadora Juntos por el Cambio.

De los aparatos judiciales y de medios surge la “línea” de la oposición que, aunque no tiene “intelectuales orgánicos” activos que construyan su discurso e impulsen su práctica, tiene jueces y periodistas que cumplen esa estratégica función.

Descripto brevemente este escenario combinado de oposición -aparato judicial, de medios y coalición política-, volvamos a lo sugerido por Duhalde. En una perspectiva conceptualmente ampliada un golpe de Estado (calco del francés coup d’État) es la toma del poder político de un modo repentino por parte de un grupo de poder, vulnerando las normas legales de sucesión en el poder vigente con anterioridad.

Como vemos, de ninguna manera el coup d’Etat se reduce a una asonada militar. El fragote puede asumir diversas formas, incluso la de un formato aparentemente “constitucional”, vía acefalía u otros recursos bastante habituales en la región.

Para darle consistencia a la percepción de inminencia del sentido ampliado de la noción de golpe de Estado, la oposición inscribe ahora mismo páginas memorables. Por ejemplo, el reaparecido radical Ernesto Sanz, advertía la semana pasada que en apenas ocho meses de gobierno la oposición ya le estaba “soplando la nuca” al peronismo gobernante al tiempo que se preguntaba “¿Cuánto tiempo demora esto en explotar?”

La peronista Patricia Bullrich tras finalizar la marcha del 17 A, advertía que ellos ya “están preparados para gobernar” y en el mismo sentido el liberal Ricardo López Murphy sugería “Lo de ayer fue un aviso. Si no prestan atención a los vientos, tendrán tempestades”.

Replica así la oposición todo lo dicho por el “periodismo de guerra” (Julio Blanck dixit) de los medios opositores (la mayoría), los que descargan su furia contra toda medida desplegada por el gobierno, editorializando también las protestas en la calle, a las que – ¡ay! - con su editado intentan asignar “efecto multitud”, aunque se trate en rigor de concurrencias módicas.

Por otra parte, un segmento del poder judicial, del que no se excluye parte de la CSJN, despliega su batería contraria a las demandas oficialistas condensadas en su proyecto de “Reforma judicial”, preservando sus intereses corporativos.

En este escenario de enfrentamiento frontal a través del trípode judicial- mediático-político, la oposición asume posiciones destituyentes, atacando con furia a un gobierno que lleva apenas nueve meses de gestión en medio de una pandemia inédita.

En el sentido que damos en este artículo la advertencia de Duhalde gana consistencia: No hay asonada militar disponible en la Argentina, pero sí se están creando las condiciones necesarias para un golpe en sentido ampliado, un coup d’Etat con fachada institucional.

La estrategia elegida para esta etapa de preparación golpista es la archi conocida teoría del “doble comando” o “doble agenda”, donde la autoridad presidencial quedaría lesionada, al ser construida por los “periodistas de guerra” como una réplica grosera de los deseos de la vicepresidenta.

Disuelta la autoridad presidencial y como la historia reciente lo demuestra, se abre una coyuntura política incierta, donde cualquier aventura golpista está disponible, incluso con fachada institucional alterando la línea sucesoria natural.

Un verdadero coup d’Etat como el que nos advirtiera Eduardo Duhalde, quien, por cierto, de golpes institucionales sabe bastante.

 

*Director de Consultora Equis.